Evo Morales, durante su discurso de renuncia (REUTERS TV)
Evo Morales, durante su discurso de renuncia (REUTERS TV)

“Mesa y Camacho, discriminadores y conspiradores, pasarán a la historia como racistas y golpistas. Que asuman su responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política y convivencia pacífica de nuestro pueblo. El mundo y bolivianos patriotas repudian el golpe”. Esas fueron las primeras palabras expresadas por Evo Morales a través de su cuenta de Twitter, horas después de que su renuncia dejara un vacío de poder en Bolivia.

Además, señaló que el apoyo de quienes condenaron su salida del poder a través de una “golpe de Estado ” lo emocionaron “hasta hacerlo llorar”. Luego agregó: “Nunca me abandonaron, nunca los abandonaré”.

Se ignora el paradero preciso de Evo Morales tras los hechos de violencia que incluyeron el saqueo de su casa.

También se refirió a ese hecho en el siguiente mensaje:

Los disturbios se extendieron por varias ciudades de Bolivia con incendios, saqueos y ataques a casas como el que sufrió una vivienda del propio ex mandatario. Fue en Villa Victoria, en Cochabamba, donde un grupo de desconocidos causó destrozos en la vivienda, según mostró la emisora local Red Uno.

La Paz, El Alto y Cochabamba, entre otras de las principales ciudades del país, registraron incidentes, mientras muchos pedían ayuda a la Policía y las Fuerzas Armadas a través de redes sociales.

Las denuncias de saqueos e incendios se sucedieron sobre todo en El Alto, uno de los bastiones políticos de Morales, y en varios barrios de La Paz.

El ahora ex presidente, quien envió esta tarde una carta al Senado para oficializar su dimisión, se volvió a pronunciar unas horas más tarde, criticando al uso de la fuerza por parte de la policía. “Después del primer día del golpe cívico-político-policial, la policía amotinada reprime con bala para provocar muertos y heridos en El Alto. Mi solidaridad con esas víctimas inocentes, entre ellas una niña, y el heroico pueblo alteño, defensor de la democracia” dijo en su cuenta de Twitter.

Además, volvió a referirse a su principal opositor, Carlos Mesa -quién asumió el rol de presidente en el 2003 después de la dimisión del entomices presidente Gonzalo Sánchez de Lozada- de golpsita. “Como en octubre de 2003, Carlos de Mesa, el golpista cómplice del prófugo Gonzalo Sánchez de Lozada, inaugura su golpe de Estado con represión para causar muertos y heridos en La Paz y El Alto.” Mesa fue el vice presidente de Gonzalo Sánchez de Lozada, quien renunció en 2003.

Morales se refirió al incidente que ocurrió cuando Mesa asumió la presidencia hace 16 años. En octubre del 2003, hubo una revuelta popular en varias ciudades bolivianas por la explotación de unas reservas de gas natural en el departamento de Tarija. Las protestas fueron duramente reprimidas por las fuerzas militares. El saldo de la represión dejó 68 muertos y más de 400 heridos en lo que ahora se conoce como la “Masacre de Octubre”. Muchos, incluido Morales -quien era uno de los principales líderes de las manifestaciones en ese entonces-, culparon a Sánchez de Lozada por la represión y la justicia boliviana pidió su extradición de Estados Unidos, donde el este se recluyó después de renunciar, en 2009.

Por último, el presidente instó a los trabajadores de salud y educación que vuelvan a sus puestos oficiales para proveer servicios esenciales a los bolivianos. “Ya no como presidente, sino, en mi condición de ser humano, pido a los trabajadores de salud y educación volver a prestar servicios a la población, luego de tantos paros y huelgas. Por encima de posiciones políticas, tienen la misión de cuidar con calidez y solidaridad al pueblo”, les pidió el mandatario.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: