Jair Bolsonaro y Hamilton Mourao (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Jair Bolsonaro y Hamilton Mourao (REUTERS/Ueslei Marcelino)

El enfrentamiento entre la familia del presidente Jair Bolsonaro y el vicepresidente Hamilton Mourao, a quien acusan de desleal, creció públicamente a tal punto que el jefe del Estado intentó sin éxito reducir su impacto, frente a consecuencias políticas que el oficialismo aún no puede determinar.

"Lo que está causando bastante ruido son las sucesivas declaraciones del vice en forma contraria al presidente", dijo hoy el diputado Eduardo Bolsonaro, titular de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja.

Los hijos de Bolsonaro ignoraron una tregua reclamada públicamente ayer por su padre, mediante un comunicado leído por su portavoz, el general Otavio Rego, sobre todo luego de que el concejal de Río de Janeiro Carlos Bolsonaro emprendiera un ataque directo contra el vicepresidente Mourao en Twitter.

Luego de recordar varios episodios en los que se alejó de la ideología de su padre, aclaró, sin tono pacífico y evidente animosidad:"¡Son informaciones! No ataco a nadie. Son apenas hechos que ya acontecieron y me gustaría compartirlo con los amigos".

Por su parte, Jair Bolsonaro volvió a hacer un llamado a la paz, aunque un vocero aclaró: "El presidente enfatiza que siempre estará de lado de sus hijos".

El domingo, un columnista de O'Globo dijo haber escuchado un audio de Bolsonaro en el que alentó a sus aliados a dirigirse al vicepresidente, particularmente en las redes sociales, en un movimiento calculado para atacar a Mourão sin causar nuevas turbulencias dentro del Gobierno, que está compuesto en gran medida de oficiales del Ejército y figuras evangélicas.

El vicepresidente, si bien fue elegido por su línea dura, se ha desmarcado de varias posturas del mandatario (Reuters)
El vicepresidente, si bien fue elegido por su línea dura, se ha desmarcado de varias posturas del mandatario (Reuters)

La ofensiva de la familia presidencial contra Mourao se enmarca en las críticas al vicepresidente que hizo el gurú de la nueva derecha brasileña, el astrólogo y ensayista Olavo de Carvalho, quien acusa de "traidor" al funcionario.

El sábado, Bolsonaro publicó un video en su canal de Youtube de su mentor, Olavo de Carvalho, criticando a los militares del país. El escritor con sede en Estados Unidos llamó al presidente "un mártir" por "poder arreglárselas con esos hijos de puta que gravitan a su alrededor" y agregó que el ejército "hizo un trabajo de mierda" durante la dictadura de Brasil (1964-1985). El video fue eliminado un día después.

Se consideró que la medida apuntaba a Mourão, un oficial del ejército que ha socavado repetidamente las declaraciones públicas de Bolsonaro.

Algo puede estar inquietando al presidente: su segundo parece tener mejor imagen (o no tan mala como la suya), según Datafolha. Una encuesta de opinión a principios de abril mostró que el 18% considera que el desempeño del vicepresidente es "malo u horrible", una categoría en la que Bolsonaro suma 30%. Es la peor calificación para un nuevo presidente en la historia del país.

(REUTERS/Adriano Machado)
(REUTERS/Adriano Machado)

Sus perfiles y posturas tienen distancias considerables. Mientras Bolsonaro se centra en reunirse con sus miembros del gabinete y aliados políticos, Mourão prefiere hablar empresarios, miembros de la sociedad civil, diplomáticos, medios de comunicación y líderes de la oposición.

Cuando Bolsonaro visitaba Israel y prometía seguir los pasos de los Estados Unidos al trasladar la embajada de Brasil a Jerusalén , Mourão se reunió con el embajador palestino en Brasil y trató de tranquilizarlo de que probablemente no sucedería. Si Bolsonaro acusó a China de las prácticas comerciales desleales, Mourão dijo a Folha de São Paulo que Brasil "no puede permitirse socavar sus vínculos con China" y agregó que planeaba visitar el país en mayo.

Por otra parte, según publicó el diario Epoca, Carlos Bolsonaro le estaba bloqueando a su padre el acceso a su cuenta de Twitter. Por esta razón el presidente de Brasil no había publicado nada en esa red social desde el pasado 21 de abril, cuando publicó un mensaje para la Pascua.

Sin embargo, el presidente brasileño respondió en su cuenta de Twitter que la publicación periodística era "FAKENEWS".

Según Epoca, Carlos le bloqueó el acceso a la red social en represalia a una discusión que los dos mantuvieron el domingo, y el clima dentro de la familia es aparentemente tenso.

"Jamás he visto una persecución tan infantil y tan sin sentido por parte de algunos medios de información hacia una persona mostrando constantemente este y otros ejemplos banales. No obstante, abogo por la sagrada libertad de prensa y de expresión, siempre creyendo en el buen sentido de los ciudadanos", escribió el presidente Brasileño en su cuenta de Twitter.

(Con información de Telam y France24)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: