Unos 3.000 miembros de las Fuerzas Armadas participan este miércoles, junto con la Policía, en un amplio operativo contra el narcotráfico en varios puntos de la región metropolitana de Río de Janeiro, entre ellos, la favela Ciudad de Dios, donde ha habido enfrentamientos en los últimos días.

Una parte de los efectivos del Ejército establecieron un cerco y despejaron las vías en Ciudad de Dios, mientras que otro contingente realizó bloqueos y controles de fiscalización en los accesos de la BR-101, una importante autopista federal que cruza el país y pasa por la capital fluminense.

(Reuters)
(Reuters)
(Reuters)
(Reuters)

Cidade de Deus

En el caso de Ciudad de Dios, una barriada en el oeste de Río que se hizo mundialmente conocida por la película del mismo nombre, se han intensificado los enfrentamientos entre los cuerpos de seguridad y supuestos traficantes desde que comenzó el año dando como resultado varios muertos y constantes tiroteos.

Las Fuerzas Armadas también patrullan a lo largo del Arco Metropolitano, a la entrada de Nova Iguaçu, municipio colindante a Río, de acuerdo con un comunicado del Comando Militar del Este (CML) del Ejército brasileño.

(Reuters)
(Reuters)
(Reuters)
(Reuters)

No obstante, no se descarta que las tropas puedan actuar dentro de las comunidades objeto de la operación, siempre y cuando se emita una orden judicial para el cumplimiento de eventuales mandatos, según dijo el portavoz del CML, coronel Roberto Itamar, en declaraciones a TV Globo.

(Reuters)
(Reuters)

La Rocinha

Igualmente también hay un operativo lanzado por la Policía en la favela de la Rocinha, considerada la más grande y una de las más peligrosas de Río de Janeiro.

El operativo se desarrolla desde las 05:00 hora local (07:00 GMT) y también participan agentes de las policías Federal, de Carreteras, Civil y Militar de Río de Janeiro, así como miembros de la Fuerza Nacional, integrada por policías de élite de los diferentes estados del país.

El espacio aéreo está restringido para aeronaves civiles, si bien los dos aeropuertos de la ciudad funcionan con normalidad, tanto el internacional de Galeao, como la terminal para vuelos nacionales de Santos Dumont.

(AFP)
(AFP)
(AFP)
(AFP)

El estado de Río de Janeiro vive una grave crisis de seguridad desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016 que se ha recrudecido todavía más en el inicio de este 2018, cuando faltan pocos días para el inicio oficial del carnaval, el evento festivo con mayor proyección internacional del país.

La ola de violencia obligó al Gobierno central a enviar a mediados del año pasado 10.000 uniformados de las Fuerzas Armadas con la previsión de que permanezcan allí hasta finales de este año, pero su presencia no se ha traducido en una disminución de la violencia.

(Con información de EFE)

LEA MÁS: