El presidente brasileño Michel Temer juró que dejará la política al final de su mandato

Michel Temer, presidente de Brasil
Michel Temer, presidente de Brasil

El presidente brasileño Michel Temer, cuya popularidad se encuentra en mínimos históricos, prometió retirarse de la política al finalizar su mandato.

En una entrevista difundida el jueves por la noche, Temer dijo que no ha cometido errores en sus funciones desde la destitución de su antecesora Dilma Rousseff, el año pasado.

El mandatario, de 76 años, juró que no aspira a la reelección y aprobará las medidas de austeridad prometidas antes del fin de su mandato, el 31 de diciembre de 2018.

Una encuesta reciente del Instituto Datafolha sostiene que apenas el 9% de los brasileños aprueban su desempeño, una cifra menor que la de Rousseff en el momento de su destitución.

La reputación de Temer se ha visto afectada por denuncias de corrupción en la investigación de los sobornos pagados por la petrolera Petrobras. En pocas semanas enfrenta un juicio que podría llevar a su destitución.

Manifestaciones contra el ajuste

Las centrales sindicales de Brasil, que organizaron una huelga nacional el viernes pasado, anunciaron este viernes una serie de actos, incluyendo una toma de Brasilia, para protestar contra las reformas impulsadas por el Gobierno de Temer, principalmente la que modifica el régimen de jubilaciones.

La serie de nuevas protestas fue anunciada tras una reunión que representantes de todas las centrales sindicales tuvieron este jueves en San Pablo para definir un calendario de actos contra las reformas.

Los sindicalistas acordaron que entre el 8 y el 12 de mayo organizarán actos en los 27 diferentes estados de Brasil para presionar a los parlamentarios en sus propias bases electorales y convencerlos a votar contra las reformas.

La huelga general en Brasil golpeó al transporte público, las escuelas y los aeropuertos (Reuters)
La huelga general en Brasil golpeó al transporte público, las escuelas y los aeropuertos (Reuters)

Y que entre el 15 y el 19 de mayo promoverán la llamada "Ocupa Brasilia", una toma de la capital brasileña por parte de los sindicalistas para presionar directamente al Gobierno y a los legisladores en el Congreso.

En esa semana las centrales sindicales realizarán una multitudinaria marcha en una fecha aún no definida junto con militantes de varios movimientos sociales y que concluirá frente a la sede del Congreso.

"La marcha a Brasilia en una semana de votaciones de las reformas es fundamental y por eso todos nuestros sindicatos participarán, así como ocurrió en la huelga general, cuando la mayoría de las categorías adhirieron", afirmó Joao Carlos Gonzalves, secretario general de la Fuerza Sindical, la segunda mayor central de Brasil y que hasta hace pocos días apoyaba al Gobierno de Temer.

LEA MÁS: 

Brasil: detuvieron a tres ex gerentes de Petrobras en una nueva ola de allanamientos anticorrupción

Con información de AP