La filtración de 11,5 millones de documentos del despacho Mossack Fonseca reveló millonarias maniobras financieras (AFP)
La filtración de 11,5 millones de documentos del despacho Mossack Fonseca reveló millonarias maniobras financieras (AFP)

Las autoridades financieras de Islas Vírgenes Británicas sancionaron a la firma de abogados Mossack Fonseca con una multa de USD 440 mil por fallos en los controles para evitar delitos de lavado de dinero y financiamiento terrorista, entre otras violaciones, a seis meses de la masiva filtración de documentos conocida como Panama Papers.

Según explicó la Comisión de Servicios Financieros, "sus prácticas fueron inadecuadas y no se evaluaron suficientemente los riesgos a los que se exponían los clientes". La sanción administrativa del territorio, habitualmente catalogado como "paraíso fiscal", fue ejecutada por incumplimiento de 16 secciones de los reglamentos regulatorios y fiscales.

Mossack Fonseca, creado en 1977, es uno de los actores principales en el negocio de creación de firmas offshore y sociedades fantasmas para dificultar su rastreo, aprovechando la flexible legislación financiera de Panamá. Además, posee 40 sucursales alrededor del mundo.

La filtración reveló que personalidades de todo el mundo contrataron los servicios de este bufete panameño (AFP)
La filtración reveló que personalidades de todo el mundo contrataron los servicios de este bufete panameño (AFP)

La multa es la más grande de la historia de la Comisión, según detalló The Wall Steet Journal. Además, las autoridades anunciaron que implementarán cambios en su operación para monitorear a las empresas de servicios con mayor efectividad.

Islas Vírgenes Británicas ya había sancionado a Mossack Fonseca en abril con una multa de USD 31.500 por infracciones similares, previas a la filtración de los Panama Papers.

Además, en 2012 y 2013, según repasa Univision, los reguladores también aplicaron una serie de multas contra el bufete, incluyendo una sanción de 37.500 dólares por incumplimiento en investigar adecuadamente a Alaa Mubarak, hijo del ex dictador egipcio, considerado un cliente "de alto riesgo".