Jeff Bezos financia un proyecto científico que busca revertir el envejecimiento

Según publicó el MIT Technology Review, tanto el fundador de Amazon como el millonario ruso Yuri Milner, invertirán en la nueva empresa Altos Labs, dedicada a investigar cómo revertir el proceso de deterioro celular. En qué consiste el proyecto

Jeff Bezos, uno de los inversores del proyecto, según la publicación (EFE/Michael Reynolds/Archivo)
Jeff Bezos, uno de los inversores del proyecto, según la publicación (EFE/Michael Reynolds/Archivo)


Una nueva empresa llamada Altos Labs, con sedes en EEUU, el Reino Unido y Japón, está reclutando científicos con elevados salarios con el objetivo de investigar el envejecimiento de las células y cómo revertir ese proceso, en un principio en animales, pero con el objetivo final de rejuvenecer a los seres humanos. Entre los inversores, según publicó MIT Technology Review, se encuentra el multimillonario estadounidense Jeff Bezos, fundador de Amazon, entre otras compañías.

Altos Labs, que llevaría recaudados unos 270 millones de dólares para comenzar su funcionamiento, se inició en EEUU y el Reino Unido a principios de este año y tiene previsto establecer varios institutos en el área de la Bahía de San Francisco y San Diego, California, además de Cambridge, en el Reino Unido, y en Japón. Para esto comenzó con el reclutamiento de un gran grupo de científicos con salarios elevados. Los líderes del proyecto se comprometieron a dejar a los científicos en libertad para que pueden realizar una investigación sin restricciones sobre cómo envejecen las células y cómo revertir ese proceso.

Fuentes de la compañía revelaron al mismo medio que uno de los inversores es Bezos, situado en el tope del ranking de los hombres más ricos del mundo. Bezos renunció como CEO de Amazon en julio último y semanas después realizó con éxito un primero vuelo al espacio. Bezos Expeditions, la oficina de inversiones del fundador de Amazon, no respondió a MIT Technology Review en busca de comentarios sobre este nuevo proyecto.

Otro de los inversores es el multimillonario ruso Yuri Milner que hizo fortuna con Facebook y Mail.ru. Entre sus obras, ha financiado premios como el Breakthrough Prizes, que otroga 3 millones de dólares cada año a destacados físicos, biólogos y matemáticos. Según la publicación, sería Milner quien dio el impulso inicial a Altos Labs y su proyecto de rejuvenecer animales.

La idea de investigar el rejuvenecimiento humano ya había sido puesta en marcha por Calico Labs, cuyo lanzamiento fue anunciado en 2013 por uno de los creadores de Google, Larry Page. Igualmente que ahora Altos Labs, Calico contrató a científicos de élite para trabajar en la reprogramación celular. Los especialistas de élite de esta compañía publicaron un primer paper en preprint sobre el tema el 23 de mayo pasado.

Entre los científicos que habrían sido contratados por le empresa respaldada por Bezos se encuentran el español Juan Carlos Izpisúa Belmonte y el estadounidense Steve Horvath. El primero es un biólogo del Instituto Salk, en La Jolla, California, famoso por haber mezclado embriones humanos y de mono. El científico declaró tiempo atrás que la esperanza de vida de los seres humanos podría aumentar en unos 50 años. Horvath es profesor de la Universiad de la Universidad de California Los Angeles (UCLA) y ha desarrollado un “reloj biológico” que puede medir el envejecimiento humano.

Además, se vinculó a Altos Labs a Shinya Yamanaka, quien compartió el Premio Nobel de 2012 por el descubrimiento de la reprogramación celular. Su puesto será el de presidente del consejo asesor científico de la compañía, un cargo que no será remunerado. El gran descubrimiento de Yamanaka fue que, con la adición de solo cuatro proteínas, ahora conocidas como “factores de Yamanaka”, las células pueden recibir instrucciones para volver a un estado primitivo con las propiedades de las células madre embrionarias.

El empresario ruso Yuri Milner, otro de los inversores (Getty)
El empresario ruso Yuri Milner, otro de los inversores (Getty)

Para 2016, el laboratorio de Izpisúa Belmonte había aplicado estos factores a ratones vivos, logrando signos de reversión de edad y llevándolo a reprogramar a término un potencial “elixir de vida”. Pero este experimento tuvo una grave reacción adversa, ya que algunos de esos animales desarrollaron tumores embrionarios conocidos como teratomas, aún cuando sus tejidos se habían vuelto más jóvenes.

Yamanaka confirmó que ocupará ese puesto en Altos Labs a través de un mensaje de correo electrónico a MIT Technoloy Review. “Aunque hay muchos obstáculos que superar, existe un potencial enorme”, en las investigaciones sobre el rejuvenecimiento, dijo.

De acuerdo con la revista Forbes, Bezos, de 57 años, es el hombre más rico del mundo con una fortuna estimada en unos 200 mil millones de dólares, mientras Milner, de 59 años, alcanzaría los 4,8 mil millones de dólares de patrimonio.

Personas familiarizadas con la formación de Altos Labs dicen que inicialmente el interés de Milner en la reprogramación celular era filantrópico. Fue así que una organización sin fines de lucro llamada Milky Way Research Foundation patrocinada por Milner otorgó subvenciones por tres años por 1 millón de dólares al año, a varios investigadores de la longevidad. Las propuestas fueron consideradas por un consejo asesor que incluyó a Yamanaka y Jennifer Doudna, quienes compartieron un Premio Breakthrough en 2015 y luego un Nobel en 2020 por su descubrimiento conjunto de la edición del genoma CRISPR.

Pero este año habría llegado la idea de acelerar el proyecto y para eso se lo convirtió en una empresa. Al frente de Altos Labs fue puesto Richard Klausner, ex jefe del Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, quien anteriormente ayudó a iniciar empresas como Juno Therapeutics y la empresa de pruebas de cáncer Grail , es conocido por organizar grandes y lucrativas apuestas financieras en nuevas biotecnologías.

Según una presentación de incorporación en el Reino Unido para Altos Labs, Klausner es el director ejecutivo de la nueva empresa. Klausner tampoco respondió a los intentos de contactarlo por correo electrónico y teléfono de la publicación que reveló la noticia.

Varias nuevas empresas están buscando tecnología de reprogramación, incluidas Life Biosciences, Turn Biotechnologies, AgeX Therapeutics y Shift Bioscience en el Reino Unido, aunque estos esfuerzos aún no han llevado a ningún tratamiento probado en personas en ensayos clínicos.

“Los inversores están recaudando cientos de millones de dólares para invertir en la reprogramación, específicamente dirigida a rejuvenecer partes o todo el cuerpo humano”, dijo David Sinclair, investigador de la Universidad de Harvard, que en diciembre pasado informó que se les devolvió la vista a los ratones mediante esa técnica.

Bezos voló en el Blue Origin al borde del espacio (REUTERS/Joe Skipper)
Bezos voló en el Blue Origin al borde del espacio (REUTERS/Joe Skipper)

Sinclair describe el campo como “incipiente” pero cree que tiene una promesa única. “¿Qué más puedes hacer que pueda revertir la edad del cuerpo?”, dijo. “En mi laboratorio estamos marcando los principales órganos y tejidos, por ejemplo, la piel, los músculos y el cerebro, para ver cuáles podemos rejuvenecer”. Sinclair aseguró que no está involucrado en Altos Labs.

Altos aún no ha hecho un anuncio oficial, pero se incorporó en Delaware este año y una divulgación de valores presentada en California en junio indica que la compañía ha recaudado al menos 270 millones de dólares, según Will Gornall, profesor de la escuela de negocios en la Universidad de Columbia Británica que revisó el documento. Además de Bezos y Milner, la compañía puede tener figuras tecnológicas adineradas adicionales y capitalistas de riesgo como inversores.

Otras contrataciones realizadas por Altos Labs incluyen a Peter Walter, cuyo laboratorio en la Universidad de California, San Francisco, está detrás de una molécula que muestra efectos notables sobre la memoria. También se une Wolf Reik, un especialista en reprogramación celular que recientemente renunció como director del Instituto Babraham en el Reino Unido después de que el centro dijera que estaba aceptando un trabajo “con otra organización de investigación” que ahora se supone que es Altos Labs. Tampoco Walter y Reik confirmaron su incorporación de la compañía.

Al menos inicialmente, Altos Labs financiará a investigadores sin una expectativa inmediata de productos o ingresos. Según una persona informada por Klausner y Milner, el resultado inicial de la empresa será “gran ciencia”.

Altos está atrayendo a profesores universitarios al ofrecer salarios de estrellas deportivas de 1 millón de dólares al año o más, así como liberarlos de la molestia de solicitar becas. Un investigador que confirmó haber aceptado una oferta de trabajo de Altos Labs, Manuel Serrano, del Instituto de Investigación en Biomedicina, en Barcelona, España, dijo que la empresa le pagaría entre cinco y diez veces lo que gana ahora.

“La filosofía de Altos Labs es realizar una investigación impulsada por la curiosidad. Esto es lo que sé hacer y me encanta hacer “, dijo Serrano, quien planea mudarse a Cambridge, Reino Unido, para unirse a las instalaciones de Altos allí. “En este caso, a través de una empresa privada, tenemos la libertad de ser audaces y explorar. De esta manera me rejuvenecerá “, ironizó.

Cualquier tratamiento para una enfermedad importante del envejecimiento podría valer miles de millones, pero Altos Labs no cuenta con ganar dinero al principio. “El objetivo es entender el rejuvenecimiento”, aseguró Serrano. “Yo diría que la idea de tener ingresos en el futuro está ahí, pero no es el objetivo inmediato”.

En 2013, Serrano fue uno de los primeros científicos en diseñar genéticamente ratones para producir factores de Yamanaka. Todos desarrollaron tumores cuando sus células volvieron a una etapa embrionaria. Aún así, el trabajo insinuó que el tiempo podría invertirse dentro de un animal vivo. “Introduces los factores y ellos hacen la magia. Es muy simple experimentalmente, aunque no se entienda “, dijo Serrano.

La pregunta principal ahora es cómo adaptar la reprogramación para ver si puede rejuvenecer a los animales de manera segura sin matarlos, y si el proceso se puede llevar a cabo con medicamentos comunes, en lugar de mediante la ingeniería genética. “Para mí, los factores de Yamanaka no son realistas para su uso en la clínica”, explicó Serrano. “Implican la introducción de genes, algunos de los cuales son oncogénicos. Es difícil pasar por el filtro de las agencias reguladoras “, admitió.

Algunos expertos dicen que la inversión en técnicas anti-envejecimiento es algo que las agencias de financiamiento del gobierno no pueden hacer con la suficiente rapidez. “Si ve algo en la distancia que parece una pila gigante de oro, entonces debe correr rápidamente”, graficó Martin Borch Jensen, director científico de Gordian Biotechnology. “Hay una gran apuesta ahora”, dijo Jensen. “Es ‘veamos si la reprogramación funciona. Veamos si los relojes moleculares pueden ser biomarcadores’. Si funciona, tendrá un gran impacto “.

Algunos investigadores se preguntan si la reprogramación es una tecnología que realmente puede beneficiarse de cientos de millones en inversiones comerciales. Alejandro Ocampo, que se desempeñó en el pasado en el laboratorio Salk de Izpisúa Belmonte y actualmente es profesor en la Universidad de Lausana en Suiza, se muestra escéptico de que la tecnología de reprogramación esté lista para convertirse en medicina en el corto plazo.

Creo que el concepto es sólido, pero hay mucha publicidad. Está muy lejos de la traducción “, dijo. “Es arriesgado y dista mucho de ser una terapia humana”. Un problema es que la reprogramación no solo hace que las células actúen más jóvenes, sino que también cambia su identidad; por ejemplo, convierte una célula de la piel en una célula madre. Eso es lo que hace que la tecnología sea demasiado peligrosa para que la gente la pruebe”, consideró.

Varias compañías ya han invertido en investigaciones similares (EFE/Raúl Martínez/Archivo)
Varias compañías ya han invertido en investigaciones similares (EFE/Raúl Martínez/Archivo)

A Ocampo también le preocupa que haya demasiado dinero y demasiadas empresas tratando de ingresar al área de investigación. “Creo que se está moviendo demasiado rápido. No sé si deberíamos tener de cinco a ocho empresas de reprogramación, parece demasiado rápido “, dijo. “¿Cuántos trabajos se han realizado incluso en reprogramaciones in vivo? Es lo mismo que el número de empresas “, advirtió.

Por otro lado, la técnica tiene un efecto indiscutible y repetible en experimentos de laboratorio cuando se aplica a células individuales. “Se puede tomar una célula de una persona de 80 años e, in vitro, invertir la edad en 40 años. No hay otra tecnología que pueda hacer eso “, admitió Ocampo.

Además, la reprogramación también se reconoce como un proceso clave que ocurre naturalmente cuando un óvulo fertilizado se convierte en un embrión y, nueve meses después, da lugar a un bebé con la cara fresca. De alguna manera, el ADN de los padres se limpia, se renueva y se reinicia. Después de que hayan nacido billones de crías de animales durante mil millones de años, Ocampo cree que es seguro decir que “la reprogramación es uno de los experimentos que más se ha reproducido”.

Altos también trabajará con una tecnología relacionada para medir la edad relativa de una célula o una persona. Esa técnica del reloj biológico iniciada por Horvath implica medir las marcas “epigenéticas” en los genes. Estas características moleculares activan y desactivan los genes, pero su patrón se desorganiza a medida que las personas envejecen. Tal biomarcador del envejecimiento sería una forma importante de medir el efecto de cualquier fármaco desarrollado para la longevidad o la reversión de la edad. Es difícil realizar un estudio médico que demuestre la extensión de la vida, ya que llevaría demasiado tiempo, pero en su lugar se podría emplear un biomarcador.

También existe una fuerte conexión científica entre el envejecimiento de los relojes y la reprogramación, ya que la reprogramación parece funcionar remodelando las marcas epigenéticas en el genoma de una célula a un estado inmaduro o ingenuo. Eso significa que Altos trabajará a la vanguardia tanto para causar como para medir el rejuvenecimiento.

Se dice que Bezos tiene un interés bastante antiguo en la investigación de la longevidad, y anteriormente invirtió en una empresa antienvejecimiento llamada Unity Biotechnology.

Si bien Technology Review no pudo confirmar el alcance de su participación en Altos Labs, la publicación encontró que el multimillonario fundador de Amazon está preocupado por la idea de la muerte. Así, recordó que Bezos incluyó una cita sobre la muerte y la decadencia que había encontrado en un libro del biólogo Richard Dawkins: “Evitar la muerte es algo en lo que tienes que trabajar ... Si trabajaran activamente para prevenirlo, eventualmente se fusionarían con su entorno y dejarían de existir como seres autónomos. Eso es lo que pasa cuando mueren“.

SEGUIR LEYENDO