“Era un ángel como persona”, el conmovedor recuerdo de Diego Topa sobre Romina Yan

Fueron compañeros en Playhouse Disney y se hicieron amigos. A diez años de la partida de la actriz, el animador comparte con Teleshow cómo era esa persona que todavía extraña

Diego Topa y Romina Yan (Foto: archivo Diego Topa)
Diego Topa y Romina Yan (Foto: archivo Diego Topa)

“Casi todos los días, te diría que incluso siempre me aparece alguna imagen de ella, algún recuerdo. Romina está presente. Es como que me dijera ‘estoy acá’”. El que habla y comparte su emoción a diez años de la partida de Romina Yan es Diego Topa, el animador que compartió pantalla con ella en Playhouse Disney, pero sobre todo compartió camino.

Romi era una compañera increíble y un ángel como persona. Cuando nos convocaron yo venía de Disney pero ella ya era una figura. Había hecho exitazos en Telefe y sin embargo, no se la creía. Era muy lindo aprender de ella”.

La leyenda cuenta que las primeras palabras que pronunció Romina fueron “mamá”, “papá” y “rating”. Es que antes de acortarlo, su apellido era todo un símbolo de la televisión. Bisnieta de Jaime Yankelevich, el hombre que inauguró la televisión argentina en 1951, nieta de Samuel Yankelevich, el socio del Romay en el viejo canal 9 e hija de Gustavo, el hombre que en la década del ’90 marcó la programación de Telefe. Como si la rama paterna no fuera suficiente, por el lado materno era la hija de Cris Morena, que si como actriz se destacó, como compositora y productora directamente alcanzó niveles superiores. “Su historia familiar, sumado a todo lo que Romi había hecho en tele, hacía que trabajar con ella fuera un aprendizaje constante”, señala Topa. Y agrega: “Tenía un oficio increíble, sabía de todo, de puesta, de luces, de guión”. El animador destaca que muchas veces les indicaba cortar la escena porque se lo podía compaginar con otro momento. Sus indicaciones siempre se tenían en cuenta porque no solo facilitaba el trabajo, también quedaba mejor.

Romina Yan y Diego Topa construyeron una relación entrañable
Romina Yan y Diego Topa construyeron una relación entrañable

Aunque por sus antecedentes familiares y profesionales Romina podía exigir privilegios, ella era lo contrario. “Era una profesional impecable. Jamás llegaba tarde. Siempre sabía todo la letra”, cuenta Topa. El animador todavía admira su capacidad para aprender los guiones. “No sé como hacía. Yo pasaba horas hasta aprenderlos y ella los memorizaba en un rato. Y eso que los aprendía mientras resolvía miles de cosas de su casa o del programa. Era impecable para darte el pie adecuado, lo que le otorgaba una dinámica espectacular al trabajo”.

Su profesionalismo con los guiones es conocido. Hace un tiempo, Damián De Santo compartió una anécdota de cuando protagonizaban Amor mío: “Disfrutaba de hacer escenas con ella porque me miraba con cara de sorprendida, yo le hacía unos silencios. Me imagino que pensaría: ‘¿Con qué saldrá este desgraciado?’”

Aunque encaraba su trabajo con seriedad sabía divertirse y disfrutar. “Nos tentábamos mucho, ninguno tenía miedo al ridículo. Nos sentíamos como dos chicos que jugábamos. No dejábamos de ser niños y pasarla bien”, afirma Topa.

"No dejábamos de ser niños y pasarla bien", recuerda el actor (Foto: archivo Diego Topa)
"No dejábamos de ser niños y pasarla bien", recuerda el actor (Foto: archivo Diego Topa)

En los altos de grabación, Topa y Romina fueron formando una relación que pasó de la de buenos compañeros de trabajo a otra mucho más fuerte: amigos. “Su energía traspasaba todo. Pero como mamá me emocionaba. Era una madraza, todo el tiempo pendiente de sus hijos. Hablaba de ellos y la emoción le afloraba”, rememora Topa. Si en ese momento la maternidad de Romina lo conmovía, hoy mucho más. En enero anunció la llegada de Mitai, su primera hija. “Es la sensación más hermosa de la vida. Mitai vino a llenarnos de amor”, dijo en ese momento.

Con su reciente paternidad, Topa resignifica a esa madraza que era su amiga: “Trabajábamos mucho, pero todos los días a las 19 horas, ella sí o sí cortaba”. La razón de este corte no hay que buscarla en cansancio o sobrecarga laboral, nada de eso: “Se iba corriendo al supermercado y de ahí a su casa porque ella se encargaba de preparar la cena y ese momento en familia era innegociable”.

Pero si la faceta de profesional y madraza de Romina es conocida, Topa revela un costado un poco más oculto: el de casamentera. “Le encantaba buscarle pareja a sus amigos y gente querida”, y para refrendarlo narra esta anécdota: “Cuando ella dejó su rol de animadora entró Sofía Reca. Ella seguía viniendo al estudio y al conocerla me dijo ‘es ideal para mi hermano’, así que ideó un encuentro”. Topa recuerda que se pusieron a barajar alternativas. Una cita a ciegas era imposible, había que provocar un encuentro casual. Se acercaba la fiesta anual de la productora y pensaron que ese era el momento y lugar ideal: “Nos pusimos de acuerdo para armar una situación donde ambos coincidieran y hasta armamos una puesta recreando el momento”.

Topa define a Romina como una madraza. Una imagen con sus dos hijos y Cris Morena
Topa define a Romina como una madraza. Una imagen con sus dos hijos y Cris Morena

El día de la fiesta, Topa, Romina y Sofía se encontraban charlando cuando vieron pasar a Tomás. La hermana lo llamó “casualmente” para que se acercara. Cuando lo hizo, también “casualmente” Topa se tuvo que ir a buscar algo, Romi dijo que iba para otro lado y Sofía y Tomás quedaron solos. Lo que parecía coincidencia era guión. “La situación salió genial. Sofía y Tomás se enamoraron y se casaron. En la fiesta del casamiento proyectamos un video donde recreábamos el momento y mostramos que tuvo mucho de amor pero poco de espontáneo”, recuerda sin evitar la risa.

Topa recuerda el 28 de septiembre de 2010 como uno de los días más tristes de su vida: “No lo podía creer en ese momento y no lo puedo creer ahora”. Al saber la noticia se quedó paralizado, miraba la televisión shockeado y repitiendo “no puede ser, no puede ser”. Los que sabían de su amistad lo llamaban y él no atinaba a responder y mucho menos entender.

La partida de Romina fue tan inesperada que se reflejó incluso en medios internacionales
La partida de Romina fue tan inesperada que se reflejó incluso en medios internacionales

Hoy asegura que ve lo que fue Romina en sus hijos: Franco, Valentín y Azul. Participó en ViveRo, el homenaje que ideó Cris Morena para “crear un puente imaginario entre el cielo y la tierra y transformar el dolor en amor”. En ese espectáculo los tres hijos de Romina interpretaron “Una luz” e hicieron emocionar a la multitud presente.

Los hijos de Romina Yan cantaron en "ViveRo" (Video: Telefe)

Terminando la charla, los recuerdos, la melancolía, la alegría por lo compartido pero la pena por lo perdido se mezclan. Topa cuenta que en su casa hay fotos con Romina y que muchas veces en un alto del programa, caminando por la calle o acunando a su hija, visualiza alguna imagen suya o lo asalta un lindo recuerdo. Entonces piensa, o mejor dicho, sabe: “Acá hay una buena señal”.

SEGUÍ LEYENDO

El primer mensaje de Diego Topa sobre su hija, Mitai: “Es una bebé hermosa, dulce y tranquila”

Del tierno vínculo con sus padres al reconocimiento internacional: el recuerdo de Romina Yan, a 10 años de su partida

El conmovedor video con fotos inéditas con el que Cris Morena homenajeó a Romina Yan, el día que hubiera cumplido años

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos