Morena Rial mostró distintas fotos suyas y dejó una carta conmovedora: “Ahora sonrío al verlas en lugar de llorar”

Habló de su etapa de “oscuridad”, del daño que le provocaron los comentarios en las redes y de su búsqueda por ser la mujer que desea

Morena Rial
Morena Rial

Este primer párrafo pide permiso y a la vez disculpas, porque demora la reproducción de las palabras de Morena Rial. Y esas son las valiosas, no estas, que apenas si cumplen con el objetivo de esbozar un preámbulo. Y poco más. Vienen a decir que este sábado la hija de Jorge Rial subió a su cuenta de Instagram una serie de fotos suyas de archivo, acompañadas por otras más actuales, para dejar de puño y letra -en modo virtual- un texto reflexivo, íntimo y conmovedor.

Puedo observarme pasando frente a un espejo sin agachar la mirada. Me celebro posando en una foto grupal sin sentir la necesidad de esconderme detrás de alguien más -comienza diciendo More-. Me abrazo todas esas veces que sonrío al ver una foto mía en lugar de llorar. Sí, sucedía. Lo hacía”.

“Posiblemente crecer tenga que ver con ser más fuerte, aunque me gusta darme el mérito por eso. Ni los demás, ni los años, ni el tiempo… fui yo. Fui yo queriéndome sentir mejor -confía-; fui yo peleando conmigo misma. Fui yo luchando por poder conseguir aceptarme. Porque un día me grité tanto, me insulté tanto, que pensé ese era el fondo de mi pozo. Ese fue el instante en que contemple (que) se había ido la luz, pude preguntarme si quería vivir así”.

Algunas de las fotos que Morena Rial publicó en su posteo en Instagram
Algunas de las fotos que Morena Rial publicó en su posteo en Instagram

El texto de Morena también interpela: a lo largo de los años, desde que comenzó a ser conocida a partir de su padre, fue blanco de innumerables críticas y comentarios maliciosos. De eso, de cuánto la afectaron, también habla la mamá de Francesca Benicio.

“Existían cosas ajenas a mí, como esos comentarios en las redes, que aun sabiendo que no tenía responsabilidad sobre eso, me culpé. Esas noches en que apreté tanto el puño de ira que sentí mis uñas lastimando mi palma, y al notarlo culminó el enojo y di paso a la angustia, a esa que surge mientras me pregunto: ’¿Por qué me hago esto?’”.

Fue entonces cuando, perdida en la “oscuridad” -según recuerda-, tocó fondo. “(Pero lo) utilicé para dar un intenso impulso a la mujer que anhelaba ser. Una que despierta cada mañana queriendo ser mejor… queriendo sentirse mejor”. Pero Morena cuenta que no se trata de alcanzar esa meta, sino más bien de “recorrer” un “camino” en pos de ese objetivo. “Aún me doy una palmada en la espalda susurrándome que puedo hacerlo mejor. Pero me susurro con amor, me hablo con compresión, me abrazo con respeto”.

Ahora entiende que aquella culpa que la embargaba no tiene razón de ser, no le corresponde a ella. Corresponde a la “responsabilidad” de quienes “exteriorizan mierda impunes detrás de una pantalla”, porque “hablar es mucho más fácil que luchar, que opinar sobre la vida de los demás toma menos esfuerzo que ocuparse de la propia”.

Si algo tengo que decirle a esa More de hace unos años, es pedirle perdón. Y prometerle que seremos más fuertes y felices

Así fue cómo Morena terminó optando por colocarse en otra “vereda”, en la “deseó”, donde se diferencia de los haters (a quienes les pedirá que “vivan y dejen vivir”) porque prefiere “hacer silencio” ante la vida ajena, frente a lo que “no le compete”. En cambio, elije enaltecer los “frutos de esas guerras que no vemos y la mayoría de nosotros pasa”.

La cantante concluye su carta, que en pocas horas superó los 60 mil likes (más que cualquier otro posteo suyo) con una emoción casi visceral: “Si algo tengo que decirle a esa More de hace unos años, es pedirle perdón. Y prometerle que seremos más fuertes y felices”.

Entre la infinidad de comentarios que recibieron sus palabras -esta semana también publicó una carta muy conmovedora por su maternidad- se destaca el de su papá. “¡¡Vamos hija!!”, la arengó Rial, acompañando con un corazón. La esposa del periodista, Romina Pereiro, también celebró su posteo: “¡Bien More! Te quiero”. Algo similar hicieron otros famosos, como Sol Pérez. Todos ellos, además de los seguidores anónimos, la colmaron de cariño. La abrazaron en la distancia que marcan las redes.

Pero hay otra muestra de amor que Morena recibió, y que es mucho más trascendente: la suya, la propia. Porque -como dice- se trata de “poder aceptar que ser mejor persona también es parte de la mujer que quiero ser. Esa que se abraza y abraza”.

Aquí, el posteo completo de Morena Rial:

(Instagram)
(Instagram)

SEGUÍ LEYENDO