El rotundo cambio de vida de una ex Gran Hermano: “Al salir del reality quedé un poco a la deriva”

Natalia Quintiliano vivía en Junín, tenía 23 años y una hija pequeña cuando ingresó a la Casa. Si bien mantiene los mejores recuerdos de aquella experiencia, el día después no le resultó sencillo

Natalia Quintiliano en la Casa de Gran Hermano 3, junto a Pablo Martínez
Natalia Quintiliano en la Casa de Gran Hermano 3, junto a Pablo Martínez

Tras haber debutado en la televisión de los Países Bajos y encontrar su réplica en otros destinos de Europa, Gran Hermano llegó a la Argentina en un momento muy particular: en aquel 2001 cuya crisis atravesaría a toda la sociedad. Es por eso que, para muchos, el reality -toda una novedad por entonces- resultó una vía de escape a una situación económica y social angustiante. Para el televidente, significaba la de entretenerse y distraerse un rato. Y para miles de aspirantes anónimos, la posibilidad de hacerse de una buena suma de dinero en tiempos muy duros.

La primera edición de GH fue a comienzo de ese año, la segunda en medio del caos, y la tercera entrega salió al aire en octubre de 2002. Este última fue ganada por Viviana Colmenero, pero quien tuvo una gran repercusión fue Natalia Quintiliano.

Oriunda de Junín, por entonces tenía 23 años y trabajaba como promotora y modelo cuando decidió hacer el casting convocado en el estadio de River. Allí contaba que estaba divorciado y tenía una hija, Melina, que había cumplido cuatro años. Tras su salida de la Casa intentó buscar su lugar en el mundo teatral, tomó clases, participó de distintas obras, pero poco a poco su luz en el mundo artístico se fue apagando.

Natalia Quintiliano, al ingresar a Gran Hermano
Natalia Quintiliano, al ingresar a Gran Hermano

Hoy, lejos de los medios, Natalia habló con Teleshow. “Cuando me enteré de la convocatoria para Gran Hermano 3 no dudé en ir al casting -recuerda-. Era fan del reality y quería entrar a esa casa. Quería irme a vivir a Capital con mi hija. Quería ser actriz, quería ser famosa, tener plata... ¡Quería divertirme! Me empujó un poco de todo eso, y fue pasando un poco de todo...”.

Telefe anuncia por estos días una nueva edición de GH. Esta vez, con la conducción de Santiago del Moro. “Cuando escucho esa música en la publicidad me suben las palpitaciones -confiesa Quintiliano-. Me lleva a esos momentos y es como si fuera a entrar de nuevo. Yo la pasé muy bien ahí”.

Natalia Quintiliano, hoy
Natalia Quintiliano, hoy

—Tus recuerdos son los mejores.

—Sí, totalmente. Los mejores recuerdos de una experiencia única, que solo los que la vivimos podemos sentir. Estamos hablando de una etapa que marcó un antes y un después en mi vida. Hasta el día de hoy estoy en contacto con la mayoría de mis compañeros y mantenemos una linda amistad. Se formó un lindo grupo y quedó demostrado con esto: pasaron 20 años y muchos seguimos en contacto.

—¿Cómo te llevaste con la exposición y con de un momento a otro ser reconocida en la calle?

—Por suerte no tuve inconvenientes, al contrario. Incluso, cuando fueron pasando los años, la gente todavía me reconocía, se acordaba de mí, de mi nena. O era la típica: “Te veo cara conocida...”. Todavía tengo muchos seguidores que me brindan mucho cariño, y se los agradezco. Yo estuve todas las nominaciones en placa, así que imagínate... Fui la primera eliminada y por decisión del público, pero al irse voluntariamente un compañero (Sebastián Spur) volví a entrar a la Casa y fui la última eliminada, cuando quedaron los cuatro finalistas. En total, estuve 98 días.

Aunque el público primero le dio la espalda a Natalia Quintiliano, luego la llevaría hasta la final
Aunque el público primero le dio la espalda a Natalia Quintiliano, luego la llevaría hasta la final

—¿Y cómo fue para vos la salida de Gran Hermano?

—Al finalizar la edición nos cortaron rápidamente el contrato, por lo cual no pudimos exponernos por los programas de tele. Quedamos todos un poco a la deriva de no saber cómo sobrellevar esta exposición, hasta que aprendí que la vida sigue, que fue una hermosa experiencia, única, como la vida misma. Así que traté de buscar alternativas. Estudié teatro con Carlos Evaristo, Lorenzo Quinteros y Daniel Peyrán. A la par de eso trabajé en eventos con marcas conocidas, hice promociones, busqué trabajo, y así fue que me quedé en Capital. Ese era uno de mis anhelos y lo pude lograr. Lo primero que hice fue buscar un departamento. Vivía sola con mi hija y con mi incondicional mamá. Tenía que mantenerme de algún modo, la movida nocturna no me gustaba, así que me fui apartando de todo eso.

—¿Y qué vino al otro día de esa decisión?

—Empecé a darle forma a la vida que tengo hoy. Conseguí trabajo fijo y unos años más tarde conocí a Gerardo, mi actual pareja, que no es del medio ni tiene nada que ver con el mundo artístico, y formamos familia. Volví a ser mamá nuevamente con Agustín y Sofía. Hoy en día vivo en Capitán Sarmiento, en Provincia de Buenos Aires.

—¿Y qué es de la vida de Meli, aquella nena que también se ganó un lugar en el corazón del televidente?

—Melina tiene 24, se recibió de Psicóloga y se fue a vivir a Estados Unidos. Por la situación del país decidió seguir creciendo, y la apoyamos en eso.

Natalia Quintiliano con su hija; hoy, Melina es psicóloga y vive en los Estados Unidos
Natalia Quintiliano con su hija; hoy, Melina es psicóloga y vive en los Estados Unidos

—En GH tuviste un romance con Pablo Martínez. ¿Con él también seguís en contacto?

—A Pablo nunca más lo vi, ni tengo contacto. Desapareció por arte de magia. En ese momento podría haber sido un lindo romance, pero no se dio. Lo que pasó es que al salir de la Casa cada uno fue para otro lado, distintas miradas sobre el futuro. Pero todo bien. Todo pasa por algo.

—¿Estuviste en pareja con algún famoso?

—Hummmm... (risas). La verdad que ya pasaron tantos años que ni me acuerdo, pero algo hubo también… Pero hasta ahí. No me pidás nombres ni más información porque no me acuerdo más... (risas).

—¿Cómo es tu vida ahora? ¿A qué te dedicas?

—Tenemos una empresa de artículos de limpieza y nos va muy bien, por suerte. Además, estoy trabajando como administrativa en la mesa de entrada del Hospital San Carlos.

Natalia Quintiliano en su último cumpleaños, aún con muchos deseos por cumplir
Natalia Quintiliano en su último cumpleaños, aún con muchos deseos por cumplir

—Se viene una nueva edición de Gran Hermano. ¿Alguna recomendación para los que ingresen?

—Que disfruten y aprovechen al máximo. Que sean ellos mismos pero usando estrategias, porque no es más que un juego. Es la vida misma. La clave es saber ser vos mismo y no querer hacer un personaje.

SEGUIR LEYENDO: