Un parecido con Adam Sandler y un rector que cortó la luz al escucharlos: quién es este famoso cantante que ganó popularidad en la televisión

En la imagen tenía 16 años y ya soñaba con dedicarse de lleno a la música. Una década después lo logró y en los últimos tiempos además se convirtió en figura de la pantalla chica

(IG: @monokpg)
(IG: @monokpg)

“Los Electrones de Valencia (año ’85, ya sabía lo que quería ser)”, escribió Martín Fabio en su cuenta de Instagram junto con una serie de fotos de su adolescencia, mucho antes de convertirse en el Mono de Kapanga, como hoy todos lo conocen.

En las imágenes se lo ve cantando mientras sus amigos, Kurke, Pera, Winy y Darío tocan la guitarra y la batería. Su posteo consiguió miles de “Me gusta” además de decenas de comentarios: “Cuánta facha papá”, “Qué groso ahora mismo estoy estudiando eso muy buen nombre”, “Largá esos audios Mono”, “Grande Mono aguante Kapanga y Quilmes”, y “Qué buenas fotos”. Además, muchos resaltaron que en su adolescencia se parecía al actor norteamericano Adam Sandler.

Martín, adolescente con Los electrones de Valencia (IG: @monokpg)
Martín, adolescente con Los electrones de Valencia (IG: @monokpg)

En diálogo con Teleshow el músico de 52 años que en ese entonces tenía 16, y ex participante de la primera edición de Marterchef Celebrity, recodó: “Es mi primera banda, todos compañeros de la escuela, el Comercial 1 de Quilmes, y éramos inquietos, ¡los ’80!”. Por esa época, hicieron su frustrado debut sobre el escenario: “Fue en la fiesta de la primavera en el patio de la escuela y tocamos un ratito, hacíamos un cover de Los Violadores, ‘1,2 ultraviolento’ y cuando lo escuchó el rector nos cortaron la electricidad, fin dl show”.

Tras aquel episodio volvieron a tocar un par de veces más, pero nada profesional. Por esos años, el cantante ya soñaba con vivir de la música. “¡Lo pude cumplir!”, celebró a 36 años de aquella instantánea y contó que cada tanto se cruza a aquellos compañeros de Los Electrones de Valencia con quienes dio sus primeros pasos.

Diez años después, con Balde” Spósito (bajo y coros), “Maikel” De Luna Campos (guitarras y coros), Claudio Maffia (batería y coros) y Mariano “Príncipe” Arjones (teclados) formaba Kapanga que el año pasado celebró en Parque Centenario sus 25 años en la música y también su regreso a los escenarios luego del comienzo de la pandemia. Anteriormente habían hecho la agrupación Kapanga y sus Yacarés que se dedicaba a hacer covers de la Mona Jiménez.

El Mono de Kapanga, Martín Fabio
El Mono de Kapanga, Martín Fabio

El primer álbum de la banda, A 15 centímetros de la realidad, que fue Disco de Oro, además de covers de cuarteto como “Me mata”, “Agujita de oro” o “Amor secreto”, tenía temas propios. El más icónico fue “El mono relojero” dedicado a las restricciones impuestas por el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires Eduardo Duhalde, que prohibían a los boliches permanecer abiertos después de las tres de la mañana.

“En aquel momento no había pandemia, la pandemia era Duhalde. Aquello fue una restricción exclusiva a la nocturnidad, no a los restaurantes, ni a los bares. No se podía circular después de las 3 de la mañana, y en este país parece que es mejor prohibir que prevenir. El mono relojero la editamos con Duhalde siendo gobernador, lo que nos costo un montón de tiempo sonar en las radios de Buenos Aires, no así en el resto del país”, recordó hace un tiempo en diálogo con este sitio.

La banda tenía fechas para tocar en Rosario y en Paraná en abril, pero debido a las restricciones debieron reprogramarlas para junio. El año pasado en su regreso a las tablas, Fabio había hablado de cómo era trabajar con los nuevos protocolos en medio de la pandemia: “Nosotros pasamos por el streaming, el autoshow, intentamos todas las formas y eso habla de las ganas y el amor que le tenemos a Kapanga. No hay otra cosa, es algo que nos costó 25 años de nuestras vías, y no está bueno que se vaya apagando. Recién escuchaba los anuncios y nadie hablo de la música, desde que empezó la pandemia es igual, hablan de los teatros, de los restaurantes, pero no de los músicos. ¿Qué pasa hoy? ¿Si me atraso un poquito y me paran en el puente de la Boca y me meten preso? Ahí exploto, como Bombita Rodríguez (Risas)”.

SEGUIR LEYENDO: