A pesar de la preocupación por la variante Delta, el Gobierno evalúa implementar cambios en las restricciones contra el coronavirus

En un contexto sanitario relativamente estable, y en la antesala de las elecciones, podrían relajarse las medidas sobre los vuelos. También se estudia modificar el semáforo epidemiológico. Pero sigue la alarma frente al avance de la cepa más contagiosa del COVID-19

Carla Vizzotti y Alberto Fernández (Presidencia)
Carla Vizzotti y Alberto Fernández (Presidencia)

El Gobierno estudia implementar modificaciones en las restricciones a la circulación que impone el actual Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) sanitario, que había sido prorrogado sin cambios hace un mes, y en la Decisión Administrativa (DA) que establece un cupo semanal en los vuelos internacionales para limitar la cantidad de pasajeros argentinos que pueden ingresar al país.

En el contexto electoral, hay apremio en la Casa Rosada por mermar el malestar que provocaron las últimas medidas sanitarias. Además, existe la necesidad de reactivar el sector que depende del turismo internacional. Sin embargo, se mantiene la alarma por el posible ingreso de la cepa Delta, más contagiosa que el resto de las variantes presentes en el país.

Ayer, el Ministerio de Salud de la Nación informó que, en las últimas 24 horas, se registraron 276 muertes y 13.786 nuevos contagios de coronavirus a nivel nacional. La curva de casos -que en total, desde el comienzo de la pandemia, llegó a los 4.989.402 contagios y los 107.023 fallecimientos- está bajando debido al avance del plan de vacunación, a pesar de la baja de las temperaturas. Y se espera que lleguen más dosis en las próximas semanas.

Las autoridades sanitarias confían en poder aumentar el ritmo de vacunación, sobre todo las segundas dosis de aquellas personas que todavía no recibieron el esquema completo, para frenar la propagación de la variante delta. EFE/Demian Alday Estévez/Archivo
Las autoridades sanitarias confían en poder aumentar el ritmo de vacunación, sobre todo las segundas dosis de aquellas personas que todavía no recibieron el esquema completo, para frenar la propagación de la variante delta. EFE/Demian Alday Estévez/Archivo

En este contexto de cierta estabilidad sanitaria, el Gobierno evalúa modificar el semáforo epidemiológico, que obliga a aumentar las restricciones a la circulación cuando se alcanza determinado número de contagios, y modificar la Decisión Administrativa de la Jefatura de Gabinete que impuso un límite a la cantidad de pasajeros argentinos que pueden ingresar al país.

Las medidas estaban bajo evaluación hasta última hora, debido a posiciones encontradas. En el Ministerio de Salud, que conduce Carla Vizzotti, hay preocupación por el posible avance de casos de la variante Delta de coronavirus, que ya fue detectada en la Argentina, pero que no tiene una circulación comunitaria importante. Esa cepa está obligando a otros países a imponer restricciones en el movimiento y los contactos sociales, y quieren evitar que esto ocurra localmente. La postura de la cartera sanitaria es más conservadora con respecto a la de otros actores que, desde distintas áreas, buscan abrir las fronteras para reactivar la economía, y al mismo tiempo, dar aire a la población y a la economía.

Lo más probable, dijeron fuentes oficiales, es que la administración nacional aumente el cupo de argentinos que pueden ingresar al país. El objetivo es disminuir la tensión contra el Gobierno por esas antipáticas medidas, cuando faltan semanas para las elecciones. Se aumentaría en un 20 por ciento, sobre el total ya asignado, la cantidad de vuelos que llegan desde Europa o Estados Unidos (de acuerdo con el seguimiento epidemiológico, la variante Delta a nivel local tendría origen en países de la región).

Aunque se privilegiaría el regreso de argentinos que se encuentran en el exterior, está bajo estudio permitir el ingreso de extranjeros que hayan recibido el esquema completo de dosis de las vacunas en los países donde residen, privilegiando a aquellos que tienen relaciones familiares con argentinos, para favorecer las reunificaciones. Esta medida era resistida en Salud, donde creen que este tipo de permisión “traiga” con mayor fuerza la variante Delta al país y favorezca su circulación comunitaria.

En junio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la variante Delta del coronavirus, detectada por primera vez en la India, es la que se transmite con mayor velocidad, y puede aprovechar la relajación de las medidas de prevención sanitaria en muchos países para expandirse.

Carla Vizzotti y Fernán Quirós
Carla Vizzotti y Fernán Quirós

El 8 de julio pasado, el Gobierno había definido prorrogar durante cuatro semanas el actual Decreto de Necesidad y Urgencia que establece restricciones intermedias a la circulación para evitar los contagios de coronavirus. Esta vez, decidiría implementar modificaciones, aunque aún no hubo confirmaciones.

Por otra parte, la nueva Decisión Administrativa, que modificaría el cupo en los vuelos, se publicaría en el Boletín Oficial el sábado a la madrugada, al igual que el DNU de restricciones, que básicamente implementa el famoso “semáforo epidemiológico”. El Presidente terminará de definir hoy las modificaciones junto a la ministra de Salud y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Hace cuatro semanas había flexibilizado la resolución administrativa que reducía de 2000 a 600 la cantidad máxima permitida de argentinos que podían ingresar al país, y que provocó fuertes cuestionamientos entre aquellos que se encontraban en el exterior y de las aerolíneas comerciales. Por la fuerte polémica, en ese momento implementaron vuelos especiales para repatriar argentinos con problemas puntuales de salud o seguridad. Y se empezó a aplicar un esquema “gradual”, que aumentaba la cantidad de pasajeros por semana. Mañana es el último día de ese cronograma, que también se modificará, aunque no hubo confirmaciones aún sobre números concretos.

El Presidente estaba bajo aislamiento obligatorio en la residencia de Olivos desde la semana pasada, debido a su viaje oficial a Perú, y ayer recibió el alta de la unidad médica presidencial. Se espera que hoy defina los temas calientes que se encuentran en agenda a la espera de una resolución: las nuevas restricciones, la definición del nombre del sucesor de Agustín Rossi en Defensa, y el nombramiento de Juan Zabaleta -que ya fue confirmado- al frente de Desarrollo Social en lugar de Daniel Arroyo.

Hacia la noche del jueves, no había confirmaciones sobre los detalles de ninguno de estos aspectos. La Ministra de Salud, Carla Vizzotti, trabajaba con su equipo desde el ministerio en las modificaciones, cuyos detalles se mantuvieron bajo llave hasta la noche del jueves. Había cautela sobre los cambios, que el Gobierno considera urgentes en el contexto electoral. Las noticias se precipitarían en las próximas horas, quizá antes del almuerzo que mantendrá el primer mandatario con el principal asesor de la Casa Blanca, Jake Sullivan, en Olivos, este mediodía.

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR