El canciller Felipe Solá
El canciller Felipe Solá

La Cancillería argentina quedará cerrada desde mañana después de que se conociera que un funcionario de alto rango contrajo coronavirus. Las autoridades del Ministerio pidieron a los empelados que no concurran al Palacio San Martín, que trabajen desde sus casas y hoy se realizará una desinfección general del edificio.

El jefe de Gabinete del secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Juan Corteletti, presentó síntomas de malestar hace unos días y luego de hacerse un test se comprobó que está infectado, por lo que el canciller Felipe Solá recomendó a los empleados que trabajen a distancia y respeten el aislamiento obligatorio. Esto coincidió con una decisión de la misma Cancillería de cerrar el Palacio San Martín y el edificio de Esmeralda y Arenales.

El cierre de la Cancillería se daría por más de 14 días, al menos esa es la determinación preliminar de las autoridades ya que la medida puede variar con el correr del tiempo y los casos de contagio.

“Estimados todos y todas: Ante la propagación de la enfermedad que provoca el COVID-19 y que ha afectado a nuestro compañero Juan Corteletti, quien está en proceso de recuperación, y teniendo en cuenta que una compañera también presenta algunos síntomas que nos hacen sospechar que puede estar afectada también, reciban Uds. la indicación de un aislamiento estricto por los próximos 12 días, en acuerdo a lo que me ha señalado el Director de Salud del Ministerio, el Dr. Gustavo Piñero”, expresó un mensaje interno de la Secretaría de Relaciones Económicas de la Cancillería. No se trata de un comunicado oficial del canciller Solá.

En ese mensaje enviado por WhatsApp se solicitó a los empleados que hagan conocer esta indicación a directores nacionales y directores. La medida alcanza a toda la Cancillería aunque en los últimos días sólo concurrían funcionarios de alta jerarquía.

A la vez, la delegación del sindicato de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) confirmó el caso de contagio del alto funcionario de la Cancillería y destacó que la entidad gremial “está tomando todas las medidas necesarias”.

Desde las oficinas de Solá expresaron que la medida de cerrar los edificios de la Cancillería responde más que nada a un operativo de desinfección del lugar.

La directiva de la Cancillería ahora es que se creen los grupos de WhatsApp de cada área “con el objetivo de que la información circule fluidamente. Haciendo las cosas bien, con orden y disciplina, vamos a superar entre todos la crisis que ha provocado esta pandemia”, según dijeron desde la Secretaría de Relaciones Económicas.

A la vez, se llamó a todos los empleados que tuvieron contacto con Corteletti para que hagan cuarentena obligatoria y se queden en sus casas y no salgan ni a comprar comida.

Luego de que el presidente Alberto Fernández comunicó que por el momento se frenarán todos los operativos para repatriar a unos 10.000 argentinos que se encuentran en el exterior por la crisis de la pandemia se ordenó a desarticular gran parte del call center que había para atender a argentinos en el extranjero.

En este sentido, se supo que varios voluntarios y empleados que estaban a cargo del call center decidieron dejar sus puestos en el Palacio San Martín como medida preventiva.

Seguí leyendo: