Los Moyano siguen sin llegar a un acuerdo en las paritarias (Maximiliano Luna)
Los Moyano siguen sin llegar a un acuerdo en las paritarias (Maximiliano Luna)

La mayoría de las negociaciones salariales de 2020 todavía están empantanadas. Hoy fracasó la cuarta audiencia de los camioneros, que reclaman un 33% para el primer semestre. De los gremios importantes, apenas la Asociación Bancaria acordó un aumento de suma fija, en este caso por encima del otorgado por el Gobierno. El resto sigue discutiendo en un contexto difícil: la política salarial de Alberto Fernández se basa en postergar la firma de los convenios hasta mediados de año y, hasta tanto, compensar los sueldos mediante sumas fijas a cuenta de lo que se acuerde en el futuro. Todo sea para que la inflación no se desboque y se llegue sin sobresaltos a un eventual acuerdo con el FMI.

El problema se generó cuando uno de los cotitulares de la CGT, Carlos Acuña, hizo declaraciones esta semana que sonaron desafiantes para el Gobierno: “La CGT no avala seguir con el sistema de sumas fijas", dijo a una radio porteña, y advirtió: "Queremos discutir de la pérdida de poder adquisitivo. Ningún gremio va a pedir lo que no se puede pagar”, destacó el secretario general del sindicato de trabajadores de estaciones de servicio, enrolado en el barrionuevismo.

Por eso se convocó para este mediodía a una reunión de urgencia de la “mesa chica” de la CGT, en el sindicato de Sanidad. Había necesidad de consensuar posturas, hacer catarsis y definir de qué forma encararán este primer tramo del gobierno de Alberto Fernández, donde el corsé salarial se combina con la virtualmente nula cosecha de cargos en el gabinete nacional para el sindicalismo.

Participaron, entre otros, los cotitulares de la CGT, Acuña y Héctor Daer, además de Carlos West Ocampo (Sanidad), Armando Cavalieri (Comercio), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Abel Frutos (panaderos) y Sergio Romero (UDA, docentes).

Alberto Fernández, en la visita a la CGT de noviembre pasado (Maximiliano Luna)
Alberto Fernández, en la visita a la CGT de noviembre pasado (Maximiliano Luna)

Luego de dos horas de debate, los dirigentes ratificaron que apoyan al presidente Alberto Fernández, pero tomaron cierta distancia de su planteo de moderación: acordaron unificar criterios sobre el tema salarial y ratificar la autonomía en la negociación colectiva: los sindicatos discutirán la modalidad del aumento (suma fija o porcentaje) de acuerdo con la realidad que presente hoy cada sector.

Esto significa que públicamente mantendrán este eje discursivo para evitar cortocircuitos internos y, sobre todo, roces con el Gobierno, sobre todo luego de que el Presidente les pidió a principios de año a los sindicalistas que sean “moderados” cuando soliciten sus aumentos en las paritarias.

La autonomía sindical que ratificó la CGT para negociar salarios resultará clave ante la paritaria de los camioneros porque Hugo Moyano, que parece no estar políticamente tan en sintonía con Alberto Fernández, insiste en reclamar un porcentaje alto para el primer semestre del año: 33%.

Incluso hizo declaraciones que sonaron a un desafío al Gobierno: “No estamos en contra de nada (en alusión a las sumas fijas que promueve la Casa Rosada), pero vamos a discutir el salario que corresponde al trabajador para mantener el poder adquisitivo”, dijo el jefe camionero.

Esta mañana fracasó la cuarta audiencia en el Ministerio de Trabajo entre los Moyano (Hugo y su hijo Pablo) y las tres cámaras del sector. Los dirigentes camioneros habrían bajado su pretensión hasta el 28%, pero la parte patronal no otorgaría más de un 22%. Fuentes sindicales relativizaron esas cifras y aclararon que la diferencia fundamental es si el aumento se aplica sobre el básico que regía en junio pasado o, en cambio, sobre el de diciembre. “No estamos tan lejos”, dijo un dirigente a Infobae, pero advirtió: “De todas maneras, no vamos a aceptar una suma fija”.

Hay sindicatos que hacen esfuerzos para alinearse con el Gobierno, como la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que pactó las mismas sumas fijas otorgadas por la Casa Rosada para los choferes de corta y media distancia, o Comercio, que decidió reducir su reclamo salarial del 22% al 10% en la negociación de febrero tras el anticipo de $4.000. Por ahora, no es el caso de los Camioneros de los Moyano, que avanzan sin detenerse con su pedido del 33% (ahora, un 28%), sin aceptar las sumas fijas y, mucho menos, una tregua salarial hasta mediados de año.

Esta semana tampoco hubo acuerdo en las negociaciones entre la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y los empresarios. Además de haber recibido los $4.000 a manera de anticipo, el sindicato que conduce Antonio Caló reclama un 15% de aumento, que se suma al 36% en tres cuotas del último acuerdo.

Cumbre del transporte

Mientras tanto, más allá de las paritarias tan complicadas, el clima sindical se distendió luego de la primera reunión que mantuvieron esta tarde el ministro de Transporte, Mario Meoni, y los dirigentes de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), la poderosa entidad que agrupa a los sindicatos del sector aéreo, ferroviario, terrestre y marítimo.

Sindicatos de la Confederación del Transporte (CATT) se reunieron con el ministro Mario Meoni
Sindicatos de la Confederación del Transporte (CATT) se reunieron con el ministro Mario Meoni

Los gremialistas llegaron con reclamos como “la preocupación por la falta de designaciones en varias áreas como en el sector portuario y marítimo” y la necesidad de establecer "una política integral para el sector”, según lo admitió Juan Carlos Schmid, líder del gremio de Dragado y Balizamiento.

Meoni los calmó con la promesa de “armar desde la semana próxima una mesa técnica que discutirá una futura ley federal de transporte para integrar las distintas modalidades del sector”, como lo explicó el jefe de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, quien explicó que la norma en discusión “permitirá articular los modos del transporte, optimizar los costos de logística y apuntalar las economías regionales”.

Durante el encuentro, además, se habló del “problema que produce el esquema tributario respecto al Impuesto a las Ganancias”, sostuvo Schmid, quien aseguró que se hizo énfasis en que “los trabajadores del transporte no cuentan con ningún régimen jubilatorio de privilegio”.

“También quedó claro que la licitación del puerto está totalmente anulada y hemos reforzado nuestra solicitud de que el Puerto de Buenos Aires sea federal y no de la ciudad”, agregó el sindicalista.