Despidieron al último contingente de cascos azules que integrará la misión de Haití

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sos, saluda a los integrantes del contingente
El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sos, saluda a los integrantes del contingente

A casi 13 años del primer despliegue de cascos azules en la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah), el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa, despidió ayer en Campo de Mayo al último contingente que formará parte de la dotación del Hospital Militar Reubicable Argentino que funciona en esa isla.

"El prestigio alcanzado en el desempeño de estas tareas humanitarias es enorme. La presencia de militares argentinos es requerida por su profesionalismo y conducta ejemplar histórica. La actividad realizada durante estos años no hace más que destacar la eficiencia con que las Fuerzas Armadas llevan adelante una de las políticas de Estado de la Nación, como son las misiones de paz en el orden internacional", remarcó Sosa ante los integrantes del contingente.

El acto se llevó a cabo a ayer por la mañana, en el Centro de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz (Caecopaz) en Campo de Mayo, y contó con la presencia del Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas, General de División Carlos Pérez Aquino; y el subjefe del Ejército, General de División Santiago Ferreyra.

Sosa indicó que el próximo 1º de junio se cumplirán 13 años de ininterrumpida presencia argentina en Haití. "Los cascos azules argentinos colaboraron en el trabajo para fortalecer las instituciones, apoyar la Constitución de un Estado de Derecho, y promover y proteger los derechos humanos", señaló el jefe del Estado Mayor Conjunto.

Además, el teniente general recordó "el devastador terremoto de 2010", en el que murieron 220 mil personas, incluidos 96 soldados de las Naciones Unidas, cuando el hospital argentino en la isla "quedó inicialmente como el único elemento sanitario operativo, realizándose al día siguiente de la catástrofe, 85 operaciones de alta complejidad y atención a más de 1200 heridos de distinta consideración".

El Contingente Nº 25, compuesto por 65 efectivos, de los cuales 5 son del Ejército, 5 de la Armada y 55 a la Fuerza Aérea, permanecerá durante seis meses en Haití. Luego efectivizará en forma definitiva el repliegue de la misión argentina.

La dotación se destaca por estar compuesta en su mayoría por médicos y enfermeros que trabajan en el Hospital Reubicable de la Fuerza Aérea Argentina, en la ciudad de Puerto Príncipe.

La Argentina participa en esta misión de paz desde 2004 cuando fue creada por mandato de las Naciones Unidas. En octubre de 2014 las Naciones Unidas dispuso la reducción de efectivos militares, por lo cual se ordenó el repliegue del Batallón Argentino Conjunto que funcionaba en la ciudad de Gonaives, y la Unidad Aérea Argentina.

El 13 de abril pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU acordó poner fin a la misión de paz en Haití y remplazarla por una fuerza únicamente policial.

De acuerdo con la resolución del Consejo, adoptada por unanimidad, el término de la misión será el 15 de octubre próximo.