El apetito por las letras del Tesoro no se sacia: los ahorradores duplican en un año su inversión tras caer su rentabilidad

Los hogares tienen colocados en ellas 71.779 millones euros y se convierten en sus mayores tenedores con el 37% del total

Guardar

Nuevo

Fachada del Banco de España.
Óscar J.Barroso - Europa Press
Fachada del Banco de España. Óscar J.Barroso - Europa Press

Los ahorradores españoles siguen con hambre de letras del Tesoro y este apetito les ha convertido en sus mayores tenedores al cerrar abril con el 37% del total del capital acumulado en ellas y alcanzar los 71.779 millones de euros. Esta querencia se produce a pesar de que la rentabilidad que están ofreciendo ha caído en los último meses, después de rozar el 4%, lastrada por el cambio de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y su decisión de bajar los tipos de interés un cuarto de punto hasta colocar el precio del dinero en el 4,25 por ciento.

Según los últimos datos del Banco de España, la inversión de los hogares en letras del Tesoro alcanzó solo en abril los 26.650 millones de euros, lo que supone un incremento de 827 millones respecto a marzo. Una cifra que duplica lo invertido por las familias un año antes, cuando tenían un volumen de 13.444 millones de euros en letras del Tesoro.

Si se comparan los datos de cierre de abril de 2024 con los de cierre de 2022 las diferencias se disparan. El volumen colocado en ellas a finales de abril fue 14 veces más elevado que los 1.826 millones de euros registrados en diciembre de 2022. Mientras que en lo que va de año, el ahorro en letras por parte de los hogares ha aumentado en 2.000 millones de euros.

Diversificar la inversión en letras y depósitos a distintos plazos: la mejor estrategia ante la bajada de tipos de interés.

La bajada de tipos lastra el interés

El deseo por la deuda pública española se produce en un entorno en que las letras están bajando su rentabilidad. Así, en las subastas celebradas en junio todos los plazos dieron rendimientos inferiores a los del mes anterior a excepción de las letras a nueve meses que tomaron la senda alcista.

A seis meses, el Tesoro colocó en la subasta de junio 1.355 millones de euros, frente a una demanda de 3.223 millones, por las que ofreció una rentabilidad marginal del 3,370%, inferior al 3,554% de la emisión anterior.

Algo parecido ocurrió en la subasta de letras a doce meses, en que el Tesoro adjudicó 3.780 millones de euros, con una demanda de 6.585 millones, dando un interés marginal de 3,423%, una cifra más baja que el 3,424% dado un mes antes.

A tres meses, el organismo dependiente del Ministerio de Economía adjudicó 500 millones de letras con una rentabilidad marginal del 3,400% inferior al 3,630% que dio en mayo, y la más baja desde 2023.

El plazo que se salvó de las caídas

El plazo de nueve meses es el único que ha mejorado los retornos ofrecidos a los ahorradores frente a la remuneración del mes de mayo. El Tesoro vendió 1.500 millones de euros y el interés marginal otorgado fue de 3,500% frente al 3,439% de un mes antes, mientras que la demanda fue de 225,88 millones.

Las caídas de la rentabilidad marginal de las letras del Tesoro se producen después de que “recuperaran protagonismo con la subida de los tipos de interés por parte del BCE, con rentabilidades que llegaron a acercarse al 4%, pero llevan varios meses con rendimientos a la baja, anticipando los descensos del BCE respecto a las tasas de interés”, indica señala Cristina Casillas, experta en finanzas personales de HelpMycash.

Guardar

Nuevo