Qué factores determinan la validez de un testamento ológrafo, el documento en el que fallecido explicó el reparto de su herencia

El testamento ológrafo es aquel escrito por el testador como última voluntad. Para su validez, requiere de un procedimiento legal que asegure su autenticidad

Guardar

Nuevo

Hombre firmando un testamento (Freepik)
Hombre firmando un testamento (Freepik)

Redactar el testamento antes de morir ofrece múltiples ventajas para los herederos, como simplificar los trámites y permitirles ahorrar tiempo y dinero. Existen diversos tipos de testamentos según la forma en que se redacten, y su elección dependerá de las circunstancias personales del testador. Uno de ellos es el testamento ológrafo, elaborado de manera manuscrita por el testador sin intervención notarial. Para que este tipo de testamento tenga validez legal, deberá cumplir con los requisitos establecidos en el Código Civil.

Funcionamiento del testamento ológrafo

Un testamento ológrafo es aquel que ha sido escrito, fechado y firmado íntegramente por el testador, es decir, por la persona que expresa su última voluntad sobre sus bienes y derechos tras su muerte, sin intervención notarial. Este tipo de testamento se rige por normas específicas en España para asegurar su validez y autenticidad. Su proceso abarca varias etapas, desde la creación hasta la ejecución:

  • Creación: El testador debe redactar el testamento de su puño y letra, especificando claramente la distribución de sus bienes y las asignaciones a herederos y legatarios. Debe incluir la fecha exacta y firmarlo al final del documento. No se requiere la presencia de testigos en este momento.
  • Conservación: Una vez escrito, el testador debe conservarlo en lugar seguro. Aunque no es obligatorio, puede informar a una persona de confianza sobre su existencia y ubicación.
  • Presentación tras el fallecimiento del testador: Tras el fallecimiento del testador, la persona que tenga en su poder el testamento ológrafo debe presentarlo ante el Juzgado de Primera Instancia del último domicilio del fallecido o ante un notario competente, en un plazo máximo de 10 días hábiles desde que tuvo conocimiento del fallecimiento o desde que se abra la caja de seguridad donde se encuentra, si este fuera el caso.
Las diferencias entre testamento notarial abierto y cerrado cuando se recibe una herencia
  • Proceso de adveración (o validación): Para que el testamento ológrafo sea declarado válido, debe ser adverado judicialmente. Este procedimiento implica verificar la autenticidad de la letra y firma del testador, generalmente con la opinión de testigos que conocieran la letra y firma del testador o, en su defecto, mediante un análisis pericial caligráfico.
  • Protocolización: Una vez adverado, el testamento debe ser protocolizado, es decir, incorporado al protocolo notarial para formar parte de los archivos públicos. Se llevan a cabo las acciones necesarias para cumplir con las disposiciones testamentarias.
  • Ejecución: Finalmente, siguiendo las disposiciones del testamento ológrafo validado y protocolizado, se procede a la ejecución del testamento, repartiendo los bienes entre los herederos y legatarios de acuerdo con la voluntad del testador.

El testamento ológrafo proporciona gran libertad y privacidad al testador, pero puede ocasionar inconvenientes y retrasos en el proceso sucesorio debido a los trámites de adveración y protocolización que requiere. Además, existe el riesgo de que sea impugnado por algún familiar que cuestione su autenticidad o el cumplimiento de los requisitos legales. Por ello, se recomienda consultar con un profesional en derecho para asegurar que el testamento refleje fielmente la última voluntad del testador y cumpla con todas las disposiciones legales.

Este tipo de testamento tiene validez legal en España, siempre que cumpla con los requisitos establecidos por la ley. Aunque permite una mayor flexibilidad y privacidad, su autenticación puede ser más compleja en comparación con los testamentos notariales. Sin embargo, una vez validado por el proceso judicial correspondiente, tiene la misma validez para efectuar la distribución de la herencia según la última voluntad del testador.

Requisitos legales para su validez

Los requisitos legales para que un testamento ológrafo sea válido en España son los siguientes:

  • Redacción manuscrita: Debe ser escrito íntegramente de puño y letra del testador.
  • Firma: Debe estar firmado por el testador al final del documento.
  • Fecha: Debe incluir la fecha exacta (día, mes y año) de su redacción.
  • Capacidad: El testador debe ser mayor de edad y estar en pleno uso de sus facultades mentales al momento de redactarlo.
  • Claridad y precisión: Debe especificar claramente la distribución de los bienes y las asignaciones a herederos y legatarios.
  • Conservación: Aunque no es un requisito legal, es recomendable conservarlo en un lugar seguro y comunicar su existencia a una persona de confianza.
  • Adveración y protocolización: Tras el fallecimiento del testador, el testamento debe ser presentado ante el Juzgado de Primera Instancia o un notario competente para su adveración judicial y posterior protocolización.

Cumplir con estos requisitos es esencial para garantizar la validez legal del testamento ológrafo.

Guardar

Nuevo