¿Milton Friedman contra Milei?: por qué una universidad afirma que el famoso premio Nobel estaría en contra de las ideas del diputado libertario

Un centro de estudios afirmó que la estrategia que propone el diputado nacional ya fue cuestionada por “innecesaria y equivocada” por uno de los padres del liberalismo moderno

Javier Milei
Javier Milei

El Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano cuestionó en su último informe mensual el modelo tipo Banca Simons, que propone el diputado nacional y candidato presidencial Javier Milei.

“El economista libertario de la Universidad de Chicago, Henry Calvert Simons, abogó en los años posteriores a la crisis de 1930 por un sistema bancario con un encaje del 100%. Esto es: que el dinero que los depositantes aportaran a las instituciones bancarias no podría ser prestado, sino que permanecería en sus cofres, o sería canjeado por activos de alta liquidez, disponibles para cuando sus titulares quisieran retirarlo. A cambio, los bancos no pagarían interés alguno por dichos depósitos”, expresó Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano.

“Por separado, funcionaría la banca de inversión, encargada de proveer financiamiento de largo plazo a las empresas. Se aboliría el crédito de corto plazo, considerado un elemento desestabilizador de la economía. El hecho de que los bancos procedan a recortarlo, toda vez que las expectativas se tornan negativas, precipita una contracción en el volumen de negocios, sostenía Simons”, precisa el economista de la UB y ex director del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Henry Calvert Simons
Henry Calvert Simons

Sin embargo, el director del CENE advirtió que “ya el propio Milton Friedman, alumno de Simons, fue uno de los críticos de esta propuesta, calificándola como innecesaria y equivocada. “Más aún, la consideró inspirada en una interpretación de la crisis de 1930 similar a la realizada por el economista británico John M. Keynes. Friedman destacó las similitudes entre el pensamiento de Simons y el de Keynes, al rechazar las propuestas del primero en materia de política bancaria y monetaria”, ilustra.

Beker agregó que “si bien la idea de la separación entre la banca de depósitos y de inversión incluida en la Glass-Steagall Act, de 1933, pareció reivindicar una de las propuestas de Simons, dicha norma estuvo vigente hasta 1999, cuando fue derogada bajo la administración del presidente Bill Clinton”, el mandatario demócrata que asumió en 1992.

En 2019, Milei afirmó: “el modelo de sistema financiero con encaje fraccionario ha convertido a unos economistas en mentirosos y ha dado un suerte de escudo bajo la idea de responsabilidad a pésimos profesionales. Vayamos a un modelo anticorrida tipo Banca Simons y que deje bien en claro quién es quién”.

Milei precisó que se trataría de instalar un “encaje del 100% para los depósitos a la vista (concepto de almacén de valor). Y banca de inversión para los que quieren tasa de interés con títulos que cotizan en el mercado”.

Años atrás, el economista de la UCEMA Jorge Avila explicó que “la propuesta de Simons: divide a la banca comercial en un almacén monetario que recibe depósitos en cuenta corriente con encaje de 100% y presta solamente servicios de liquidez (pagos), y una banca de inversión que, en lugar de aceptar depósitos a plazo, emite cuota-partes e invierte en activos cuyas cotizaciones fluctúan con la Bolsa”.

“La propuesta elimina la perversa asimetría que afecta a los pasivos y activos de la banca tradicional y arroja un sistema estable sin la ayuda de un prestamista de última instancia. Pero como el almacén monetario operaría bajo jurisdicción argentina la probabilidad de que el gobierno le coloque un bono es muy alta”, expresó. Sin embargo, la calificó de “muy extrema” y aclaró que nunca fue aplicada. “Propone una solución ideal que nunca fue llevada a la práctica pues modificaría la esencia del sistema bancario comercial tal como lo conocemos”, indicó Avila.

SEGUIR LEYENDO: