El presente de Boca es inmejorable. A pesar de la última derrota con Racing y la lesión de Darío Benedetto, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto lidera la Superlilga y se ilusiona con trasladar la regularidad y el nivel del torneo local a la Copa Libertadores del próximo año.

Si bien el mercado de pases puede tener serios movimientos en la entidad xeneize, los hinchas se ilusionan con otra vuelta olímpica para consolidar la idea del Mellizo y volver a conquistar el continente.

En ese marco, la marca que viste al club innovó la indumentaria con una camiseta confeccionada con la misma tecnología que la camiseta titular, acorde a la Silueta Slim Fit, permitiendo un calce preciso, similar a una segunda piel, para mayor comodidad durante el desempeño del juego.

En línea con el desarrollo tecnológico característico de la marca y con el objetivo de ofrecer mejores herramientas al jugador, los conjuntos poseen innovación exclusiva. Las AirFlow WeistBand, ayudan a la performance del atleta brindándole mayor rendimiento y respirabilidad; y junto a la metodología Dri-Fit del tejido refuerzan la respiración del cuerpo para mantenerlo seco.  Además, permite la rápida visualización por parte del árbitro en situaciones de sujeción en el juego. Al contacto, estas cintas de color vibrante pueden ser reveladas, colaborando en la toma de decisiones.

En los próximos compromisos es probable que los fanáticos observen a Boca con el uniforme alternativo, que formará parte de la colección que ya se presentó durante este año y lucirá sus 66 estrellas en referencia a la cantidad de títulos obtenidos.

LEA MÁS