Un comercio cerrado en el barrio de Palermo, postal actual de la ciudad de Buenos Aires (Foto: Maximiliano Luna)
Un comercio cerrado en el barrio de Palermo, postal actual de la ciudad de Buenos Aires (Foto: Maximiliano Luna)

El debate sobre la extensión de la cuarentena vuelve a escena, como cada vez que se aproxima el momento de renovar la estrategia para contener el avance del coronavirus. Y en ese marco se desarrolla una pulseada permanente entre los gobiernos de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires.

A 10 días de que venza el plazo de la fase actual de aislamiento (el 17 de julio), se reeditan los mensajes cruzados y las presiones para influir en la determinación que finalmente tomará Alberto Fernández, en coordinación con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof.

En ese marco, el diputado porteño Sergio Abrevaya reclamó que el gobierno de CABA flexibilice el aislamiento porque su realidad es muy diferente a la del conurbano bonaeresene: “En este ratio de contagio (el R es de 1.06), la Ciudad tiene que abrir el comercio. Horacio Rodríguez Larreta se tiene que plantar, está siendo demasiado orgánico”, reclamó en diálogo telefónico con Infobae.

“Hay que decir: ‘Vamos a abrir, tenemos que abrir; si no te gusta, cerraremos el paso con la Provincia’, que dice que los contagiamos...”, disparó como respuesta a las múltiples acusaciones que la administración de PBA realizó contra sus pares de Capital Federal, cuando señalaba que muchos bonaerenses iban a trabajar a los comercios de la Ciudad y volvían contagiados de coronavirus.

Sergio Abrevaya, diputado del GEN
Sergio Abrevaya, diputado del GEN

El legislador porteño tiene claro que no se puede abandonar la estrategia común de la cuarentena, “pero sí tomar algunas decisiones diferentes” porque los escenarios son muy distintos: “La provincia de Buenos Aires es un polvorín, hay muchos más contagiados, pero ellos no testean lo suficiente y se van enterando a medida que hacen los análisis”.

En cuanto al cierre entre jurisdicciones, explicó que “es algo extremo y no se puede condenar a los habitantes de la provincia de Buenos Aires” , pero que va en línea con los pedidos que una y otra vez realizaron el gobernador Kicillof y sus referentes en el ministerio de Salud.

Testeos en la provincia de Buenos Aires (Foto: Franco Fafasuli)
Testeos en la provincia de Buenos Aires (Foto: Franco Fafasuli)

Efectos colaterales

Más allá de lo que indican las curvas de contagios y de víctimas fatales por el coronavirus, hay gráficos que alertan sobre otros riesgos que se potencian con la extensión de una cuarentena rígida. “La catástrofe económica es enorme y está matando de muchas otras cosas”, advirtió Abrevaya en declaraciones a este medio.

En ese sentido, consideró engañosas y desacertadas las tablas que equiparan la caída económica de Argentina con los índices negativos que se registran en otros países desarrollados, que optaron por no aplicar confinamientos tan extensos: “No pueden hacer esas comparaciones... no somos Estados Unidos que se recupera enseguida. Es como decir que Bill Gates perdió el 10% de sus ingresos y compararlo con que un jubilado que cobra la mínima perdió el mismo porcentaje...”.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires tiene la expectativa de reabrir actividades y así lo dejó en claro el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, quien esta mañana -en declaraciones a radio La Red- recordó la promesa que le hicieron a los habitantes de CABA cuando dieron marcha atrás y reforzaron la cuarentena.

“Nosotros nos comprometimos con la ciudadanía a que le pedíamos un nuevo esfuerzo, pero dijimos que si con esto lográbamos bajar el nivel de contagios, íbamos a proponer una estrategia que sea decididamente desandar; por supuesto, con protocolos y en coordinación con la provincia de Buenos Aires “, finalizó.

SEGUÍ LEYENDO