“¡No sientas pena por mí, tengo 84 años!”: la pelea de Powell contra tres enfermedades y el diálogo con el periodista al que su esposa no quería

El ex Secretario de Estado norteamericano murió este lunes luego de contraer COVID-19. Sin embargo, ya luchaba contra una serie de males que atentaban contra su vida. La entrevista final con el hombre del diario The Washington Post que más lo conocía

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, escucha una pregunta durante una conferencia de prensa en Pekín el 25 de octubre de 2004 REUTERS/Claro Cortes IV  CC/FA - RP5DRHYUVYAB/File Photo
El Secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, escucha una pregunta durante una conferencia de prensa en Pekín el 25 de octubre de 2004 REUTERS/Claro Cortes IV CC/FA - RP5DRHYUVYAB/File Photo

Al acercarse la muerte, Colin Powell seguía en condiciones para luchar. “Tengo un cáncer de mieloma múltiple y la enfermedad de Parkinson. Pero más allá de eso estoy bien”, dijo en una entrevista en julio.

Y rechazó las expresiones de pena por su estado. “¡No sientas pena por mí, por Dios! Tengo 84 años”, dijo Powell, que murió el lunes. “No he perdido ni un día de vida luchando contra estas dos enfermedades. Estoy en buena forma”.

A lo largo de 32 años, a partir de 1989, tras la invasión de Estados Unidos a Panamá, realicé unas 50 entrevistas con Powell, que fue el primer jefe del Estado Mayor Conjunto y el primer secretario de Estado afroamericano. La última entrevista fue una llamada telefónica, hace tres meses, el 12 de julio, que duró 42 minutos y fue grabada con el consentimiento de Powell.

Sobre sus visitas al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, dijo: “Tengo que hacerme todo tipo de exámenes y soy un antiguo Jefe del Estado Mayor Conjunto, así que no quieren perderme, por lo que me hacen ir allí todo el tiempo. Me he realizado muchos exámenes y llego allí por mi cuenta. Llego en mi Corvette, me bajo del Corvette y entro al hospital. También voy a una clínica para que me hagan los análisis de sangre. No lo hablo demasiado, pero la mayoría de mis amigos lo saben”.

 El Secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, sostiene un frasco que describió como uno que podría contener ántrax, durante su presentación sobre [Irak] ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York el 5 de febrero de 2003. REUTERS/Ray Stubblebine/File Photo
El Secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, sostiene un frasco que describió como uno que podría contener ántrax, durante su presentación sobre [Irak] ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York el 5 de febrero de 2003. REUTERS/Ray Stubblebine/File Photo

Rápidamente pasamos a temas de defensa y política exterior. Le pregunté por la decisión del presidente Joe Biden de retirar por completo las tropas estadounidenses de Afganistán. “Pensé que teníamos que salir de allí en algún momento”, dijo Powell. “[No] podemos vencer a estos tipos. Acabemos con ellos. En Afganistán, nunca vas a ganar. Los afganos van a ganar. Tienen cientos de personas dispuestas a luchar y morir por este país suyo. Por eso no tengo ningún problema en que salgamos de allí. No podemos pasar de 100.000 [tropas estadounidenses] a unos pocos cientos y pensar que eso va a durar”.

En un momento de nuestra llamada telefónica, Alma Powell, su esposa, lo llamó. “Espera un momento”, me dijo. “¡Estoy al teléfono, Alma!”, le dijo gritando, y luego en un susurro añadió: “Nunca le gustó que hablara contigo, pero aquí estamos”.

El general Norman H. Schwarzkopf, comandante en jefe del Mando Central de Estados Unidos, consulta con el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Colin Powell, mientras ambos participan en una reunión sobre la coalición militar aliada durante la operación Escudo del Desierto en Arabia Saudí en 1991.  Tech. Sgt. H. H. Deffner/U.S. Army/Handout via REUTERS
El general Norman H. Schwarzkopf, comandante en jefe del Mando Central de Estados Unidos, consulta con el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Colin Powell, mientras ambos participan en una reunión sobre la coalición militar aliada durante la operación Escudo del Desierto en Arabia Saudí en 1991. Tech. Sgt. H. H. Deffner/U.S. Army/Handout via REUTERS

En las memorias de Powell, “My American Journey”, contó cómo habíamos hablado él y yo en 1989. Escribió en su libro que mi historia en The Washington Post al día siguiente “no era inexacta, pero tampoco era útil”. Y añadió: “Seguí tratando con Woodward, aunque Alma me advirtió que lo hiciera con cuidado”.

Sus reflexiones sobre Afganistán fueron una de las varias cavilaciones sobre temas de política exterior de actualidad.

¿Cómo puede alguien pensar que Corea del Norte encontraría la manera de atacarnos sin que los destruyéramos a la mañana siguiente?”, dijo. “¿Cómo puede alguien pensar lo mismo de Irán? Irán y Corea del Norte no pueden ser nuestros enemigos porque no pueden soportar los resultados de un conflicto así. ¿Vamos a estar aterrorizados por esta gente? No. ¿Se atreverían?”.

“Pero a veces enfrentas a un líder que es suicida”, dije.

Cierto. Cierto... Los chinos no van a dejar que empecemos una guerra con Corea del Norte. Ellos aman a Corea del Norte. Quieren a Corea del Norte. Yo no. Corea del Norte no me molesta. Dejemos que el pequeño imbécil [Kim Jong Un] tenga sus desfiles y demás. Nunca intentará atacarnos porque sabe que sería un suicidio asistido”.

Y lo mismo pensaba de Irán. Me sentí de la misma manera en su mayor parte sobre Rusia. No pueden permitírselo. Tienen 145 millones de personas. Nosotros tenemos 330 millones de personas”.

El Secretario de Estado estadounidense Colin Powell (izq.) y el presidente iraquí Ghazi Yawar se dirigen a los periodistas en la sede del gobierno iraquí en Bagdad el 30 de julio de 2004.  REUTERS/Elizabeth Dalziel/Pool/File Photo
El Secretario de Estado estadounidense Colin Powell (izq.) y el presidente iraquí Ghazi Yawar se dirigen a los periodistas en la sede del gobierno iraquí en Bagdad el 30 de julio de 2004. REUTERS/Elizabeth Dalziel/Pool/File Photo

Volvimos a uno de los momentos decisivos de su vida y hablamos de cómo la primera Guerra del Golfo había durado sólo 42 días. El componente terrestre de la guerra duró sólo cuatro días antes de que el presidente George H.W. Bush declarara un alto el fuego. Las fuerzas estadounidenses y de la coalición invadieron Kuwait y el sur de Irak, destruyeron el ejército de Saddam Hussein, derrotaron a la Guardia Republicana iraquí, dictaron los términos de la paz y mataron a decenas de miles de iraquíes. Kuwait fue liberado. Las bajas estadounidenses fueron 137 muertos en acción y siete desaparecidos en acción.

Eso es casi todo”, dijo Powell. “Hubo otros doscientos muertos en accidentes”.

En general, dadas las pocas bajas estadounidenses, dijo sobre la guerra: “Estoy tan orgulloso que no puedo ver bien”.

Powell continuó: “Antes de que comenzara la guerra terrestre, fui a una reunión en la Casa Blanca y aparté a [el Secretario de Defensa Richard B.] Cheney y al presidente. Y les dije: ‘Saben, tengo que decirles algo, la [guerra] terrestre está a punto de comenzar. Y tengo que advertirlos un poco: cuando perdemos un avión, se estrella y pierdo a un hombre. Si le dan a un tanque, verán a cuatro tipos ardiendo salir de él y verán cosas terribles en la guerra terrestre que nunca verán en la guerra aérea. Así que prepárense para eso y prepárense para responder a ello y defendernos cuando estemos en una guerra terrestre’. No sabía que iba a ser tan fácil ni tan bien preparado como lo fue. Y se lo tomaron en serio”.

El presidente estadounidense George W. Bush mira hacia el secretario de Estado Colin Powell, junto al secretario de Defensa Donald Rumsfeld, durante una ceremonia de firma en la Casa Blanca de una ley que proporcionará 87.500 millones de dólares para intentar dar un giro a la ocupación de Irak tras meses de derramamiento de sangre. 6 de noviembre de 2003. REUTERS/Kevin Lamarque
El presidente estadounidense George W. Bush mira hacia el secretario de Estado Colin Powell, junto al secretario de Defensa Donald Rumsfeld, durante una ceremonia de firma en la Casa Blanca de una ley que proporcionará 87.500 millones de dólares para intentar dar un giro a la ocupación de Irak tras meses de derramamiento de sangre. 6 de noviembre de 2003. REUTERS/Kevin Lamarque

Mencioné que en una clase de periodismo que dicto, uno de los alumnos preguntó: “¿Qué consigue la verdad?”.

Esto da miedo”, dijo Powell. “Me acaba de asustar si esto es lo que dicen y piensan nuestros hijos. ¿De dónde lo sacan? ‘¿De los medios de comunicación?”. Suspiró. “Son tiempos extraños. Es una época extraña. Es un tiempo que ha sacudido muchas jaulas”.

El presidente Donald Trump no fue reelegido, señaló, “pero Trump se niega a reconocer que no fue reelegido. Tiene gente que lo acompaña en eso”.

¿Y la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos?

Fue horrible. Iba a derrocar al gobierno”.

Le pregunté a Powell: “¿Quién ha sido el mejor hombre, mujer o persona que ha conocido? No un líder, no necesariamente, sino la persona interior. Ya sabes, la brújula moral, el sentido del decoro, el sentido de la verdad importa. ¿Quién es eso en toda tu vida? ¿Quién?”

Es Alma Powell”, dijo inmediatamente. “Ella estuvo conmigo todo el tiempo. Hemos estado casados 58 años. Y soportó muchas cosas. Cuidó de los niños cuando yo estaba, ya sabes, corriendo por ahí. Y siempre estaba ahí para mí y me decía: ‘No es una buena idea’. Normalmente tenía razón”.

(C) The Washington Post.-

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Por qué la Ley de Economía Circular es una oportunidad para proteger al planeta

La norma sancionada por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires busca el desarrollo sostenible sin generar impacto en el calentamiento global. Los detalles

EEUU recomendó la dosis de refuerzo de la vacuna a toda la población adulta

Así, quienes recibieron las vacunas de Pfizer/BioNTech o Moderna podrán inyectarse la dosis de refuerzo seis meses después de la segunda dosis y quienes recibieron la dosis única de Johnson&Johnson podrán administrarse la segunda dosis dos meses después de la primera

Por llegada de Luis Pérez al Pacto Histórico, Margarita Rosa de Francisco le pide cuentas a Gustavo Petro

La actriz y figura pública exigió al senador y precandidato claridad con respecto a la presencia del exgobernador de Antioquia en las toldas del movimiento alternativo

Casi la mitad de los hogares en Latinoamérica ganan menos que antes de la pandemia

La situación ha mejorado a medida que los países relajaron las medidas de confinamiento y avanzaron las campañas de vacunación, pero la tasa de empleo regional es 11 puntos porcentuales inferior a la que tenían antes de la llegada del coronavirus

“Es el presidente más chillón”: la contundente crítica de Chumel Torres contra AMLO

El presentador de “El Pulso de la República” también rescató la polémica entre el presidente y Carmen Aristegui, pues señaló una actitud “dictatorial” tras los ataques contra la periodista y el reportaje que cuestionó uno de los programas insignia de este gobierno: Sembrando Vida
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR