Cómo ver El juego del calamar si odias la violencia

Hay estrategias que pueden ayudar a hacer la experiencia más tolerable

Deok Soo en El juego del calamar. (foto: Marca)
Deok Soo en El juego del calamar. (foto: Marca)

Kaitlyn Witman tenía grandes planes para un maratón de “Great British Bake Off”: horas de un programa que generalmente se describe como un placer reconfortante. Su intención era pasar directamente por “Squid Game” (El juego del calamar), el nuevo programa número 1 de Netflix. Pero sus compañeros de trabajo -como los de todo el mundo- no paraban de hablar de él. “Así que mordí el anzuelo y vi el primer episodio”, dice Witman, de 31 años, ejecutiva de marketing en Seattle. “Tardé una semana en recuperarme”.

Aun así, se sintió obligada a seguir viéndolo para tener algo que comentar en el trabajo. Después del cuarto episodio, tenía una petición para este reportero: “Deséame suerte” con el resto de la ultraviolenta y perturbadora serie.

Witman no es la única persona que está viendo a regañadientes “Squid Game”, una serie surcoreana que enfrenta a personajes empobrecidos en una batalla al estilo de “Los Juegos del Hambre” en la que el ganador se lo lleva todo. La serie se ha convertido en un fenómeno cultural, lo que ha llevado a algunos a encenderla y a taparse los ojos durante las partes más espeluznantes, sólo para poder seguir el ritmo en la nevera o en Instagram (te miro a ti, memes de “Luz roja, luz verde”).

Es natural querer sintonizar un programa para estar al tanto de algo de lo que aparentemente todo el mundo habla, dice Kent Bausman, profesor de sociología de la Universidad de Maryville en San Luis. Sus alumnos le han estado persuadiendo para que viera “Squid Game” desde que se estrenó, y la semana pasada le dio una oportunidad, y estaba ansioso por informar a su clase de que le parecía “muy buena”. “Tendremos nuestro momento de unión cultural”, predijo al hablar de la serie con sus alumnos.

Aun así, ver la serie no es necesariamente divertido para todos. Si te encuentras entre los espectadores reticentes de “El juego del calamar” -o de cualquier otro programa que ponga a prueba tu capacidad emocional-, a continuación te explicamos por qué la violencia televisiva nos afecta tanto, además de consejos para mantenerte firme como no espectador o, si decides verlo, trucos para hacerlo más tolerable.

Cómo y por qué nos afecta ver violencia

El Consejo de Padres de Televisión y Medios de Comunicación advirtió recientemente que el “increíblemente violento” “El juego del Calamar” debería estar en el radar de los padres, porque los niños están encontrando formas de verlo y también están expuestos a memes violentos. Pero aunque los niños tienden a ser los más afectados por los programas de televisión violentos, y a menudo son el foco de preocupación cuando se trata de programas como “Squid Game”, el contenido violento también puede afectar a los adultos.

Personaje de El Juego del Calamar cuidando a los prisioneros (foto: Gluc.mx)
Personaje de El Juego del Calamar cuidando a los prisioneros (foto: Gluc.mx)

“Las investigaciones demuestran que la exposición a los medios de comunicación violentos aumenta los pensamientos agresivos”, afirma Brad J. Bushman, profesor de comunicación de la Universidad Estatal de Ohio que estudia las causas, consecuencias y soluciones de la agresión y la violencia humanas. “Aumenta los sentimientos de ira. Aumenta la excitación fisiológica, como el ritmo cardíaco y la presión arterial”. Además, dice, ver televisión violenta “disminuye los sentimientos de empatía y compasión por los demás. Hace que la gente se insensibilice ante el dolor y el sufrimiento de los demás, lo que los investigadores llaman insensibilización, y disminuye los comportamientos prosociales como ayudar a los demás, cooperar y compartir cosas.”

Incluso una breve exposición a la violencia en los medios de comunicación puede aumentar el pensamiento y el comportamiento agresivo, dice Bushman, pero las consecuencias empeoran con la duración. “Es como fumar cigarrillos”, dice. “Probablemente fumar uno no te provoque cáncer de pulmón, pero igualmente te hará daño, y cada cigarrillo tiene un efecto acumulativo con el tiempo”.

Por supuesto, no todos los que ven un programa de este tipo se vuelven violentos, pero sus sentimientos de malestar pueden perdurar. Podría provocar ansiedad, depresión o pesadillas a largo plazo, dice la psiquiatra Carole Lieberman, de Beverly Hills. “Al mismo tiempo, tiene una cualidad adictiva que te hace volver a por más, como cuando no puedes dejar de mirar un terrible accidente de coche en el arcén”.

Lieberman señala que “Squid Game” es “muy perturbador, más por sus grotescos primeros planos de moribundos desesperados por el dinero que por la violencia real que vemos en los juegos”. Le preocupa que el programa pueda tener efectos de propagación especialmente preocupantes ahora, cuando nuestra sociedad ya está en vilo tras un par de años tumultuosos. “No todo el mundo se convierte en un asesino en serie, pero la agresividad puede manifestarse en forma de rabia en la carretera, en el aire, en la violencia doméstica, etc.”, dice. Además, “cuantas más horas de medios violentos vemos, más nos convencemos de que vivimos en un mundo mezquino”.

Pero, ¿por qué nos afecta tanto ver algo que sabemos que es un montaje? Bushman lo compara con la realidad virtual. Ha observado a personas con auriculares 3D que intentan caminar por una fina tabla que se extiende sobre un cañón virtual. Algunos se asustan demasiado para dar un solo paso. “La gente sabe con seguridad que no hay un cañón debajo de ellos, pero están aterrorizados”, dice. “Estamos programados para evitar la violencia. Si nuestros antiguos antepasados ignoraron al tigre de dientes de sable, no transmitieron sus genes a la siguiente generación. Las señales violentas captan inmediatamente nuestra atención, y aunque nuestra corteza prefrontal nos diga que no es real, las partes antiguas de nuestro cerebro no lo saben.”

Cómo mantener tu decisión de no ver

Si realmente no quieres ver un programa incómodo como “El juego del calamar”, los expertos dicen que no debes forzarte, por mucho que te preocupe que tu moneda social baje.

“Yo recomendaría reconocer y validar tus emociones y luego recordarte a ti mismo por qué tomaste la decisión”, dice Jessica Tappana, trabajadora social clínica licenciada y directora de Aspire Counseling en Columbia, Mo. Por ejemplo, sugiere decirse a sí mismo: “La violencia me molesta, y no necesito una razón para sentirme así. También me siento excluido cuando no entiendo lo que los demás hablan. Ambas cosas pueden ser ciertas”.

La filosofía de Tappana: “Simplemente hazte cargo de tu verdad personal de que no disfrutas del programa”. A veces, deja caer comentarios tontos en la conversación, como “Sí, una vez más, soy la única que no entiende las referencias”, de forma que quede claro que está bromeando. El tono es importante, dice. No quieres dar la impresión de estar juzgando a los demás por ver estos programas.

Otro consejo: céntrate en lo que tienes en común con quién está hablando de un programa de televisión que no has visto, sugiere Tappana. “A veces, incluso puedo buscar oportunidades para cambiar la conversación”, dice. “Pero, sin duda, habrá momentos en los que los demás sientan que están compartiendo chistes internos. Recuérdate mentalmente los momentos en los que sí te sientes conectado con esas personas, y luego quizá busques más oportunidades para buscar esos momentos.”

Ali Abdul en El juego del calamar. (foto: La República)
Ali Abdul en El juego del calamar. (foto: La República)

Trucos para facilitar la observación

Si estás decidido a soportar un espectáculo sangriento o violento, por muy a regañadientes que sea, los expertos dicen que hay estrategias que pueden ayudar a hacer la experiencia más tolerable. Tenga en cuenta estos consejos:

Lee la sinopsis con antelación. A continuación, vea sólo las partes no violentas del programa, sugiere Lieberman. De este modo, podrás estar al tanto de la trama con tus amigos, pero no tendrás que soportar las escenas que te molestan. Otra idea: Verla con alguien que pueda contarte (de forma atenuada) lo que ocurrió durante las partes violentas, durante las cuales puedes salir de la habitación.

Concéntrese en las esquinas de la pantalla. Cuando Bausman se esfuerza por ver un programa violento, se lleva las manos a los ojos y se limita a observar las esquinas de la pantalla. “Te das cuenta de lo que pasa” a través de tu visión periférica, dice, de una forma mucho más aguada y soportable. Cuando pase la escena, suelta las manos y sigue viendo como siempre.

Piensa en otra cosa durante las partes estresantes. “Por ejemplo, podría componer mentalmente un correo electrónico para un compañero de trabajo que pienso escribir al día siguiente”, dice Tappana. O puedes repasar la lista de la compra y luego reflexionar sobre lo que quieres hacer el fin de semana. La clave es que distraigas a tu cerebro con algo inofensivo.

Míralo en pequeñas dosis y no de golpe. Aunque Bausman disfrutaba de “Squid Game”, hacía pausas entre los episodios para recalibrar. Recuerda: Que puedas inhalar una serie de una sola vez no significa que tengas que hacerlo, o que hacerlo sea la opción más saludable.

Encuentra una forma de conectarte a tierra en el momento presente. “Puede que me agarre a una almohada, notando el tacto de la misma”, dice Tappana. O, si se trata de una escena especialmente intensa, utiliza la técnica de conexión a tierra 5-4-3-2-1, que consiste en nombrar: cinco cosas que puedes ver a tu alrededor en ese mismo momento; cuatro cosas que puedes sentir; tres cosas que puedes oír; dos cosas que puedes oler; y una cosa que puedes saborear.

Inventa una historia de fondo para los personajes “terroríficos”. A menudo, el programa que estás viendo ya te habrá revelado algo sobre la vida de los personajes. Me gusta tratar de inventar una historia de fondo que me ayude a sentir cierta empatía por los personajes “malos””, dice Tappana. “Me dan mucho menos miedo cuando siento compasión por ellos”.

Hablemos de ello. Albert Bonfil, director de Cognitive Behavioral Therapy Los Angeles, no recomienda intentar hacer más tolerables los medios incómodos: la “evitación emocional”, como él la describe, no suele ser útil. Recomienda recordar primero la intención de los cineastas. “Si el tema es difícil, probablemente deberías sentir emociones difíciles en respuesta a él”, dice. Otra forma de procesar lo que acabas de ver es comentarlo con otras personas. “Habla con otras personas sobre sus reacciones”, dice. “Hablar de ello puede ayudarte a comprender mejor el tema, o a alcanzar algún tipo de objetivo superior al que probablemente perseguía el cineasta”.

(c) 2021, The Washington Post

SEGUIR LEYENDO:




Últimas Noticias

TE PUEDE INTERESAR