Tráfico de opio y terror, los motores que impulsaron a los talibanes y allanaron su camino a Kabul

Los extremistas islámicos fueron conquistando pueblo por pueblo en Afganistán. En cada uno de ellos imponían su interpretación religiosa. Drogas y comercio clandestino de armas, su fuente de financiación

Un miembro de los extremistas talibanes monta guardia mientras la gente camina en la puerta de entrada del aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán (Reuters)
Un miembro de los extremistas talibanes monta guardia mientras la gente camina en la puerta de entrada del aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán (Reuters)

Tras dos décadas de lucha en Afganistán, los talibanes están tomando el poder por primera vez desde 2001.

La fuerza fundamentalista que pretende instaurar la ley islámica ha arrasado todo el país, invadiendo una ciudad tras otra hasta Kabul luego de que Estados Unidos hubiera retirado sus tropas este verano.

Cientos de miles de civiles están huyendo, desencadenando una crisis humanitaria que podría extenderse por todo el mundo. Los que se han quedado se enfrentan a la vuelta del gobierno extremista bajo la interpretación del Islam de los talibanes. Los militantes han cerrado las escuelas de niñas, han prohibido los teléfonos inteligentes en algunos lugares y han obligado a los jóvenes a unirse a sus filas, dicen.

¿Qué son los talibanes?

Los talibanes llegaron al poder en Afganistán en los años 90, formados por guerrilleros que expulsaron a las fuerzas soviéticas la década anterior. La mayoría de sus miembros son pastunes, el mayor grupo étnico del país.

Su fundador, Mohammad Omar, comandante de la resistencia antisoviética, lanzó el movimiento en 1994 para asegurar la ciudad de Kandahar, en el sureste del país, plagada de crimen y violencia. La visión de justicia de los talibanes les ayudó a acumular poder. “En aquel momento, la gente quería realmente ley y orden, y no había ninguno”, dijo Kamran Bokhari, del Newlines Institute, un grupo de expertos en política exterior.

Un fundamentalista islámico talibán posa fuera del Ministerio del Interior en Kabul, luego de la caída del gobierno afgano y la toma de poder por parte de los extremistas (Reuters)
Un fundamentalista islámico talibán posa fuera del Ministerio del Interior en Kabul, luego de la caída del gobierno afgano y la toma de poder por parte de los extremistas (Reuters)

En el otoño de 1996, los talibanes tomaron Kabul y declararon el país emirato islámico. El gobierno talibán fue brutal y represivo. Las mujeres prácticamente no tenían derechos, se les prohibía la educación y se les obligaba a llevar ropa que les cubriera todo el cuerpo. La música y otros medios de comunicación estaban prohibidos.

La ideología de los talibanes era similar a la de su homóloga Al Qaeda, aunque sus intereses se limitaban a gobernar Afganistán. A cambio de ayuda en la lucha contra los grupos alineados con el gobierno del país, los líderes talibanes dieron cobijo a Osama bin Laden y a otros miembros de Al Qaeda implicados en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Una coalición liderada por Estados Unidos derrocó al régimen ese mismo año.

A finales de julio de 2015, el gobierno afgano confirmó que Omar había muerto en abril de 2013 en Karachi, Pakistán.

¿Cómo recuperaron los talibanes su fuerza?

Tras ser expulsados, los talibanes se dispersaron. Algunos líderes encontraron refugio en Pakistán, donde empezaron a fortalecerse con la ayuda de los cuerpos de seguridad pakistaníes. En Afganistán, la presencia de las fuerzas estadounidenses contribuyó a proporcionar a los talibanes un grito de guerra anticolonialista para reclutar adeptos. También lo hizo la corrupción en el gobierno afgano.

El Aeropuerto Internacional de Kabul vivió escenas de desesperación al verse miles de personas intentar huir del país ante la toma del poder por parte de los talibanes (Reuters)
El Aeropuerto Internacional de Kabul vivió escenas de desesperación al verse miles de personas intentar huir del país ante la toma del poder por parte de los talibanes (Reuters)

Desde hace dos décadas, el movimiento talibán ha ido avanzando poco a poco, pueblo a pueblo”, afirma Robert Crews, experto en Afganistán de la Universidad de Stanford. “Es un tipo de juego terrestre muy sofisticado de movilización de base”.

Los militantes también reponen sus filas mediante una campaña de miedo y violencia. Asesinaron a personas que se alistaron en las fuerzas policiales o en el ejército nacional. Los intelectuales públicos, los periodistas, las figuras de los medios de comunicación y otras personas que representan el rostro joven de la sociedad civil afgana también fueron objeto de ataques.

Las tropas afganas, cuyas filas se ven afectadas por la incompetencia y la corrupción, se han marchitado ante la incursión de los talibanes.

La gente se pregunta: ‘¿Quiero morir por una administración que no ha enviado municiones a mi unidad? No nos han pagado en meses, no tenemos comida. Ahora los americanos se han ido’”, dijo Crews. “Parece un poco desesperante”.

¿Cómo se financian y arman los talibanes?

Los talibanes se financian de diversas fuentes. Parte del dinero procede del comercio de opio y del tráfico de drogas, o de otros delitos como el contrabando. El grupo grava y extorsiona a granjas y otros negocios. Los militantes participan a veces en secuestros para obtener rescates.

El grupo también recibe donaciones de un amplio abanico de benefactores que apoyan su causa o lo consideran un activo útil, según los expertos.

No es que necesiten mucho dinero para operar”, dijo Bokhari. “No viven en grandes casas. No llevan ropa elegante. El mayor gasto es el salario y las armas y el entrenamiento”.

Las armas son fáciles de conseguir en una región inundada de ellas. Algunas son donadas, otras compradas. Muchas son robadas.

A medida que el ejército nacional de Afganistán se ha ido plegando”, dijo Crews, “uno de los primeros movimientos que han hecho los talibanes al entrar en un nuevo territorio es ir a un cuartel general del gobierno, detener o matar a esas figuras, abrir las cárceles y luego ir a las bases del gobierno y apoderarse de las armas”.

En algunas zonas tribales, incluso en Pakistán, ha surgido una “industria artesanal” de fundiciones donde los trabajadores fabrican rifles de asalto, según Bokhari.

¿Cuál es el objetivo de los talibanes?

El objetivo de los talibanes es sencillo, según los expertos: recuperar lo que el grupo perdió a principios de la década de 2000.

Quieren que su emirato islámico vuelva al poder”, dijo Crews. “Quieren su visión de la ley islámica”.

Y continuó: “No quieren un parlamento. No quieren política electoral. Tienen un emir y tienen un consejo de mulás, y esa es la visión que consideran mejor para el Islam”.

No parece haber un único líder de los talibanes, sino que el grupo parece tener varios líderes principales.

No está claro si la vida bajo el gobierno talibán será igual que en la década de 1990. Hay pocas dudas de que el grupo quiere confinar a las mujeres en sus casas, acabar con la educación mixta y devolver una sociedad con la ley islámica en el centro.

Pero en las dos últimas décadas ha florecido una sociedad civil que antes no existía. Las mujeres han asumido cargos públicos no sólo en Kabul, sino también en ciudades más pequeñas. Los teléfonos móviles y las redes sociales son habituales. Los expertos se preguntan si los talibanes serán capaces de gobernar a una población que ha cambiado.

Hay mucha gente que está mejor conectada con el mundo a través de las redes sociales y dice: ‘Oye, ¿por qué no podemos tener una vida así'“, dijo Crews. “¿Qué harán con una sociedad que cree en el pluralismo y no cree en la monopolización del poder? ¿Hasta qué punto la violencia talibán silenciará esas voces?”.

(C) The Washington Post.-

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR