El escándalo de los “bebés Barwin”: un especialista en fertilidad utilizó su propio esperma para embarazar a sus pacientes

La demanda colectiva contra el médico Norman Barwin crece. Denuncian que habría más de 500 casos

El médico Norman Barwin
El médico Norman Barwin

Dan y Davina Dixon intentaron durante años tener un hijo sin éxito. Pero tras recurrir a la ayuda de un médico especialista en fertilidad, Davina dio a luz a una niña en 1990. La llamaron Rebecca.

Durante más de dos décadas, la familia Dixon creyó que Dan era el padre biológico de Rebecca. Pero una prueba de ADN realizada cuando tenía 20 años reveló que Rebecca era en realidad la hija del médico de fertilidad que había ayudado a los Dixon décadas antes: Norman Barwin.

En 2016, los Dixon demandaron a Barwin, que dirigió una clínica de fertilidad en Canadá durante décadas. En los últimos cinco años, su demanda ha crecido a medida que han surgido más ex pacientes de Barwin. Ahora, unas 200 personas forman parte de la demanda colectiva, alegando que Barwin utilizó el esperma equivocado -a veces incluso el suyo propio- al inseminar artificialmente a al menos 100 pacientes.

Incluyendo a Rebecca, 17 personas han descubierto mediante pruebas de ADN que el médico de fertilidad de Ottawa es su padre biológico y que son lo que se conoce como “bebés Barwin”. Otros más de 80 desconocen la identidad de su padre biológico, pero han descubierto que no es el hombre cuyo esperma se supone que se utilizó en su concepción.

El miércoles, los Dixon, en nombre de otros cientos de pacientes anteriores y de sus hijos, llegaron a un acuerdo provisional para resolver su caso con el antiguo médico por 10,7 millones de dólares. El acuerdo propuesto aún no ha sido aprobado por el Tribunal Superior de Ontario, pero está previsto que un juez lo revise en noviembre.

Barwin no ha admitido ninguna infracción como parte del acuerdo del miércoles. Ha negado y sigue negando todas las reclamaciones de los demandantes”, dice el documento de 74 páginas. En el acuerdo, Barwin dijo que decidió llegar a un acuerdo para evitar gastar más tiempo y dinero en la lucha contra el caso.

Contactado por The Washington Post, el abogado de Barwin declinó hacer comentarios.

Para los Dixon, todo comenzó a desenredarse en 2016, dijeron en su demanda. Alrededor de febrero de ese año, Davina Dixon vio una publicación en Facebook en la que se decía que era inusual que dos personas con ojos azules tuvieran un hijo con ojos marrones, que era el caso de su familia.

Davina concertó una cita con su médico, que le sugirió una prueba de ADN. Ésta confirmó que Dan no era el padre biológico de Rebecca.

“Cuando me enteré, me sentí disociada de mi cuerpo y de mi cara”, dijo Rebecca en 2016. “Cuando me miraba en el espejo, sentía que de repente no era mi cara. Rasgos de mí misma que siempre me habían gustado, o que simplemente consideraba míos parecían pertenecer a otra persona, y no sabía quién era.”

“Mi mundo se ha puesto patas arriba”, añadió Dan Dixon. “Rebecca es nuestra hija, pero no es nuestra hija. Lo es, pero no lo es. Y por eso todo es diferente”.

Los Dixon empezaron a investigar y, mientras lo hacían, “no pudieron evitar darse cuenta de que Rebecca tenía un asombroso parecido físico con el doctor Barwin”, dice la familia en la demanda.

A través de Facebook, Rebecca conoció a otra mujer concebida en la clínica de Barwin en Ottawa. Cuando conectaron, Kat Palmer ya había utilizado un sitio web de ancestros para rastrear sus raíces hasta Barwin y, tras incitarle a hacerse una prueba de ADN, confirmó que era su padre biológico, según la demanda.

Rebecca Dixon y Kat Palmer se sometieron a sendas pruebas de ADN, que confirmaron que eran medio hermanas con el mismo padre biológico.

Después de que la prueba confirmara que Palmer era hija de Barwin, el médico le dijo que no sabía cómo era posible, pero admitió a su padre, Lyon Palmer, que había utilizado su propio esperma para probar un contador de esperma, según el artículo de 2016 de Canadian Broadcasting Corp.

“Eso no tenía sentido”, dijo Lyon Palmer.

En los correos electrónicos enviados a los Palmer, Barwin afirmó que la confusión fue involuntaria, según el artículo.

En 2019, los reguladores médicos canadienses despojaron a Barwin de su licencia médica tras determinar que había cometido una mala conducta profesional. Se declaró sin oposición y se le ordenó pagar una multa de 8.619 dólares. Antes de fallar, los reguladores contrataron a un experimentado ginecólogo-obstetra que practica la medicina de la fertilidad para revisar el caso de Barwin. El ginecólogo concluyó que Barwin causó un “daño evitable” al inseminar a docenas de mujeres con el esperma equivocado, algunas con el suyo propio.

El abogado que representa a los Dixon, Peter Cronyn, calcula que entre 1973 y 2012, Barwin inseminó a unas 500 pacientes que llegaron a tener hijos, por lo que el número de demandantes podría crecer más allá de las más de 200 personas incluidas en la demanda colectiva.

Lo máximo que se puede obtener en virtud del acuerdo del miércoles son unos 40.160 dólares, reservados a los pacientes que tengan pruebas de ADN que demuestren que su hijo no es hijo del padre previsto. Los pacientes que dieron a Barwin su esperma para que lo guardara, sólo para que lo utilizara para inseminar a alguien sin su conocimiento, pueden reclamar hasta unos 20.080 dólares. Los hijos biológicos de esos pacientes pueden recibir hasta 32.130 dólares.

Entre 1973 y 2012, Barwin inseminó a unas 500 pacientes que llegaron a tener hijos, por lo que el número de demandantes podría crecer más allá de las más de 200 personas incluidas en la demanda colectiva.
Entre 1973 y 2012, Barwin inseminó a unas 500 pacientes que llegaron a tener hijos, por lo que el número de demandantes podría crecer más allá de las más de 200 personas incluidas en la demanda colectiva.

Y 75.000 dólares se destinarán a la creación de una base de datos de ADN, que sería gestionada por Orchid PRO-DNA, que afirma ser la mayor empresa de pruebas de identificación de ADN de Canadá. La base de datos funcionaría desde el 3 de agosto hasta el 15 de febrero de 2022, y permitiría a los niños nacidos fuera de la clínica de Barwin identificar a sus padres biológicos, obtener sus historiales médicos y encontrar medios hermanos.

En un comunicado, Cronyn calificó el acuerdo de innovador y sin precedentes. Pero otros médicos especialistas en fertilidad han sido acusados de acciones similares.

En Las Vegas, docenas de personas han acusado a un médico de fertilidad que solía proclamarse el “médico del año” de inseminar en secreto a pacientes con su esperma mientras recibían tratamiento en un hospital de mujeres. La historia fue objeto del documental de la HBO “Baby God”, estrenado el año pasado.

El médico, Quincy Fortier, murió en 2006 a los 94 años. Nunca se le acusó de un delito, y nunca admitió haber actuado mal ni perdió su licencia médica, informó The Washington Post.

En Nueva York, un ginecólogo y obstetra inseminó artificialmente a una mujer con su propio esperma en 1983, cuando había prometido utilizar un donante anónimo, según una demanda federal presentada en mayo y recogida por el Miami New Times. En la demanda, la mujer que dio a luz a su hijo le acusó de lo que llama “violación médica”.

En el caso del médico canadiense, Rebecca Dixon dijo en 2016 cuando presentó su demanda que era bueno hacer público lo sucedido. “Siento muy fuertemente que los secretos se sienten vergonzosos”, dijo Rebecca, según la CBC. “Una de las razones por las que me siento aliviada cada vez que le cuento esto a alguien en mi vida (...) es que me quita ese sentimiento de vergüenza”.

SEGUIR LEYENDO: