Patrullas de helicópteros AH-64 Apache vuelan por el este de Afganistán (U.S. Army /Sgt. Kap Kim, Combined Joint Task Force-10 Public Affairs)
Patrullas de helicópteros AH-64 Apache vuelan por el este de Afganistán (U.S. Army /Sgt. Kap Kim, Combined Joint Task Force-10 Public Affairs)

Rusia ha estado cultivando lazos con los talibanes para aumentar su influencia en Afganistán tres décadas después de que la derrota humillante de Moscú contribuyera a acelerar el colapso de la Unión Soviética.

El compromiso ruso con los militantes llamó la atención cuando el Kremlin invitó a representantes talibanes a Moscú para una reunión. Esa invitación fue rescindida, al menos temporalmente, luego de que el gobierno afgano se opusiera diciendo que debía tomar la iniciativa en cualquier conversación.

Pero el embrollo diplomático dejó al descubierto el esfuerzo del Kremlin para reafirmarse en Afganistán, una iniciativa que ha incluido contactos discretos con líderes talibanes y una acumulación militar a lo largo del extremo norte del país.

Moscú también ha tratado de reclamar su papel como agente regional de poder, convocando reuniones secretas con Estados Unidos, Irán, Pakistán, India y China y buscando asegurar cualquier final al conflicto que se adapte a los intereses rusos.

Según dijeron los analistas, es parte de una estrategia el hecho de proteger el flanco sur de Rusia del surgimiento del Estado Islámico en Asia Central y protegerse contra la posibilidad de una abrupta salida de Estados Unidos de Afganistán después de 17 años de guerra.

La táctica rusa es una inversión política relativamente modesta que aún podría generar dividendos enormes, ya que Moscú intenta demostrar su peso global. "Apoyar a los talibanes en pequeña escala es una póliza de seguro para el futuro", dijo Artemy Kalinovsky, un académico de historia de Asia Central en la Universidad de Amsterdam.

El general John Nicholson Jr., que recientemente renunció como comandante de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán, dijo que Moscú está tratando de "abrir una brecha" entre Estados Unidos y sus socios de la coalición.

"Sabemos que Rusia está intentando socavar nuestras ganancias militares y años de progreso militar en Afganistán y que sus socios cuestionen la estabilidad del país", afirmó en una entrevista reciente.

A medida que Rusia ha aumentado su perfil, ha habido denuncias, no demostradas pero persistentes, de Nicholson y otros altos funcionarios de Estados Unidos de que el Kremlin ha proporcionado pequeñas armas a los talibanes, o al menos ha tolerado un suministro de armas rusas a los militantes de Asia Central. Rusia ha negado tales acusaciones.

Los funcionarios estadounidenses dudan de que Moscú esté tratando de ayudar a asegurar la victoria de los militantes, los sucesores de los guerrilleros mujahedines que lucharon contra las tropas soviéticas en los años ochenta. En cambio, apuntaron los funcionarios, Rusia está tratando de fortalecer su propia posición sin provocar a Estados Unidos, y unas cuantas cajas de Kalashnikovs pueden facilitar las reuniones y establecer relaciones sin alterar el campo de batalla.

El regreso de Rusia se produce cuando la administración Trump lucha por revertir el prolongado resurgimiento de los talibanes e impulsar a los militantes hacia un acuerdo. Si bien una misión militar más expansiva ha ayudado a las fuerzas afganas a defender áreas pobladas, vastas franjas del país siguen siendo zonas prohibidas.

En agosto, los militantes invadieron temporalmente una capital provincial, subrayando la fragilidad del control del gobierno afgano sobre el país.

En ese contexto, los funcionarios estadounidenses temen que la intervención del Kremlin pueda complicar, si no dañar, el esfuerzo por fomentar las conversaciones de paz al brindar a los militantes nuevas vías de apoyo reduciendo así su incentivo para cerrar un acuerdo.

"Los talibanes necesitan sentir la presión rusa para negociar en lugar de sentirse envalentonados por otro patrón", señaló un alto funcionario de la administración Trump que, como otros, habló con la condición de anonimato para discutir esta delicada política. "Esa es la preocupación".

Las incursiones de Rusia con los talibanes representan un giro sorprendente de 30 años después de que el ejército soviético fuera golpeado por la fuerza guerrillera afgana.

La guerra de 1979-1989, que tuvo como objetivo apuntalar a un gobierno comunista aliado, devastó Afganistán, mató a aproximadamente 1 millón de afganos y destruyó la infraestructura del país y el sector agrícola. También impuso un alto costo a los soviéticos, dejando, al menos, 15.000 soldados muertos.

Los veteranos soviéticos rara vez recibían una bienvenida heroica cuando regresaban a casa. En cambio, fueron vistos como una vergüenza, su falta de victoria en el campo de batalla simboliza la desilusión con el estado soviético.

Cuando Estados Unidos y otras naciones de la OTAN se mudaron a Afganistán después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, Moscú apoyó a la coalición mientras luchaba contra Al Qaeda y los talibanes.

Pero Rusia se frustró con la misión de Estados Unidos a medida que pasaron los años. El país norteamericano parecía estar repitiendo todos los errores soviéticos, como perder el apoyo local a través de ataques aéreos errantes. Y estaba haciendo nuevos propios.

A los funcionarios en Moscú también les preocupaba que Estados Unidos estableciera bases permanentes en su patio trasero.

Su perspectiva cambió después de que el presidente Barack Obama anunciara su plan para un retiro de las tropas de Estados Unidos. Después de aumentar los niveles de tropas norteamericanas a aproximadamente 100.000 en 2011, Obama estaba decidido a dejar una fuerza mínima cuando abandonara el cargo.

Las deficiencias de las tropas locales se aclararon inmediatamente después de que las operaciones de combate de Estados Unidos finalizaron oficialmente en 2014. Cuando los asesores estadounidenses se retiraron, los militantes reanudaron las ofensivas a gran escala. Los distritos asegurados cayeron rápidamente en manos de los talibanes. Las bajas afganas aumentaron.

En septiembre de 2015, los militantes invadieron Kunduz en el norte del país. La caída de una ciudad importante por primera vez desde 2011 mostró la tenue influencia de Kabul. La ciudad se encuentra a solo una hora en automóvil al sur de Tayikistán, un antiguo estado soviético que se ha mantenido en la órbita de Rusia.

"La idea de transición cambió la forma en que los vecinos de Afganistán pensaron en el papel de Estados Unidos", apuntó James Schwemlein, un ex funcionario del Departamento de Estado.

Ese mismo año, las células militantes en todo Afganistán comenzaron a prometer lealtad al Estado Islámico, el grupo terrorista también conocido como ISIS que había barrido Irak y Siria el año anterior. A diferencia de los talibanes, que se enfocaban exclusivamente en dominar Afganistán, el Estado Islámico tenía ambiciones internacionales. El grupo continuaría reclutando miles de países de mayoría musulmana en Asia Central.

Eso representó la "primera llamada de advertencia" para Rusia, según dijo Dmitri Trenin, director del Centro Carnegie de Moscú y ex coronel del ejército ruso. "El ejército ruso se mostró muy afectado por el motín en el norte de Afganistán y por la idea de que ISIS estuviera allí".

Semanas antes de la caída de Kunduz, 17 personas murieron en enfrentamientos entre islamistas y policías en Tayikistán. En un signo de creciente ansiedad por los acontecimientos en el sur, Rusia le había dado a Tayikistán más de USD 1.000 millones en hardware de segunda mano de su propio ejército, incluidos aviones, sistemas de artillería y municiones a principios de ese año.

Durante una visita al país en 2017, el presidente ruso Vladimir Putin se comprometió a ayudar a Tayikistán a asegurar la frontera de ese país con Afganistán.

Los dos países también iniciaron ejercicios militares en Tayikistán que los funcionarios de Estados Unidos calificaron como provocativos porque se realizaron sin notificación previa a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Los ejercicios también permitieron a Rusia colocar armas estratégicas en el extremo norte de Afganistán, según dijeron los funcionarios, incluidos los misiles balísticos de corto alcance Iskander y las defensas aéreas.

La determinación de Rusia de dar forma al futuro de Afganistán se hizo visible por primera vez en 2014, cuando un diplomático de alto rango se acercó a Estados Unidos con una oferta.

Zamir Kabulov, un ex agente de la KGB que estaba en medio de la participación de Moscú en Afganistán desde la década de los ochenta, quería saber si Washington aceptaría conversaciones secretas sobre el futuro del país con Rusia, Irán y otras naciones.

Para los funcionarios de Estados Unidos, la diplomacia con un grupo que incluía grandes adversarios presentó dificultades en un momento de tensión por las acciones de Moscú en Ucrania y el apoyo de Teherán a las milicias en todo el Medio Oriente. Los aliados de la OTAN debían estar en la oscuridad porque probablemente querían participar, según indicaron ex funcionarios.

Pero la iniciativa brindó la oportunidad de mantener a los rivales "más activos".

Cameron Munter, un ex embajador de Estados Unidos en Pakistán, que ahora participa en las reuniones con los rusos interesados en Afganistán, señaló que la campaña de influencia de Moscú en su núcleo era sobre el respeto.

"Ellos creen que fueron humillados en 1991, y quieren volver a la mesa. Quieren obtener un trato justo y seguirán aportando ideas sobre Afganistán", agregó.

En la época de Kabulov, los oficiales de inteligencia estadounidenses comenzaron a señalar los crecientes informes de que los talibanes recibían armas o fondos del gobierno ruso. Los funcionarios rusos han negado rutinariamente esas acusaciones, y algunos han culpado a Estados Unidos por el aumento del Estado Islámico en Afganistán.

"ISIS está creciendo en su mayor parte gracias a los servicios especiales estadounidenses en Afganistán", comentó Frantz Klintsevich, miembro de la cámara alta del parlamento ruso y veterano de la guerra soviética. "Están creando un desastre en toda Asia Central, y esto supone una gran presión sobre Rusia".

"Sé muy bien lo que hacen los estadounidenses en Afganistán. Ellos no luchan contra ISIS. Se protegen a sí mismos", relató.

Funcionarios estadounidenses de alto rango dicen que los rusos han proporcionado un número limitado de armas pequeñas, en su mayoría Kalashnikovs, a talibanes, caudillos y otros grupos, como un gesto para facilitar las comunicaciones.

"Cuando llegué hace dos años, no vimos esta escala de inactividad", comentó Nicholson en una entrevista reciente en Kabul.

James Dobbins, ex diplomático de Estados Unidos, afirmó que los rusos le estaban indicando a Washington que "podría ser más difícil si querían, así que no debían empujarlos demasiado".

Los funcionarios dijeron que el gobierno de Estados Unidos carece de información detallada y confiable sobre lo que podría estar ocurriendo, y dijo que solo habían visto evidencia anecdótica sobre armas. La imagen de la inteligencia sigue siendo borrosa, según algunos funcionarios, porque los recursos de vigilancia están enfocados en otros lugares y porque los servicios de espionaje ruso dificultan la tarea.

Pero los funcionarios estadounidenses reconocen que cualquier apoyo letal que Rusia proporcione a los talibanes no ha tenido ningún efecto en el conflicto.

"Si son 10 Kalashnikovs o 10.000, el mensaje es: 'Todavía estamos involucrados. Todavía importamos'", añadió un ex funcionario norteamericano.

A algunos funcionarios les preocupa que las expresiones de alarma de Moscú sobre el Estado Islámico estén preparando el escenario para una intervención militar unilateral.

Esas preocupaciones se intensificaron cuando los funcionarios afganos dijeron que Rusia o Tayikistán estaban detrás de un misterioso incidente en el que un avión no identificado bombardeó a militantes en el norte de Afganistán en agosto. Ambos países lo negaron.

A pesar de que Rusia estaba planeando una nueva campaña diplomática con Estados Unidos y otros países en 2014, los funcionarios norteamericanos empezaron a ver un aumento de los informes de inteligencia de lo que los ex funcionarios describieron como el "coqueteo extraño" de Rusia con elementos de grupos talibanes, principalmente en el norte de Afganistán, donde Moscú tenía profundos vínculos con los grupos tayiko y uzbeko.

El objetivo, dicen los funcionarios y analistas, ha sido fortalecer los elementos que luchan contra el Estados Islámico y asegurar que, si se produce una toma de posesión de los talibanes, Rusia tendría una línea establecida con los responsables.

"Piensan que los talibanes tienen poder de permanencia", dijo Barnett Rubin, un ex funcionario de Estados Unidos que ha mantenido conversaciones con académicos rusos sobre Afganistán.

Los funcionarios rusos creían que la organización militante había cambiado y ya no representaba una amenaza para los intereses rusos. Y los talibanes, al igual que Rusia, se opusieron a una presencia militar estadounidense a largo plazo y esperaban extinguir el Estado Islámico.

Los funcionarios estadounidenses, que sostuvieron sus propias reuniones periódicas con representantes talibanes, no se opusieron a los contactos rusos, pero les preocupaba que una relación incipiente entre Rusia y los talibanes les daría a los militantes suficiente confianza como para resistir las conversaciones de paz. Creían que también podría socavar el esfuerzo de los Estados Unidos al crear una imagen de gran tamaño de la capacidad de Moscú para dar forma a los eventos en el terreno.

"Es como los rusos usan la percepción para su ventaja", apuntó un ex funcionario. "No tuvieron que hacer mucho para tener ese efecto estratégico".

Richard Olson, que se desempeñó como el principal enviado a Afganistán y Pakistán bajo el mandato de Obama, dijo que otros países también se involucraron en el comportamiento de cobertura, ya que lucharon para protegerse de un posible colapso.

"Todos en la región tienen sus vínculos con los talibanes, por lo que Estados Unidos debe buscar un acuerdo que incluya a todos esos jugadores", indicó.

En agosto de 2014, cuando Estados Unidos y sus aliados europeos impusieron sanciones a Rusia por la anexión de Crimea y el apoyo de los separatistas en el este de Ucrania, un pequeño equipo de diplomáticos de Estados Unidos abordó un avión hacia Moscú.

Las tensiones entre Estados Unidos y Rusia se dispararon, y los diplomáticos obtuvieron un permiso especial de la Casa Blanca para asistir a la primera reunión de Moscú. Sus instrucciones: mantener el secreto de la reunión, y permanecer solo el tiempo necesario.

Supervisando la discusión en la casa de invitados del Ministerio de Relaciones Exteriores, que también incluía a Pakistán, India, China y Afganistán, estaba Kabulov.

Con su áspero humor, los diplomáticos de Estados Unidos vieron a Kabulov como el máximo "guerrero frío".

El veterano diplomático había servido en la embajada soviética en Kabul en los años ochenta y noventa y regresó como embajador de Rusia después de la caída de los talibanes en 2001. Fue uno de los pocos extranjeros que se reunieron con Mohammad Omar, el líder talibán, durante una negociación por un tripulante ruso capturado en la década de los noventa.

Johnny Walsh, un ex funcionario del Departamento de Estado centrado en Afganistán, dijo que la iniciativa de Kabulov fue más útil que muchos otros esfuerzos diplomáticos porque era lo suficientemente pequeña como para permitir una discusión sustantiva "y lo suficientemente tranquila como para que hubiera cierto grado de franqueza".

Pero a medida que aumentaban las tensiones sobre temas más importantes en la relación entre Estados Unidos y Rusia, se hacía más difícil que los funcionarios se reunieran.

A pesar de las expresiones de apoyo del presidente Donald Trump a Putin, su gobierno ha impuesto nuevas sanciones a Moscú. También ha tomado una línea más dura con respecto a Irán, lo que hace que las conversaciones adicionales sean doblemente difíciles.

Desde que Trump asumió el cargo, funcionarios de Estados Unidos y Rusia se han reunido varias veces para discutir sobre Afganistán, pero Washington se negó a participar en las conversaciones propuestas en septiembre con los talibanes en Moscú.

Al igual que con la propuesta de Moscú para una cumbre, pocos funcionarios de Estados Unidos esperaban que la iniciativa de Kabulov produjera una resolución repentina. Pero el hecho de que los poderes clave no se unan para trazar un rumbo hacia la paz muestra el grado en que Afganistán sigue siendo cautivo a los grandes problemas mundiales.

Laurel Miller, que se desempeñó como diplomático de primer nivel en Afganistán hasta el año pasado, dijo que Rusia y las otras naciones involucradas serían fundamentales para fomentar la estabilidad a largo plazo.

"Es probable que Estados Unidos no pueda alcanzar sus metas sobre las objeciones de estos países", dijo. "Afganistán está en sus jardines, y después de todo, no en el nuestro".

– – – – – – – –

Cronología:

1978: Los comunistas toman el poder en Afganistán.

1979: Estados Unidos pierde a su aliado en Irán cuando el shah del país respaldado por EE.UU. es derrocado en la revolución islámica.

1979-1989: La CIA lleva a cabo una operación encubierta de diez años en Afganistán, proporcionando dinero y armas a los muyahidines en su lucha contra los soviéticos. Las tropas soviéticas entran a Afganistán a petición del gobierno comunista local y llevan a cabo una guerra de diez años que mata a 1 millón de afganos y 15.000 soldados del Ejército Rojo. En su apogeo, 100.000 soldados soviéticos están estacionados en Afganistán.

1989-1992: Guerra civil afgana. Kabul es arrasado por los señores de la guerra que luchan por el poder.

1991: La Unión Soviética se derrumba.

1994: Mohammad Omar, el clérigo musulmán que luchó contra los soviéticos, establece el movimiento talibán.

1996: Los talibanes se hacen con Kabul. Osama bin Laden, el líder de Al-Qaeda, regresa a Afganistán.

1996 – 1997:El Departamento de Estado lleva a cabo conversaciones con los talibanes sobre un oleoducto que atraviesa Afganistán.

Septiembre de 2001: Los ataques terroristas del 9/11 en Nueva York y Washington dejan miles de muertos. Al-Qaeda se responsabiliza.

Noviembre de 2001: Las fuerzas afganas respaldadas por Estados Unidos derrocan a los talibanes.

Diciembre de 2001: La Fuerza de Asistencia de Seguridad Internacional dirigida por la OTAN se establece en Afganistán.

2009-2011: Durante el mandato del presidente Barack Obama, 140.000 tropas extranjeras están estacionadas en Afganistán.

2014: Las fuerzas de combate dirigidas por la OTAN se retiran de Afganistán. El presidente Vladimir Putin expresa su preocupación por la amenaza del Estado Islámico en Afganistán.

2015: Los talibanes se apoderan de la estratégica ciudad norteña de Kunduz. Rusia ingresa en la guerra de Siria, apoyando al gobierno del presidente sirio Bashar Assad. Rusia le da a Tayikistán un regalo de más de USD 1.000 millones en material militar.

2017: Estados Unidos lanza "la madre de todas las bombas" en las cuevas del Estado Islámico en el este de Afganistán. Rusia realiza sus primeros ejercicios militares rápidos con Tayikistán en la frontera con Afganistán.