Estados Unidos vive una epidemia de opiáceos y varias agencias están llevando a cabo esfuerzos para hacer frente a esta crisis (Archivos)
Estados Unidos vive una epidemia de opiáceos y varias agencias están llevando a cabo esfuerzos para hacer frente a esta crisis (Archivos)

Las cartas de la Oficina del Médico Forense del Condado de San Diego (California) eran de apoyo, pero tenían una doble intención.

"Esta es una comunicación de cortesía para informarle que su paciente (nombre, fecha de nacimiento) murió el (fecha). La sobredosis de medicamentos recetados fue la principal causa de muerte o contribuyó a ella", decían las cartas, enviadas a cientos de médicos que en los últimos 12 meses prescribieron opiáceos a pacientes que luego fallecieron. "Esperamos que tome esto como una oportunidad para unirse a nosotros en la prevención de muertes futuras por sobredosis".

Los avisos fueron un experimento sencillo pero inusual, parte de un creciente esfuerzo de investigación destinado a encontrar soluciones a la epidemia de opiáceos que se calcula que mató a casi 50.000 personas por sobredosis el año pasado. También abordaron una brecha casi asombrosa en el sistema de atención de salud estadounidense: la brecha entre lo que proporcionan los médicos y su conocimiento sobre las consecuencias para los pacientes. Muchos médicos que recetan analgésicos pueden creer que la adicción es un problema que les sucede a los pacientes de otros médicos porque, en realidad, no son conscientes de que sus pacientes murieron por sobredosis.

Las cartas fueron un éxito, aunque los efectos fueron modestos. Los médicos que fueron informados de la muerte de sus pacientes tenían un 7 por ciento menos de probabilidades de recetar opiáceos a nuevos pacientes y emitieron menos dosis altas de prescripción en los siguientes tres meses, en comparación con aquellos que no recibieron una carta. En total, hubo una reducción del 9.7 por ciento en la cantidad total de opiáceos que recetaron, según los resultados publicados en la revista Science.

Un adicto a las drogas se inyecta heroína en Filadelfia, en julio de 2017 (Salwan Georges/The Washington Post)
Un adicto a las drogas se inyecta heroína en Filadelfia, en julio de 2017 (Salwan Georges/The Washington Post)

"Lo que es particularmente interesante para mí es su naturaleza personal", dijo Alexander Chiu, un cirujano del Hospital Yale New Haven que no participó en el estudio. "Dependiendo del campo en el que te encuentres, la epidemia de opiáceos puede parecer un poco remota. Si no eres un médico para el dolor o un médico de atención primaria, no es tan común saber o ver como tus acciones provocan un impacto negativo, que es lo que esto muestra. A pesar de que estamos basados en la evidencia, a veces las anécdotas pueden ser realmente poderosas".

Investigadores de la Universidad del Sur de California trabajaron en el proyecto con el jefe médico forense del condado de San Diego, que es parte de un hilo emergente de investigación sobre cambios de política que podrían afectar el comportamiento de los médicos, después de años de esfuerzos para restringir o establecer pautas sobre cómo se deben usar los opiáceos.

Existe evidencia de que el volumen de opiáceos recetados que se dispensan en general está comenzando a disminuir. Pero un estudio, publicado recientemente por BMJ, que analiza a las personas con seguro y planes privados de Medicare, encontró que la tendencia puede no ser uniforme. El uso de opiáceos y la dosis diaria promedio administrada no han disminuido sustancialmente para las personas cubiertas por ese tipo de seguro, según el estudio.

La nueva investigación, y otras, se centran en la fijación de sesgos sutiles que pueden permitir el uso desenfrenado de los opiáceos, uno de los cuales podría ser la propia naturaleza humana.

"Una de las conclusiones que me gustaría señalar es que los médicos son conscientes de una gran cantidad de hechos clínicos, pero cuando se trata de un juicio clínico y toma de decisiones, son víctimas de los sesgos que todos tenemos", dijo Jason Doctor, director de informática de la salud en el Centro Schaeffer de Política de Salud y Economía de la Universidad del Sur de California, que dirigió el trabajo.

Los psicólogos hablan de un concepto llamado "heurística de disponibilidad": la idea de que las personas que toman decisiones se basan en sus experiencias más recientes. Si un médico descubre que unos meses después de que le recetó 30 píldoras de OxyContin, una paciente murió de una sobredosis, la información puede hacer que reconsidere si la receta es realmente necesaria la próxima vez.

Los médicos a quienes se les recuerda que sus acciones están siendo revisadas también pueden cambiar su comportamiento. Un estudio publicado este mes en JAMA Psychiatry descubrió que el envío de cartas a médicos que eran prescriptores de Seroquel, un fármaco antipsicótico que conlleva un riesgo de efectos secundarios y que, a menudo, se administra de forma inapropiada a personas de edad avanzada, provocó la disminución de la prescripción, sin efectos negativos en los pacientes. Pero la evidencia es mixta en este enfoque: un estudio anterior de Health Affairs probó una táctica similar para alertar a los prescriptores de sustancias controladas, pero no encontró ningún efecto.

Jason Doctor dijo que el condado de San Diego continuará enviando las cartas y que varios otros condados han expresado interés. Pero las cartas que notifican a los médicos acerca de las muertes de los pacientes están lejos de ser una solución independiente para la crisis de opiáceos.

La disminución en la prescripción de opiáceos fue modesta y se rastreó durante tres meses, por lo que no está claro cuánto tiempo podría durar el efecto. Los opiáceos recetados son solo un factor que contribuye a la epidemia, que también se alimenta con el uso de opiáceos ilícitos como la heroína.

Caleb Alexander, profesora asociado en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins, argumenta que hay un conjunto de soluciones, como una mejor integración de bases de datos que controlan el uso de medicamentos recetados por los pacientes con el historial médico, podría ayudar a enfrentar la crisis.

"La epidemia es gigantesca, una epidemia masiva y compleja. Nos tomó 20 años profundizar en esto, y nos llevará 20 años salir de ella", indicó Alexander. "Estamos en un punto complejo en la trayectoria de la epidemia: la preocupación pública no tiene precedentes en cuanto a los daños causados por los opiáceos, así como la heroína y el fentanilo ilícito. Pero nos llevará mucho tiempo recuperarnos como pasa con cualquier epidemia".