Vista de una de las calles de la ciudad de Palo Alto, en California (Wikimedia)
Vista de una de las calles de la ciudad de Palo Alto, en California (Wikimedia)

Un joven de 17 años fue acusado de irrumpir en la casa de una pareja que vive en el norte de California y pedir su contraseña de WiFi, horas después de haber preguntado también a sus vecinos más cercanos, según apuntaron las autoridades.

La policía de Palo Alto (California) señaló que el adolescente, cuyo nombre no fue divulgado, se dirigió a una casa de Silicon Valley y pidió utilizar la red WiFi de los residentes "porque no tenía datos". Hizo esta petición justo antes de robar la bicicleta en la que se fue.

Luego, justo después de la medianoche del día siguiente, la policía confirmó que había irrumpido en una casa cercana, despertó a una pareja que estaba durmiendo y les pidió la contraseña. El residente "lo empujó por el pasillo y salió por la puerta antes de que llamara a la policía", comentó un vocero de los agentes a través de un comunicado.

El sargento de la policía de Palo Alto Dan Paianamat subrayó a The Washington Post que no está claro si el sospechoso juvenil realmente estaba buscando acceso WiFi o si era simplemente una excusa, aunque remarcó que el "problema real era el hecho de que ingresó a una casa que estaba ocupada".

El sospechoso fue arrestado bajo cargos de robo domiciliario, merodear y proporcionar información falsa a un oficial, según la declaración policial. Las autoridades comentaron que el adolescente había mentido a los agentes sobre su identidad durante el arresto. Un vocero de la oficina del fiscal del distrito indicó que no podía comentar sobre el caso porque involucraba a un menor.

La policía respondió a una llamada de la pareja, de unos 60 años, que denunció que "acababan de despertarse con un extraño en el dormitorio de su casa", según la versión oficial del comunicado de las autoridades. Los agentes afirmaron que el sospechoso había irrumpido en la casa a través de una ventana. Los oficiales arrestaron al adolescente no muy lejos de allí, en East Charleston Road.

"Tenía una camiseta negra envuelta en su cuello y la policía cree que eso fue lo que utilizó para cubrir su rostro durante el robo", indicaron.

Más tarde, la policía recibió una llamada de los residentes de la zona que les dijo que el sospechoso había pedido su clave del WiFi y que, poco después, les había robado la bicicleta. La policía dijo que una mujer que vivía en ese domicilio había visto al adolescente afuera de la ventana de su dormitorio, "haciéndole señas de que quería hablar con ella". Los agentes explicaron que las imágenes de videovigilancia mostraban que había movido la bicicleta de su patio trasero al patio delantero antes de pedir su contraseña. Cuando los residentes le instaron a que se fuera, él se marchó con la bicicleta.

Dato curioso: la ciudad de Palo Alto ofrece WiFi gratuito tanto para residentes como para visitantes.