(istock)
(istock)

Durante años, algunas de las personas más inteligentes e influyentes de la Tierra han estado advirtiendo sobre los peligros de la inteligencia artificial, presentando escenarios de pesadilla que parecen sacados de las páginas de un guión de Hollywood.

Elon Musk, cofundador de Tesla, PayPal, SpaceX y otros, advirtió sobre la presencia de robots asesinos capaces de "convocar al demonio". Stephen Hawking, el famoso físico teórico, le ha dado a la humanidad un plazo muy apretado para escapar del planeta. Mientras tanto, el magnate de negocios que lucha contra la investigación de enfermedades, Bill Gates, dijo que no entiende por qué "algunas personas no están preocupadas" por la amenaza que representan las máquinas súper inteligentes.

Pero Kevin Kelly, el editor ejecutivo de la revista Wired, ofrece una respuesta decididamente optimista a la pregunta de Gates. Poner en contraste a los humanos con la tecnología ignora algo que ha sido verdad durante los últimos 10,000 años, algo de lo que no hay vuelta atrás. Eso fue lo que dijo Kelly a un reportero en la Cumbre Mundial del Gobierno en Dubai a principios de febrero.

"Creo que nosotros mismos somos tecnología", dijo al respecto dando a entender que la tecnología es una extensión de la evolución biológica y un elemento central que hace a los humanos únicos entre los animales. "Nos hemos inventado. Hemos inventado nuestra humanidad", señaló.

"Si sacamos toda la tecnología de nuestras vidas, todo, fuego, cuchillos… los humanos durarían solo seis meses", explica. "Nos comerían los animales. Solo podemos defendernos con la tecnología".

En lugar de invocar el fin de la humanidad, argumenta Kelly, la inteligencia artificial está forzando a la humanidad a reevaluar lo que significa ser humano, planteando preguntas filosóficas que obligarán a las personas a definir "nuestra humanidad avanzando".

"Todavía estamos en el proceso de hacernos más humanos", dijo el eterno optimista.

Entre los pronosticadores tecnológicos que hacen sonar la alarma sobre la inteligencia artificial, pocos han sido tan explícitos como Musk, que recientemente ha comenzado a advertir sobre los peligros de las armas autónomas y ha pedido una prohibición internacional de ellas.

El año pasado, Musk dijo a un grupo de gobernadores que necesitan comenzar a regular la inteligencia artificial, lo que llamó "un riesgo fundamental para la existencia de la civilización humana". Cuando se le solicitó una guía concreta, Musk dijo que los gobiernos deben tener una mejor comprensión de la IA antes de que sea demasiado tarde.