(Archivo)
(Archivo)

Un perro hirió a una niña a bordo de un vuelo de Southwest Airlines. Es el último incidente en la controversia por permitir animales de apoyo emocional en los aviones.

Sucedió hace unos días mientras los pasajeros abordaban un vuelo de esa compañía que haría el trayecto Phoenix-Portland. Un portavoz de la aerolínea dijo que los dientes del perro rasparon la frente de la niña cuando ella se acercó al animal, causándole una lesión leve.

Southwest dijo que los paramédicos examinaron a la pequeña y ellos le autorizaron a continuar el vuelo. El perro y su dueño permanecieron en Phoenix mientras que el avión despegaba 20 minutos después de lo previsto. Ni la niña ni el guía del perro fueron nombrados.

El pasajero Todd Rice twitteó sobre el incidente y dijo que la niña trató de acariciar al perro, según informó ABC15.

"El vuelo @SouthwestAir 1904 permite un perro de apoyo en el avión, muerde a una niña y ahora los paramédicos están en el avión. ¿Por qué hay perros en el avión? Nunca más volaré con SWA", comentó Rice en su tweet, que parece que, ahora, ha sido eliminado.

En otro tweet, que también parece que ha desaparecido, Rice instó a Southwest a reescribir su política de seguridad, según cuenta el diario Arizona Republic.

En respuesta al tweet de Rice, Southwest dijo: "Apreciamos su preocupación y compartimos esa información, Todd. Le aseguramos que la seguridad es nuestra máxima prioridad y estamos abordando la situación".

Southwest permite que los animales entrenados para dar apoyo emocional viajen en vuelos nacionales e internacionales siempre y cuando sus cuidadores proporcionen certificados de salud, permisos y vacunas requeridos por el "país, estado o territorio desde y hacia el cual se transporta el animal".

El incidente se produce cuando dos grandes aerolíneas han cambiado sus políticas en respuesta a un aumento en el número de informes que involucran animales en vuelos comerciales.

Delta Air Lines dijo hace unas semanas que se requiere documentación previa, como un comprobante de salud o vacunas y documentación firmada que confirme que los animales pueden comportarse. Los nuevos requisitos responden a un aumento del 84 por ciento en los incidentes desde 2016, desde orinar o defecar, a ladrar o gruñir, hasta maltratar a un pasajero cuya cara necesitó 28 puntos de sutura. Delta señaló que transporta cerca de 250,000 animales de servicio o de apoyo cada año.

"El aumento en los incidentes graves que involucran animales en vuelo nos lleva a creer que la falta de regulación en el cribado sanitario y entrenamiento para estos animales está creando condiciones inseguras en los viajes aéreos estadounidenses", dijo en un comunicado John Laughter, vicepresidente de Delta.

United Airlines anunció cambios similares a principios de este mes. La nueva política también viene después de un aumento dramático en el número de pasajeros que vuelan con animales domésticos. Alrededor de 76,000 volaron el año pasado, casi el doble de los 43,000 de 2016, según dijo el portavoz de United, Charlie Horbart, a USA Today.

Las pautas federales especifican que las aerolíneas deben permitir que los pasajeros con discapacidades aborden animales entrenados, independientemente del potencial del animal para "ofender o molestar" a otros pasajeros en el avión, de acuerdo a una información de The Washington Post. Pero las aerolíneas tienen libertad para negar el abordaje a ciertos animales de servicio "inusuales", incluyendo serpientes y otros reptiles, hurones, roedores, arañas… y pueden evitar que suban si el animal representa una amenaza para la seguridad de otros.

Hace algunas semanas, United negó el abordaje a un pavo real llamado Dexter porque no cumplía con el peso y el tamaño requeridos.

Poco antes de ese incidente, una estudiante que estaba en un vuelo de Spirit Airlines dijo que ella enjuagó a su hámster enano llamado Pebbles en un baño del aeropuerto después de que un representante de la aerolínea le dijera que lo hiciera. Una portavoz de la compañía de bajo costo confirmó que una empleada había informado incorrectamente al pasajero que podía llevar a su animal de apoyo emocional en el vuelo, pero negó que un empleado le dijera que limpiara al hámster, informó The Post.