El logo de la estatal venezolana PDVSA se ve en tanques de almacenamiento en la refinería Willemstad en Curazao. Abril 22, 2018. REUTERS/Andres Martinez Casares
El logo de la estatal venezolana PDVSA se ve en tanques de almacenamiento en la refinería Willemstad en Curazao. Abril 22, 2018. REUTERS/Andres Martinez Casares

Dos empresas indias de refinación de petróleo, Reliance Industries y Nayara Energy, planean reducir sus compras de crudo venezolano a partir de abril por temor a que nuevas sanciones de Estados Unidos bloqueen todas las vías para negociar con la estatal venezolana PDVSA, dijeron a Reuters tres fuentes con conocimiento del asunto.

Un paso como ese por parte de Reliance, que opera el complejo de refinación más grande del mundo, y Nayara, que pertenece en parte al gigante ruso Rosneft, reduciría severamente las compras por parte de uno de los últimos grandes destinos de exportación del régimen venezolano.

India representó aproximadamente un tercio de las exportaciones petroleras de Venezuela en enero.

La medida se produce en medio de advertencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien esta semana dijo que la política de sanciones a Caracas seguirá en aumento como parte de su intento por empujar la salida del poder de Nicolás Maduro.

El año pasado, Washington impuso duras sanciones a PDVSA, aislando a Venezuela de su principal cliente, Estados Unidos. Las medidas además detuvieron el comercio con importantes compradores de petróleo, la principal exportación del país.

La Casa Blanca agregó este mes a Rosneft Trading SA, una de las filiales de Rosneft con sede en Ginebra, a su lista de empresas sancionadas bajo acusaciones de que ha intentado ocultar el país de origen de cargamentos de petróleo embarcados en puertos venezolanos para luego revenderlos en Asia.

Estados Unidos fijó como fecha límite el 20 de mayo para que las compañías liquiden sus relaciones de negocios con Rosneft.

Reliance, que ha sido cliente de PDVSA por largo tiempo, hasta ahora no ha presentado solicitudes de carga de crudo venezolano para abril, dijo una de las fuentes.

Nayara Energy, por su parte, planea dejar de procesar petróleo venezolano en sus refinerías luego de que reciba dos cargamentos programadas para salir de Venezuela en marzo, dijeron dos fuentes. La firma no planea tomar embarques en abril “ya que RTSA (Rosneft Trading SA) estaba haciendo todo ese negocio y nadie más lo hará”, sostuvo una de las fuentes.

Un logotipo de la petrolera estatal rusa Rosneft se ve en su oficina en Moscú, 18 octubre 2012. REUTERS/Maxim Shemetov/Imagen de archivo
Un logotipo de la petrolera estatal rusa Rosneft se ve en su oficina en Moscú, 18 octubre 2012. REUTERS/Maxim Shemetov/Imagen de archivo

PDVSA, Reliance y Rosneft no respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios.

Nayara dijo que cumple con todos los requisitos impuestos por las sanciones estadounidenses. “Reafirmamos nuestro compromiso con esta posición luego de los recientes anuncios”, sostuvo en un correo electrónico a Reuters.

Nuevas preocupaciones

Reliance, un conglomerado indio controlado por el multimillonario Mukesh Ambani, y Nayara tienen una importante exposición operativa y financiera a Estados Unidos.

Sanciones anteriores han llevado a muchas empresas, particularmente a la banca estadounidense, al sobrecumplimiento de las medidas, ya que buscan minimizar los riesgos vinculados a la aprobación de operaciones con PDVSA.

Actualmente, un pequeño grupo de empresas petroleras, incluidas Chevron de Estados Unidos, Eni de Italia y Repsol de España, están autorizadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos a recibir crudo venezolano como pago de dividendos y préstamos.

Reliance está por recibir alrededor de 2,9 millones de barriles de crudo de manos de Chevron y Eni, cargados en enero en Venezuela, según datos de seguimiento de buques de Refinitiv Eikon y documentos de PDVSA.

Pero el uso de intermediarios para obtener petróleo venezolano puede ser solo una solución a corto plazo para clientes en Asia a medida que Washington imponga nuevas sanciones.

El representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, quien acusó a empresas petroleras y navieras de transferir petróleo venezolano en altamar para disfrazar su verdadero origen, dijo a Reuters esta semana que empresas previamente autorizadas a mantener operaciones con PDVSA podrían no estarlo en el futuro.

Elliot Abrams
Elliot Abrams

Rosneft ha criticado duramente las sanciones de Estados Unidos con el argumento de que recibe petróleo venezolano como pago a préstamos concedidos al país, lo que no genera efectivo para PDVSA, que es el objetivo principal de las medidas.

El año pasado, Reliance y PDVSA acordaron un intercambio de crudo por combustible que implica el suministro mensual de 4 millones de barriles de petróleo venezolano a cambio de diesel, según fuentes en Venezuela e India.

En febrero, PDVSA asignó 3,9 millones de barriles de crudo a Reliance en tres cargamentos con destino al puerto de Sikka, y 3,8 millones de barriles a Nayara a través de Rosneft Trading.

Se esperan volúmenes similares para marzo, según los programas de exportación de PDVSA vistos por Reuters. Sin embargo, no se ha ordenado petróleo para abril, dijo una fuente.

Con información de Reuters

Más sobre este tema: