Luego de los feriados de Semana Santa, el régimen chavista decretó jornadas reducidas desde el lunes hasta el miércoles, con la intención de aminorar el consumo eléctrico y evitar nuevos apagones como los que han venido sufriendo la población venezolana.

Comercios cerrados ante la falta de suministro eléctrico en Caracas (Reuters)
Comercios cerrados ante la falta de suministro eléctrico en Caracas (Reuters)

Según explicó Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información, el "horario especial" ordena una jornada laboral que termina a las 14 horas, mientras que las actividades escolares solo se desarrollarán hasta el mediodía.

En su mensaje, el funcionario volvió a esgrimir el argumento del "ataque terrorista" contra el Servicio Eléctrico Nacional, sistema que ha recibido un ínfimo mantenimiento e inversión en los últimos años.

El tuit no aclaró si el miércoles será la fecha final del horario especial, ya que semanas atrás, en un decreto publicado en la Gaceta Oficial, se indicó que las jornadas reducidas continuarían hasta el 30 de abril.

El 7 de marzo el país quedó a oscuras por un apagón que se extendió por cinco días y que afectó los servicios hospitalarios, el transporte y el suministro de agua.

Desde entonces han seguido ocurriendo cortes de luz y algunas regiones, sobre todo en el occidente del país, disponen de pocas horas de electricidad por día.

La falta de energía tuvo como consecuencia la escasez de agua potable (Reuters)
La falta de energía tuvo como consecuencia la escasez de agua potable (Reuters)

La oposición y expertos culpan del colapso a la ineficiencia y la corrupción del gobierno socialista. Maduro alega que es producto de ataques planeados de Estados Unidos para deponerlo, sin ofrecer pruebas al respecto.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: