Araujo y Pompeo, en una reunión el martes en la Casa Blanca
Araujo y Pompeo, en una reunión el martes en la Casa Blanca

Estados Unidos a través del secretario de Estado, Mike Pompeo, y del asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, entabló con Brasil y Colombia una serie de conversaciones sobre la logística necesaria para hacer llegar a Venezuela la ayuda humanitaria.

Tras una reunión en la Casa Blanca con Ernesto Araújo, canciller brasileño, Bolton definió como "más fuerte que nunca" la alianza entre Brasil y los Estados Unidos. "Discutimos el apoyo mutuo para el Presidente interino de Venezuela, (Juan) Guaidó, incluyendo la logística para proporcionar ayuda humanitaria al pueblo venezolano", afirmó el asesor de la Casa Blanca a través de su usuario en la red social Twitter.

Las declaraciones se dieron en el marco de la visita de los cancilleres de Colombia y Brasil a la Casa Blanca en Whashington, en el medio de los planes para entregar la ayuda humanitaria a Venezuela.

Pompeo, por su parte, se reunió con el colombiano Carlos Holmes Trujillo, con el que  conversó sobre cómo hacer llegar ayuda humanitaria al pueblo venezolano, en lo que supone un desafío a la negativa del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Pompeo y Trujillo se reunieron durante algo más de una hora en el Departamento de Estado, en Washington.

El objetivo del encuentro, explicó a la prensa Trujillo, fue "trazar un camino de acción conjunta hacia adelante en lo que tiene que ver con Venezuela", así como "evaluar" los resultados de la reunión del lunes del Grupo de Lima y debatir sobre cómo hacer llegar la ayuda humanitaria al país caribeño.

"Aquí lo fundamental -afirmó Trujillo- es que esas puertas que han estado cerradas durante la dictadura han sido abiertas por el nuevo presidente Juan Guaidó. Colombia lo que está haciendo es cooperando para efecto de que esa ayuda humanitaria llegue al pueblo venezolano, que es lo que el pueblo necesita".

La semana pasada, el Gobierno de EEUU confirmó que estaba estudiando la posibilidad de abrir un corredor humanitario, algo que el chavismo interpreta como una amenaza porque podría requerir la participación de tropas, ya fueran estadounidenses o de algún otro país de la región.

El Grupo de Lima, en su reunión de este lunes en Ottawa, Canadá, alcanzó el compromiso de no considerar la opción militar para forzar la salida de Maduro y acordaron aumentar la presión económica.

Al hilo de este acuerdo, Trujillo explicó que Colombia quiere que los activos estatales de Venezuela pasen a ser gestionados por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, quien el 23 de enero invocó la Constitución y se proclamó presidente interino de Venezuela.

EEUU, el primer país que reconoció a Guaidó como presidente, ya ha tomado medidas para que los ingresos estatales de Venezuela en territorio estadounidense vayan a manos del líder opositor.

"Ya se sabe qué uso le dio la dictadura a esos activos -opinó Trujillo-. Ahora lo que se requiere es que esos activos puedan servir para que los dirija bien el nuevo presidente Juan Guaidó en beneficio de los venezolanos".

La agenda de Trujillo en Washington incluyó además una reunión con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

Bolton generó revuelo al comparecer ante la prensa la semana pasada sosteniendo un bloc de notas en el que podía leerse, tal y como captaron los fotógrafos, la frase "5.000 tropas a Colombia" y cuyo significado no ha sido aclarado por el momento.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: