En una fotografía de la NASA, Jessica Meir, a la izquierda, y Christina Koch están a bordo de la Estación Espacial Internacional antes de su caminata espacial, el 17 de octubre de 2019
En una fotografía de la NASA, Jessica Meir, a la izquierda, y Christina Koch están a bordo de la Estación Espacial Internacional antes de su caminata espacial, el 17 de octubre de 2019

No resulta fácil decir que determinado descubrimiento espacial o astronómico fue el más importante en un año. Pero si tuviéramos que elegir lo más destacado, optaríamos por estos eventos y hallazgos inolvidables.

Vimos lo que nunca se había visto

Seguramente has visto agujeros negros en las películas de ciencia ficción y en las impresiones de los ilustradores. Pero hasta la mañana del 10 de abril, nunca habías observado un verdadero agujero negro. Y allí estaba, el monstruoso vacío en medio de la galaxia Messier 87, mirándote fijamente como el ojo de Sauron.

Primera imagen muestra un anillo brillante formado cuando la luz se dobla en la gravedad intensa alrededor de un agujero negro que es 6.500 millones de veces más masivo que el Sol
Primera imagen muestra un anillo brillante formado cuando la luz se dobla en la gravedad intensa alrededor de un agujero negro que es 6.500 millones de veces más masivo que el Sol

La saga de Katie Bouman, la astrónoma que se convirtió en el rostro de la búsqueda para visualizar esa singularidad también es una buena historia.

Las dificultades para aterrizar en la Luna

El año comenzó con el exitoso aterrizaje de China en el lado oscuro de la Luna con el Chang'e-4. Ningún país había hecho eso antes. Ese éxito, junto con el 50.° aniversario del alunizaje del Apolo 11, hizo que pareciera que 2019 sería un año fructífero para nuevos logros lunares.

Pero en abril, Beresheet, un módulo de aterrizaje construido por una organización israelí sin fines de lucro, se estrelló en la superficie de la Luna. A principios de septiembre, la agencia espacial de India perdió contacto con el módulo de aterrizaje Vikram durante su intento de aterrizar cerca del polo sur lunar. Solo gracias el trabajo voluntario de un aficionado indio, la NASA finalmente pudo mostrarle al mundo dónde se había estrellado.

El gobierno de Trump prometió que, a fines de 2024, los estadounidenses volverían a caminar sobre la superficie de la Luna. Sería el caso de la primera mujer y, como ya ha sucedido, un hombre que visitarían el satélite natural de la Tierra. Pero cualesquiera que sean los desafíos técnicos que se deban superar para que el programa Artemis tenga éxito, los obstáculos políticos, presupuestarios y burocráticos quizá sean los mayores obstáculos para el retorno lunar de Estados Unidos.

Las mujeres necesitan mucho más que una caminata espacial femenina

Al principio, la NASA programó la primera caminata espacial con dos mujeres astronautas. Luego la canceló porque la estación espacial carecía de los trajes espaciales adecuados para las dos mujeres. Luego obtuvieron los trajes adecuados y se hizo historia.

Fue un recordatorio de que el programa espacial fue diseñado por hombres, y para hombres, como escribió la novelista de ciencia ficción Mary Robinette Kowal. Según la escritora, la NASA vive sus mejores momentos cuando aprende de los errores, y es altamente capaz de hacer mejoras mientras se prepara para enviar a la primera mujer a la Luna.

Pasar un año en órbita cambia a una persona

Los científicos de la NASA compararon a Scott Kelly, el astronauta que pasó 340 días en la estación espacial, con su hermano gemelo, Mark, quien estuvo en la Tierra.

Scott Kelly pasó un año en órbita
Scott Kelly pasó un año en órbita

En órbita, el cuerpo de Scott Kelly experimentó una gran cantidad de cambios, incluidas mutaciones en su ADN y disminuciones en algunas pruebas cognitivas. Muchos de esos cambios se revirtieron cuando regresó a la Tierra, aunque algunos no. Algunos científicos consideran que esos riesgos son manejables; otros ven los hallazgos como una advertencia sobre si los viajes largos en el espacio llegarán a ser seguros para los seres humanos.

La primera acusación sobre un delito espacial

Summer Worden le solicitó el divorcio a Anne McClain, una astronauta de la NASA, en 2018. Este año, mientras McClain estaba en la Estación Espacial Internacional, Worden la acusó de robo de identidad y acceso indebido a registros financieros privados. McClain admitió haber ingresado a la cuenta bancaria de Worden, pero dijo que siempre se había encargado de mantener en orden las finanzas de la pareja.

Anne McClain (AFP)
Anne McClain (AFP)

Aún no hay una decisión sobre el caso. Sin embargo, es evidente que surgirán más acusaciones criminales y otras disputas legales a medida que más humanos y sus actividades económicas se trasladen a la órbita baja terrestre y más allá.

El espacio se convertirá en un campo de batalla

El Congreso estadounidense le otorgó al presidente Donald Trump la autoridad y un presupuesto para comenzar a crear una Fuerza Espacial. No está claro cómo será exactamente esa fuerza. Pero en marzo, India hizo pruebas de un arma antisatélite, lo que fue un recordatorio de que los Estados nación están mirando más allá de la burbuja de la atmósfera terrestre mientras hacen planes de defensa para el futuro.

El desorden del negocio del espacio

¿Quieres comprar un viaje a la estación espacial? Es posible que puedas hacerlo pronto, con un costo de al menos 35.000 dólares por noche. También puedes comprar un boleto de 250.000 dólares para viajar en un avión espacial de Virgin Galactic que viene con un elegante traje de vuelo. El cliente meta es obvio; solo los viajeros más ricos podrán permitirse el privilegio de los vuelos espaciales privados. Quién decide qué sucede con los bienes comunes, más allá de nuestro planeta, sigue siendo una pregunta abierta.

Una empresa privada, SpaceX, lanzó 120 satélites este año, son los primeros nodos de uno de varios proyectos de megaconstelaciones orbitales que enviarían el servicio de internet a la Tierra. Los astrónomos temen que el cielo nocturno quizá nunca vuelva a ser el mismo.

Nuestros primeros planos más allá de Plutón

En la víspera de Año Nuevo, la nave espacial New Horizons de la NASA transitó por el lejano cinturón de Kuiper, más allá de Plutón, y tomó las primeras imágenes en primer plano de un objeto tan lejano a la Tierra. En las semanas posteriores, se transmitieron a la Tierra imágenes nuevas y más claras del objeto, que recientemente fue renombrado Arrokoth a medida que los científicos hacían nuevos descubrimientos sobre las zonas más lejanas del sistema solar.

Prepárate para los visitantes de regiones ubicadas más allá de nuestro sistema solar

Algunas personas quieren creer que el alunizaje fue un engaño. Otras están seguras de que la verdad se nos está ocultando. Esto es lo que sabemos: un cometa que proviene de una región localizada más allá de la burbuja que nos contiene a ti, a mí y a todos los que conocemos está atravesando nuestro sistema solar en este momento. En los próximos días, pasará más cerca de la Tierra que nunca.

Luego saldrá de nuestro sistema solar. Si te lo pierdes, no te preocupes. Más turistas interestelares pasarán por nuestro vecindario, que solo es una pequeña esquina de un brazo espiral lleno de estrellas que sobresale de un agujero negro supermasivo.

©2019 The New York Times Company