La ciencia detrás del olfato: ¿puede el olor definir quiénes son nuestros amigos?

Investigadores de un laboratorio del olfato encontraron que las personas que tenían una conexión personal instantánea también tenían similitudes en sus olores corporales. Los hallazgos

Hay muchos factores que dan forma a las personas con las que se hacen amigos, incluido cómo, cuándo o dónde conocemos a una nueva persona. Pero tal vez una cosa que detectamos, sugieren los investigadores, es cómo huelen (Getty Images)
Hay muchos factores que dan forma a las personas con las que se hacen amigos, incluido cómo, cuándo o dónde conocemos a una nueva persona. Pero tal vez una cosa que detectamos, sugieren los investigadores, es cómo huelen (Getty Images)

Los seres humanos mantenemos la educada ficción de que no nos olemos constantemente. A pesar de nuestros esfuerzos por lo contrario, todos tenemos nuestros propios olores, agradables y menos agradables, y si somos como otros mamíferos terrestres, nuestro perfume particular podría significar algo para nuestros semejantes.

Algunos de ellos, como el olor de alguien que no se ha bañado en todo el mes o el olor característico de un niño pequeño que finge que no acaba de llenar el pañal, se explican por sí mismos. Pero los científicos que estudian el olfato humano se preguntan si las moléculas que se desprenden de nuestra piel pueden estar registrándose a un nivel subconsciente en las narices y los cerebros de las personas que nos rodean. ¿Son portadores de mensajes que utilizamos para tomar decisiones sin darnos cuenta? ¿Podrían incluso estar dando forma a las personas con las que nos gusta o no pasar el tiempo?

De hecho, en un pequeño estudio publicado el pasado miércoles en la revista Science Advances, unos investigadores que estudiaron parejas de amigos cuya amistad “congeniaba” desde el principio encontraron pruebas intrigantes de que el olor corporal de cada persona era más parecido al de su amigo de lo que se esperaba por casualidad. Y cuando los investigadores hicieron que parejas de desconocidos jugaran juntos a un juego, sus olores corporales predijeron si sentían que tenían una buena conexión.

Son muchos los factores que determinan de quiénes nos hacemos amigos, entre ellos cómo, cuándo o dónde conocemos a una nueva persona. Pero los investigadores sugieren que una de las cosas que captamos es su olor. Los científicos que estudian la amistad descubrieron que los amigos tienen más cosas en común que los desconocidos: no sólo cosas como la edad y las aficiones, sino también la genética, los patrones de actividad cerebral y la apariencia.

Científicos que estudian la amistad descubrieron que los amigos tienen más cosas en común que los desconocidos: no sólo cosas como la edad y las aficiones, sino también la genética, los patrones de actividad cerebral y la apariencia (Getty Images)
Científicos que estudian la amistad descubrieron que los amigos tienen más cosas en común que los desconocidos: no sólo cosas como la edad y las aficiones, sino también la genética, los patrones de actividad cerebral y la apariencia (Getty Images)

Inbal Ravreby, estudiante de posgrado en el laboratorio de Noam Sobel, investigador de la olfacción en el Instituto de Ciencias Weizmann de Israel, tenía curiosidad por saber si las amistades especialmente rápidas, las que parecen formarse en un instante, tenían un componente olfativo, es decir, si las personas podían captar las similitudes en sus olores. Ravreby reclutó a 20 parejas de los llamados “amigos del clic”, que caracterizaban su amistad de esta manera. A continuación, los sometió a un régimen habitual en la investigación del olor corporal humano que consiste en dejar de comer alimentos como la cebolla y el ajo, que afectan al olor corporal, durante unos días; dejar de usar loción after shave y desodorante; y bañarse con un jabón sin perfume proporcionado por el laboratorio.

Más adelante, se les ordenó a los participantes que usaran una camiseta limpia y fresca proporcionada por el laboratorio y que durmieron con ella para que huela bien antes de entregársela a los científicos para que la revisen. Ravreby y sus colegas utilizaron una nariz electrónica para evaluar los volátiles que salían de cada camiseta, e hicieron que otros 25 voluntarios evaluaran también la similitud de los olores. Les interesó comprobar que, efectivamente, los olores de los amigos eran más parecidos entre sí que los de los desconocidos. Eso podría significar que el olor era una de las cosas que captaban al comenzar su relación.

“Es muy probable que al menos algunas de ellas usaran perfumes cuando se conocieron”, especuló la experta. Y añadió: “Pero eso no enmascaraba lo que tenían en común”. Sin embargo, hay muchas razones por las que los amigos pueden oler igual -comer en los mismos restaurantes, tener un estilo de vida similar, etc.-, lo que hace difícil decir si el olor o la base de la relación fue lo primero. Para comprobarlo, los investigadores hicieron entrar en el laboratorio a 132 desconocidos, todos los cuales apestaban primero una camiseta, para jugar a un juego de espejos. Las parejas de sujetos se colocaron cerca el uno del otro y tuvieron que imitar los movimientos del otro mientras se movían. Después, rellenaron cuestionarios sobre si sentían una conexión con sus compañeros.

Si el olor se correlaciona con su comportamiento, es una prueba más de que, al igual que otros mamíferos terrestres, podemos recurrir a nuestro sentido del olfato para ayudarnos a tomar decisiones (Getty Images)
Si el olor se correlaciona con su comportamiento, es una prueba más de que, al igual que otros mamíferos terrestres, podemos recurrir a nuestro sentido del olfato para ayudarnos a tomar decisiones (Getty Images)

Sorprendentemente, las similitudes de sus olores predijeron si ambos sentían que había habido una conexión positiva en el 71% de las ocasiones. Este hallazgo implica que oler un olor similar al nuestro genera buenos sentimientos. Puede ser una de las cosas que percibimos cuando conocemos a gente nueva, junto con cosas como dónde crecieron y si prefieren la ciencia ficción o los deportes. Pero Sobel advierte que, si este es el caso, es sólo un factor entre muchos otros.

La pandemia de COVID-19 impidió hasta ahora que Ravreby y sus colegas sigan investigando con este diseño; los experimentos en los que los desconocidos se acercan lo suficiente como para olerse han sido difíciles de preparar. Pero ahora, el equipo está estudiando la posibilidad de modificar el olor corporal de las personas para ver si los sujetos a los que se ha hecho oler de forma similar se agrupan. Si el olor se correlaciona con su comportamiento, es una prueba más de que, al igual que otros mamíferos terrestres, podemos recurrir a nuestro sentido del olfato para ayudarnos a tomar decisiones.

A ellos y a otros investigadores les quedan muchos misterios por estudiar sobre cómo nuestras fragancias personales, en toda su complejidad, interactúan con nuestra vida personal. Cada bocanada de aire puede decir más de lo que se cree. “Si pensamos en el ramillete que es el olor corporal, son 6.000 moléculas como mínimo. Hay 6.000 que ya conocemos; probablemente sean muchas más”, finalizó, Sobel.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR