Paradojas del coronavirus: por qué el virus es tan sencillo de matar en una superficie y tan dañino en algunos organismos

Entre las medidas de cuidado personal, el lavado de manos y la limpieza siguen siendo las recomendaciones de cabecera de los especialistas para prevenir el contagio del patógeno que tiene al mundo en vilo. Por qué el jabón es tan efectivo para neutralizar el COVID-19

El jabón lo que hace es romper la estructura del virus y al desarmar su estructura se pierde la función (Shutterstock)
El jabón lo que hace es romper la estructura del virus y al desarmar su estructura se pierde la función (Shutterstock)

Las cifras que arroja la pandemia por coronavirus en el mundo no dejan de incrementarse: más de 680 mil casos y 32 mil muertos, con presencia en 196 países es un escenario que tal vez ni el más pesimista imaginaba allá por diciembre de 2019 cuando la enfermedad surgió en Wuhan, China.

De a poco se fue conociendo sobre este nuevo patógeno y rápidamente las medidas de cuidado personal, la limpieza del hogar y el aislamiento social pasaron a ser los mejores aliados para protegerse y proteger a los grupos más vulnerables.

Así, mientras científicos e investigadores de todo el planeta buscan el mejor tratamiento contra la enfermedad y una vacuna que permita prevenirla, tres elementos tan sencillos como el jabón, la lavandina y el alcohol se volvieron de primera necesidad.

Para saber más sobre esto, Infobae habló con Federico Parada, director de la licenciatura Bioinformática y la licenciatura en Biotecnología de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

- ¿Por qué es tan efectivo el jabón para neutralizar el virus?

- Tiene que ver con la naturaleza del virus, que es una partícula compuesta por muchas moléculas y biomoléculas y entre ellas en la envoltura del virus hay grasas. Entonces el jabón es una molécula pequeña, y es una herramienta que solemos utilizar en nuestras casas justamente para eliminar las grasas.

Así, si uno tiene grasa en las manos o se mancha con aceite utiliza el jabón y eso lo elimina, pero no solamente lo saca de la mano sino que también lo desarma.

Lo importante es que el jabón se disuelva en el agua, que forme espuma y eso va a generar su efecto (Shutterstock)
Lo importante es que el jabón se disuelva en el agua, que forme espuma y eso va a generar su efecto (Shutterstock)

El jabón lo que hace es romper la estructura del virus y al desarmar su estructura se pierde la función. En biología se dice que la estructura y la función están relacionados y eso tiene un sentido muy lógico de entender: todas las cosas tienen una función en función de su forma, por ejemplo, una taza tiene esa forma porque tiene una manija y permite agarrarla sin que uno se queme; es decir, la estructura y la función de las cosas están íntimamente relacionados. Y nosotros con el jabón, con el alcohol y con la lavandina rompemos esa estructura y lo que hacemos es eliminar las partículas virales.

Entonces rompiendo la estructura del virus eliminamos la función, y la función lograda a través de la selección natural es lograr la infección en las células, entonces estamos inhibiendo la posibilidad de que el virus entre las células o que continúe activo.

- ¿Es verdad que el agua tibia es mejor que la fría para lavarse las manos? ¿Por qué?

- Cuando uno desea llegar con el jabón a las grasas que uno tiene en las manos o en una superficie si el agua está tibia se disuelve un poco más el jabón, pero no creo que cambie la efectividad.

Lo importante es que el jabón se disuelva en el agua, que forme espuma y eso va a generar su efecto.

- ¿Por qué el virus es tan sencillo de matar en una superficie y tan dañino en algunos organismos?

- Es una pregunta que se hacen muchos: ¿cómo puede ser que algo que mide entre una cien millonésima y una mil millonésima parte de un metro de tamaño (es de cien a mil veces más chiquito que una célula) sea tan dañino, tan infectivo y tan débil a la hora de ser atacado con una molécula como la molécula de jabón?

El coronavirus es una partícula compuesta por muchas moléculas y biomoléculas y entre ellas en la envoltura del virus hay grasas (Shutterstock)
El coronavirus es una partícula compuesta por muchas moléculas y biomoléculas y entre ellas en la envoltura del virus hay grasas (Shutterstock)

Los virus no son buenos ni malos, son virus, y sus particularidades físicas o químicas fueron adquiridas por azar, en primera instancia, y luego fueron seleccionadas por selección natural en su evolución.

Y hoy en día estamos combatiendo una enfermedad que está generada por un conjunto de moléculas asociadas en forma de una partícula viral y que nos está haciendo correr en relación al conocimiento que necesitamos y las soluciones que tenemos qie generar para que la humanidad no lo siga padeciendo.

Este virus es nuevo, surgió seguramente hace muy poco pero parientes de este virus vienen conviviendo con el humano y con otros mamíferos hace decenas de miles, centenares de miles y hasta millones de años. Parece mentira que se genere algo tan dañino en tan poco tiempo, pero la historia de esta familia de virus puede tener mucho tiempo de azar y selección en contacto con mamíferos.

Si bien detrás de la generación del virus no hay un raciocinio, hay mucho tiempo y el azar, el tiempo y la selección natural pueden llegar a generar cosas como el humano o como este virus.

SEGUÍ LEYENDO

La imagen que muestra por qué lavarse correctamente las manos salva vidas

Quién fue “el padre del lavado de manos” que murió pobre y en un psiquiátrico por defender la higiene personal

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos