Airbnb acaba con las fiestas en alojamientos: cuáles son las sanciones si se incumple la medida

La aplicación tomó la decisión luego de unas fiestas que se salieron de control

Airbnb prohíbe fiestas REUTERS/Dado Ruvic
Airbnb prohíbe fiestas REUTERS/Dado Ruvic

Airbnb, es el referente de plataformas y tecnologías aplicadas al sector turismo, se podría decir que la manera de conseguir alojamiento en cualquier parte del mundo cambió debido a este servicio digital que inició hace varios años pero para ese entonces permitía todo tipo de libertades en los lugares que eran alquilados.

Entonces, las quejas de los propietarios de estos inmuebles para vacacionar no han sido pocas, sino que muchos han dado cuenta del deterioro de los sitios después del check out, siendo evidente que se presentaron fiestas monumentales en el lugar.

Con lo anterior, uno de los casos más sonados fue el ocurrido en el año 2018 en un chalet en Torrelodones, España, donde se registraron daños por más 12.000 euros tras una fiesta a la que acudieron alrededor de 200 personas y que no fue precisamente una reunión calmada.

Justamente para ese año el escándalo por fiestas llenas de excesos en lugares de alquiler anunciados por internet, llegó a su punto más álgido haciendo que la plataforma más famosa, Airbnb, prohibiera de manera temporal las fiestas no autorizadas en los inmuebles ofertados en su sitio web y aplicación.

Sin embargo, no fue una medida que impediría que algunos de los clientes continuarán realizando encuentros que parecían inspirados en “los bacanales” de la antigua Roma, y claro está, sin permiso de los dueños.

Continuando con la historia de las fiestas al estilo “Proyecto X” en Airbnb, con la llegada de la pandemia las normativas de la compañía tecnológica parecieron volverse aún más estrictas al extender la prohibición de reuniones sociales por razones de salud pública en casas y apartamentos de alquiler. Además, durante el momento más complejo de covid -9, no se permitieron tampoco más de 16 personas en las propiedades alquiladas.

Pero con la vuelta a la normalidad, pareció que se olvidaron las normas de convivencia en los alojamientos y volvieron a presentarse fiestas que terminaban por salirse de control.

Por ejemplo, recientemente en el mes de abril, ocurrió una de las tragedias más sonadas en los medios, en una fiesta organizada en un apartamento alquilado por Airbnb en la ciudad de Pittsburgh, Estados Unidos, se presentó un tiroteo en el que fallecieron 2 menores de edad y otras 8 personas resultaron heridas.

Con todo esto, y habiéndose reducido durante la pandemia las quejas por fiestas fuera de control en un 44 %, Airbnb terminó por prohibir las fiestas definitivamente en sus lugares de hospedaje.

La única restricción que se levantó fue la de un tope máximo de 16 huéspedes por propiedad. Estando el mundo aparentemente fuera de peligro por covid-19, las propiedades que tengan la capacidad de hospedar a más de este número de personas, como fincas, lo pueden volver a hacer sin ningún problema.

No obstante, este no ha sido únicamente un problema de Airbnb, pues al tratarse enteramente del comportamiento social de las personas, otras plataformas dedicadas al alquiler de viviendas para vacacionar han experimentado casos similares..

Qué consecuencias trae si se organiza una fiesta

Airbnb ha indicado que los castigos por organizar fiestas en propiedades alquiladas podrían ir desde la cancelación temporal de la cuenta del usuario que realizó la reserva, hasta el veto permanente de la plataforma.

Según algunos datos de internet, en el año 2021 más de 6.600 cuentas fueron baneadas por escándalos ocurridos en estos alojamientos.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR