Mark Zuckerberg, fundador de Facebook (Reuters)
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook (Reuters)

Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, incitó un gran debate público el mes pasado cuando hizo un llamado a los gobiernos pidiendo regulaciones más amplias para las empresas de tecnología digital. Las firmas de tecnología "no deberían tomar tantas decisiones importantes sobre la libertad de expresión por nuestra cuenta", argumentó.

Sin embargo, en una entrevista con ABC News emitida este jueves, el CEO de Facebook afirmó que no implementará cambios fundamentales a su plataforma de live streaming a pesar del fracaso que tuvo el sistema para detectar y detener la transmisión de la masacre en una mezquita de Nueva Zelanda.

La red social ya dio explicaciones de por qué su inteligencia artificial no fue capaz de detectar la transmisión en vivo del terrorista de extrema derecha. Consultado si un retraso en su plataforma de live streaming habría limitado la cantidad de vistas que recibió el ataque, admitió: "posiblemente, en este caso".

"Pero también destruiría fundamentalmente lo que el streaming en directo es para la gente. La mayoría de la gente está transmitiendo en directo, ya sabes, una fiesta de cumpleaños o pasando el rato con amigos cuando no pueden estar juntos", aseguró Zuckerberg.

"Una de las cosas mágicas del streaming en directo es que es bidireccional, ¿verdad? Así que no sólo estás transmitiendo. Te estás comunicando. Y la gente está respondiendo a los comentarios. Así que si tuvieras un retraso se quebraría eso", agregó.

El joven empresario defendió las medidas tomadas por Facebook luego de los ataques terroristas, aunque enfatizó que la compañía necesita trabajar más que nunca para "amplificar las cosas buenas que la gente hace y para mitigar y eliminar tanto de lo negativo como sea posible".

El escándalo de Cambridge Analityca puso a Facebook en el centro de una trama rusa para interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.
El escándalo de Cambridge Analityca puso a Facebook en el centro de una trama rusa para interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.

A poco más de un año del escándalo de Cambridge Analytica, que puso a Facebook en el centro de una controversia mundial, Zuckerberg también expresó su confianza en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020 y amplió su visión de la privacidad y las regulaciones necesarias para evitar la injerencia rusa en los próximos comicios.

"Han habido varias elecciones importantes desde 2016 donde los resultados han sido relativamente limpios en este aspecto", dijo. "Hemos aprendido mucho desde 2016, cuando, obviamente, nuestros sistemas de defensa estaban muy por detrás de lo necesario para defendernos de los estados extranjeros que intentaban interferir".

No obstante, el fundador de la red social más grande del mundo no pudo garantizar que el mismo tipo de campañas de desinformación no volverán a difundirse en su plataforma. "Lo que puedo garantizar es que [estados extranjeros] definitivamente van a intentar [de interferir en las elecciones presidenciales de 2020]. Eso es lo que hemos visto", dijo Zuckerberg.

"Así que nuestro trabajo es hacer que las defensas sean cada vez más fuertes, hacer que sea más difícil para ellos hacer lo que están haciendo y crear las asociaciones adecuadas con otras personas de la industria y de la comunidad de inteligencia, de modo que juntos podamos tener una buena idea de lo que está sucediendo ahí fuera y ayudar a mantener esto a salvo", añadió.

Facebook tiene previsto invertir más en seguridad y protección en 2019 que los ingresos totales de la compañía en 2012, cuando Facebook se hizo una empresa pública. Ese año, la empresa obtuvo ingresos por más de USD 5.100 millones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: