(Reuters)
(Reuters)

El streaming de música ya ganó. Forma parte de los hábitos digitales de millones de usuarios en todo el mundo, y en Estados Unidos es el motor de la industria musical.

Allí generó el 75% de los ingresos en 2018, según un reporte de Recording Industry Association of America (RIAA), la asociación que representa a las compañías discográficas. 

Spotify continúa siendo la plataforma de streaming más popular a nivel global. Tiene 207 millones de usuarios activos al mes y 96 millones de suscriptos a la versión premium. América Latina representa el 22% de los usuarios activos al mes. 

Pagar para escuchar la música que deseamos y reemplazar de forma definitiva el soporte físico podría ser algo natural  para millenials y, tal vez, centennials.  Generaciones anteriores han tenido que adaptarse al cambio, y otros demuestran mayor resistencia.

Sin embargo, la industria de la música digital no para de crecer. En este camino, los usuarios tenemos mucho por aprender, pero también, desmitificar. ¿Cuáles son los 6 mitos más comunes?  

1) "No hay que pagar por música en streaming"  

"Definitivamente, hay que pagar. Es caro hacer discos, es caro ensayar, es caro tener instrumentos, es cara toda la cadena musical. Lo único que te pedimos es que pagues, así como pagas por Netflix o por cualquier otra cosa. ¿Cómo no vas a pagar por la música?", dice a Infobae el músico y productor argentino Juanchi Baleiron. 

Juanchi Baleiron (Getty)
Juanchi Baleiron (Getty)

Continúa: "Entiendo la cultura centennial de que las cosas llegan gratis, pero no. Se metió en la cabeza de la gente que la música tiene que ser gratis, y no tiene que ser gratis. Es trabajo, es el salario de los músicos, de los compositores, los autores, las compañías discográficas". 

Baleiron señala que el cambio de soporte físico al digital provocó un auge del consumo de música de forma gratuita. "Después se niveló, es lo que pasa hoy. Antes comprabas un disco por US$ 16 y tal vez no estaba bueno, y no lo podías escuchar antes. Y en un momento no se pagó nada, y no está bien que no se pague nada", señala. 

Plantea que nadie pagaría hoy una suma tal por un disco. "Es solo para fanáticos, para objetos de colección como los vinilos hoy, que no son una nueva forma de escuchar. Les podemos mostrar a los chicos que es otra forma de escuchar. Pero no es un movimiento que cambia la industria", finaliza.  

Según RIAA, los millennials hoy son los más predispuestos a pagar por los servicios de streaming.  

2) "Hay pocas plataformas para escuchar música en streaming" 

Algunas de las principales plataformas de streaming de música (Altafonte)
Algunas de las principales plataformas de streaming de música (Altafonte)

Algunos de los rivales de Spotify, principalmente en Estados Unidos , son YouTube Music, Apple Music, Pandora, Amazon Music, Tidal, Deezer, Slacker Radio y Napster. Pero la lista es más extensa. 

Hay más de 50 plataformas de streaming de música: Están por ejemplo Shazam, Beatport, Google Play, Vevo o Akazoo. Además, las compañías de telecomunicaciones tienen sus plataformas propias, como Claro y Personal, o lo ofrecen a través de un tercero, como el caso de Movistar con Napster.    

"YouTube Music aun no está en la Argentina pero sin dudas es interesante. Tidal es de Jay Z y un montón de artistas, y como principal característica ofrece audio en HI-Definition. Pese a que se puede percibir sutilmente la diferencia, se justifica para melómanos", señala a Infobae Nicolás Madoery, representante en la Argentina de la agregadora (plataforma que sube la música a los servicios) Ditto Music.  

3) "Si le entrego ´basura´ a los algoritmos que aprenden de mis gustos musicales, tendré malas recomendaciones" 

No necesariamente. Las recomendaciones algorítmicas de Spotify tienen en cuenta lo que cada usuario escucha. La selección de canciones ofrecidas al usuario es trabajo del algoritmo de "inteligencia musical" (así lo llama la compañía). 

Analiza las canciones que escuchan los usuarios cada semana. Se guía principalmente por el historial de escucha, los gustos musicales, la relación que algunas canciones tienen con las de otros artistas y que otros usuarios han guardado en una misma playlist, si una canción se escucha hasta el final, etc. 

"Si el comportamiento del usuario es esporádico, es decir, si busca un género musical que no sigue sus gustos, pero luego retoma la búsqueda de sus gustos musicales habituales, el algoritmo volverá a registrar sus hábitos, y recomendará temas que puedan ser de su interés", señalan desde la compañía a Infobae. 

"Es importante destacar que todas las recomendaciones que se hacen en Spotify son una consecuencia de la mezcla entre datos y personas. Ya sean sugerencias realizadas por el equipo editorial o sean recomendaciones algorítmicas", concluyen. 

4) "La música que me gusta no está en las plataformas digitales" 

Muchos usuarios con gustos más indie, es decir, de producción independiente, o abocados en profundidad a un género en particular , fuera de la masividad, ¿podrían quedar afuera?  

Madoery propone: "Si encontramos algo que no está subido a Spotify o a otra plataforma, y queremos que esté, escribámosle al artista en redes sociales para que esté al tanto que queremos escuchar ese álbum y no está". 

Agrega: "Por otro lado están los nichos, o las rarezas, o música que no tiene representación. En el primero de los casos tanto Bandcamp, como Soundcloud son plataformas que nuclean muchos nichos, tanto de la música electrónica, como de la música experimental o subgéneros de rock".  

5) "Algunos álbumes de artistas consagrados no están en Spotify"  

Beyoncé lanzó un nuevo álbum en Tidal, plataforma que lidera su pareja Jay-Z
Beyoncé lanzó un nuevo álbum en Tidal, plataforma que lidera su pareja Jay-Z

"Muchas veces son decisiones, como por ejemplo con Beyoncé y su álbum ´Lemonade´. Fue lanzado por la plataforma Tidal, que es de varios artistas y está liderada por su pareja, Jay-Z", asegura Madoery.  

Continúa: "Otras veces son los artistas en disconformidad con la plataforma. Por ejemplo, Taylor Swift bajó el catálogo y luego lo volvió a subir, por no estar de acuerdo con los pagos de Spotify".   

En otros casos, son decisiones lideradas por las discográficas. "Como el caso de The Beatles en el que, luego de un tiempo, se llegó a un acuerdo para publicar toda la discografía en la plataforma sueca", dice Madoery.  

El cantante argentino “La Mona” Jimenez subió en 2018 más de 50 álbumes a las plataformas digitales
El cantante argentino “La Mona” Jimenez subió en 2018 más de 50 álbumes a las plataformas digitales

"Un artista argentino como ´La Mona Jimenez´ que me tocó vivir, y que trabajamos con Ditto Music, hasta comienzos del año pasado no tenía su discografía en Spotify ni en ninguna otra plataforma. Y durante el año pasado se subieron más de 50 álbumes para que esto sea posible. Pero fue una decisión del artista que esto suceda", señala Madoery. 

6) "El sistema de regalías no protege a los artistas" 

"La música es arte, el arte tiene valor y los artistas merecen recibir un pago. Nuestra razón de existir es para ayudar a los fans a encontrar la música, así como ayudar a los artistas a conectar con sus seguidores a través de una plataforma que los protege de la piratería y les paga por su excelente trabajo", aseguran desde Spotify. 

Desde su creación, la compañía ha repartido US$ 10.000 millones a los dueños de los derechos de la música.

Con respecto a otras plataformas, Madoery señala: "El sistema de regalías, siempre y cuando la plataforma sea transparente, es sencillo (más allá de que guarda sus complejidades porque cada stream, dependiendo de qué país venga y si es de cuenta paga o gratuita, tiene su valor). Se cobra en relación a la cantidad de reproducciones, algo que tenía muchas más complejidades con el formato físico". 

"Lo que también es cierto es que los artistas necesitan tener miles o millones de reproducciones para generar pagos generosos. Pero hoy esto es posible para muchos más artistas que antes", finaliza. 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: