El negocio millonario que Meghan Markle acordó a escondidas de la familia real británica

Los duques de Sussex dijeron en televisión que los acuerdos con Netflix y Spotify fueron posterior a su mudanza a California, pero ahora un proyecto recién anunciado por la ex actriz demostraría que mintieron

En la imagen, Meghan Markle y el príncipe Harry. EFE/Neil Hall/Archivo
En la imagen, Meghan Markle y el príncipe Harry. EFE/Neil Hall/Archivo

Meghan Markle, de 39 años, comenzó a trabajar en su proyecto de Netflix con David Furnish, marido del músico Elton John, mucho antes de abandonar Inglaterra, en 2018, informó este domingo el sitio Page Six. Al parecer Markle y Furnish estaban en negociaciones con Netflix mientras Markle todavía era un miembro activo de alto nivel de la familia real británica y aún vivía detrás de los muros del Palacio de Kensington.

En marzo durante su entrevista con Oprah Winfrey, el príncipe Harry insistió en que ni él ni su esposa habían pensado en asociarse con firmas como Netflix y Spotify hasta que abandonaron el Reino Unido y se mudaron a una mansión de USD 14 millones en California.

Harry, de 36 años, se quejó de que a principios de 2020 su familia los cortó financieramente tras el llamado Megxit. Durante la entrevista de la pareja con Oprah, el nieto de Isabel II aseveró que los grandes negocios que hicieron una vez que se mudaron a California “nunca fueron parte del plan”, y agregó: “Eso fue sugerido por otra persona cuando mi familia literalmente me cortó la ayuda económica, y tuve que pagar la seguridad para nosotros “.

El duque de Sussex dijo que pudieron comenzar una nueva vida gracias a los millones que le dejó su difunta madre, la princesa Diana. “Tengo lo que me dejó mi madre, y sin eso, no hubiéramos podido hacer esto”, afirmó, y luego añadió: “Desde mi perspectiva, todo lo que necesitaba era suficiente dinero para pagar la seguridad y mantener a mi familia a salvo”.

FILE PHOTO: Britain's Prince Harry and his wife Meghan, Duchess of Sussex, arrive at the Endeavour Fund Awards in London, Britain, March 5, 2020. REUTERS/Hannah McKay/File Photo/File Photo
FILE PHOTO: Britain's Prince Harry and his wife Meghan, Duchess of Sussex, arrive at the Endeavour Fund Awards in London, Britain, March 5, 2020. REUTERS/Hannah McKay/File Photo/File Photo

La semana pasada la duquesa de Sussex anunció que producirá una serie animada infantil llamada “Pear”, cuya historia girará en torno a las aventuras de una niña. De esta forma la ex actriz estadounidense y el príncipe Harry anunciaban su segundo proyecto para Netflix con Archewell Productions, la compañía audiovisual que crearon el año pasado.

El mismo Furnish admitió que habían trabajado juntos en el proyecto durante algún tiempo. “Estoy encantado de que finalmente podamos anunciar esta emocionante serie animada. El equipo que colabora en la serie es de primera clase, y Netflix es el socio perfecto “.

En un comunicado, Markle, quien se encuentra actualmente de licencia tras el nacimiento de su hija Lilibet, dijo: “Estoy encantada de que Archewell Productions, en asociación con Netflix y estos increíbles productores, les traiga esta nueva serie animada, que celebra a mujeres extraordinarias a lo largo de la historia. David Furnish y yo estábamos ansiosos por sacar a la luz este proyecto especial y estoy encantado de poder anunciarla hoy”.

“Como muchas niñas de su edad, nuestra heroína Pearl está en un viaje de autodescubrimiento mientras intenta superar los desafíos diarios de la vida”, añadió.

“Pearl” es el título provisional de la serie animada, que aún no tiene fecha de lanzamiento, y seguirá a una joven que se inspira en mujeres influyentes de la historia mientras se encuentra en una “aventura heroica”, de acuerdo al sitio especializado Variety.

En tanto, Harry prepara una serie documental sobre los Invictus Games y recientemente fue parte del programa de salud mental de Apple + “The Me You Can’t See” con su socia Oprah Winfrey; un acuerdo firmado a principios de 2019 antes de dejar la familia real.

El pasado 19 de febrero, los duques de Sussex confirmaron a Isabel II que no volverían a trabajar como miembros de la familia real británica, tras haber decidido hace un año apartarse de la monarquía, empezar una nueva vida fuera del Reino Unido y ser financieramente independientes. Tras esta confirmación, la reina de Inglaterra, de 95 años, decidió retirarle a su nieto -sexto en la línea de sucesión al trono británico- los patrocinios honorarios que ostentaba y distribuirlos entre otros miembros de la familia.

SEGUIR LEYENDO: