Alerta: los ovillos de lana pueden matar a un gato

Si bien verlos jugar con ellos puede ser muy divertido, la situación entraña un grave peligro. Qué otros “juguetes” pueden ser peligrosos para los gatos

Al mordisquear la lana puede ingerir fibras y atragantarse (Getty)
Al mordisquear la lana puede ingerir fibras y atragantarse (Getty)

El enriquecimiento ambiental en el lugar donde viven los gatos de una familia es fundamental para la felicidad de ellos, pero hay que saber elegir los juguetes adecuados y que no impliquen ningún riesgo vital.

Cualquier objeto casero puede convertirse por la magia de su imaginación en un juguete para los gatos. En el juego los gatos combaten el aburrimiento y subliman, durante la diversión, su instinto cazador, ejercitando el cuerpo y la mente.

Entre todos esos juegos y juguetes sobresale el ovillo de lana, que puede ser ideal y permanecer activo durante largos periodos brindando maravillosa diversión. Sin embargo, también puede acarrear un gran riesgo para su salud.

Este “juguete” casero es uno de los objetos que puede resultar muy peligroso para nuestro gato.

Durante el juego, el animal al mordisquear la lana puede ingerir fibras y atragantarse, intentando vomitar para deshacerse de los hilos que tiene atrapados en su tráquea.

Lo aconsejable en esta circunstancia es contactar de inmediato con el veterinario para saber cómo actuar ya que por las características ásperas de la lengua del felino, es imposible que los escupa sin ayuda.

Cuando un gato come accidentalmente un trozo de lana, por lo general lo traga. Este se aloja en el esófago, en el estómago o en el intestino.

También puede ocurrir que una hebra quede atascada a la salida del estómago, mientras que otra pasa al intestino, enrollándose.

La intervención médica temprana, en estos casos, puede salvar la vida del gato.

Este “juguete” casero es uno de los objetos que puede resultar muy peligroso para un gato (Getty)
Este “juguete” casero es uno de los objetos que puede resultar muy peligroso para un gato (Getty)

Además de las complicaciones gastrointestinales, el ovillo, al devanarse, puede envolverse alrededor del cuello del gato provocándole un ahorcamiento o enrollarse entre las patas, haciéndolo tropezar con el subsecuente trauma.

Otros juguetes peligrosos para nuestros gatos pueden ser los siguientes:

1- Trocitos de hilo, gomitas de pelo, etc. ya que al tragarlos pueden quedar atascados en el estómago o en el intestino del animal.

2- Plumas de aves. Algunos juguetes para gatos incluyen plumas de aves para estimular el instinto cazador.

Es importante controlar que no muerdan e ingieran estas plumas.

3- Tapones de los oídos. Al ser pequeños, suaves, blandos pueden engancharse con facilidad en las garras.

Es necesario cuidar y vigilar que el gato no trague estos "juguetes" (iStock)
Es necesario cuidar y vigilar que el gato no trague estos "juguetes" (iStock)

Son juguetes ideales, según lo ve el gato, pero es importante cuidar y vigilar que no los trague . Mejor abstenerse de dárselos.

4- Peluches. Los peluches cumplen con los requisitos ideales de un juguete, según el gato. Son blandos, pueden hincarse y tienen relleno. Lo mismo que la panza de las presas que en la naturaleza debieran haber cazado.

Tiene botones y distintas texturas textiles que el gato experimentará hasta el agotamiento.

Pero al mismo tiempo son peligrosos porque pueden romperse, terminando sus fragmentos en el estómago del animal.

*El Prof. Dr. Juan Enrique Romero @drromerook es médico veterinario. Especialista en Educación Universitaria. Magister en Psicoinmunoneuroendocrinología. Ex Director del Hospital Escuela de Animales Pequeños (UNLPam). Docente Universitario en varias universidades argentinas. Disertante internacional.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR