Descubrieron en Egipto el cementerio de animales más grande y antiguo del mundo

En las cercanías del puerto romano de Berenice se encuentran enterrados cientos de perros y gatos. Los detalles

Restos de una macosta que aún conservaba su collar en el cementerio de animales más grande y antiguo del mundo hallado en Egipto (Europa Press)
Restos de una macosta que aún conservaba su collar en el cementerio de animales más grande y antiguo del mundo hallado en Egipto (Europa Press)

Arqueólogos descubrieron en Egipto el cementerio de animales más antiguo, de casi 2.000 años, lleno de restos de gatos y monos que lucen collares con cuentas de conchas, vidrio y piedra.

Los antiguos egipcios son conocidos por momificar innumerables animales para honrar a los dioses, pero este cementerio es diferente, señaló la investigadora líder del estudio Marta Osypinska, zooarqueóloga de la Academia Polaca de Ciencias en Varsovia. A diferencia de algunos animales momificados que fueron enterrados en otros sitios, a veces por inanición o un cuello roto, ninguna de las criaturas en este cementerio, ubicado en las afueras del puerto de Berenice en el Mar Rojo, mostró signos de haber muerto a manos de personas.

En cambio, “tenemos animales viejos, enfermos y deformados que tuvieron que ser alimentados y cuidados por alguien”, dijo Osypinska a Live Science en un correo electrónico. “Tenemos animales (casi todos) que se entierran con mucho cuidado. Los animales se colocan en una posición para dormir, a veces envueltos en una manta, a veces cubiertos con platos”.

En un caso, un mono macaco fue enterrado con tres gatitos, una canasta de pasto, tela, fragmentos de vasija (uno de los cuales cubría a un lechón) y “dos conchas muy hermosas del Océano Índico apiladas contra su cabeza”, explicó Osypinska. “Entonces, pensamos que en Berenice los animales no eran sacrificios a los dioses, sino sólo animales de compañía”.

Imagen de descubrimientos arqueológicos en Luxor, Egipto (REUTERS)
Imagen de descubrimientos arqueológicos en Luxor, Egipto (REUTERS)

Los arqueólogos descubrieron el cementerio de mascotas, que data de los siglos I y II d.C. durante el período romano temprano de Egipto, por accidente. Durante años, los investigadores han excavado las afueras de Berenice porque alberga un antiguo vertedero. En 2011, los arqueólogos comenzaron a encontrar restos de animales pequeños en un área, por lo que recorrieron Osypinska debido a su especialidad en zooarqueología.

“Resultó ser decenas de esqueletos de gatos”, manifestó. De hecho, de los 585 animales que excavaron, 536 eran gatos, 32 perros, 15 monos, un zorro y un halcón. Ninguno de los animales fue momificado, pero algunos fueron colocados en ataúdes improvisados. Por ejemplo, un perro grande “estaba envuelto en una estera de hojas de palma y alguien había colocado cuidadosamente dos mitades de una vasija grande (ánfora) en su cuerpo”, como un sarcófago, según Osypinska.

Al igual que algunas mascotas de hoy, estos animales pueden haber trabajado para sus dueños, creen los investigadores. Por ejemplo, los gatos pueden haber sido mousers y los perros podrían haber ayudado a proteger y cazar. Pero algunos de los animales estaban deformados, lo que significa que probablemente no podrían correr.

“Alguien alimentó y mantuvo a un gato tan ‘inútil’”, espetó Osypinska. Su equipo también encontró perros, algunos casi desdentados, que llegaron a la vejez, y tres “perros de juguete”, más pequeños que los gatos, que probablemente eran demasiado pequeños para trabajar.

estos animales pueden haber trabajado para sus dueños, creen los investigadores (REUTERS)
estos animales pueden haber trabajado para sus dueños, creen los investigadores (REUTERS)

Otras pistas indicaron que estos animales eran mascotas, incluido el hecho de que muchos de los gatos llevaban collares de hierro o de cuentas, “a veces muy preciosos y exclusivos”, dijo Osypinska. Un ostracon, una pieza de cerámica con texto, como un “mensaje de texto antiguo”, que se encontró en el sitio, tenía una nota de cuando algunos gatos domésticos aún estaban vivos, que le decía al dueño que no se preocupara por los gatos, porque alguien más los estaba cuidando, agregó.

Muchos estudiosos sostienen que el mundo antiguo no tenía el concepto de “mascotas”, pero “nuestro descubrimiento muestra que los humanos tenemos una profunda necesidad de la compañía de los animales”, precisó Osypinska. Hace unos 2.000 años, “el puerto de Berenice estaba en el fin del mundo. Era un pedazo del mundo vacío y hostil”, añadió. “Los comerciantes vinieron aquí para traer bienes exclusivos al imperio. Lo que tomaron en un viaje tan largo y difícil: un perro amado, o tenían un mono traído de la India, o tenían gatos”. El estudio aparece en la edición en línea de la revista World Archaeology.

Con información de Europa Press

SEGUIR LEYENDO: