Al menos 60 detenidos dejó la segunda jornada de protestas en París contra la reforma de pensiones de Macron

Con la circunvalación de la capital francesa cortada durante media hora, liceos bloqueados, 10.000 toneladas de basura acumuladas en las calles y la invasión de vías férreas en Burdeos y Tolón, el malestar de los franceses tomó múltiples formas

Guardar

Nuevo

Más de 2.000 personas se manifestaron el viernes (REUTERS/Gonzalo Fuentes)
Más de 2.000 personas se manifestaron el viernes (REUTERS/Gonzalo Fuentes)

Por segundo día consecutivo, grandes ciudades francesas registraron protestas espontáneas, que en París se saldaron con al menos 60 arrestos, para protestar contra la impopular reforma de las pensiones del Gobierno de Emmanuel Macron, aprobada el jueves por decreto y sin voto en la Asamblea Nacional.

Como sucedió en la jornada anterior, miles de personas, muchas de ellas jóvenes, manifestaron su descontento por la medida en la simbólica plaza parisina de la Concordia, sin el paraguas de un partido u organización sindical. Además de los 60 arrestos, cinco policías resultaron heridos.

En medio de la movilización en la Concordia, se encendió una enorme hoguera, en la que quemaron efigies de Macron en cartón, al que acusan de “dar la espalda” a la democracia por aprobar la reforma gracias al artículo 49.3 de la Constitución, que permite para ciertos proyectos de ley saltarse el voto parlamentario.

La protesta acabó con la intervención de los antidisturbios, que rodearon de efectivos toda la emblemática plaza.

Otras ciudades como Toulouse, Burdeos, Lyon y Estrasburgo también registraron manifestaciones.

En la noche del jueves, la tensión fue mayor, pues las fuerzas de seguridad detuvieron a centenares de manifestantes, una buena parte en París, y tuvieron que enfrentarse a la quema de automóviles, de mobiliario urbano y el levantamiento de barricadas.

Al menos 60 detenidos dejó la segunda jornada de protestas en París contra la reforma de pensiones de Macron. (AP)
Al menos 60 detenidos dejó la segunda jornada de protestas en París contra la reforma de pensiones de Macron. (AP)

Este viernes, la batalla contra la impopular reforma de las pensiones se agudizó.

Con la circunvalación de París cortada durante media hora, liceos bloqueados, 10.000 toneladas de basura acumuladas en la capital o la invasión de vías férreas en Burdeos (suroeste) y Tolón (sureste), el malestar de los franceses tomó múltiples formas.

“Sentimos este anuncio [del gobierno] como un insulto. Hace semanas que no nos escuchan. Esto generó mucha ira”, declaró a la agencia de noticias AFP Philippe Melaine, un profesor de un liceo de Rennes (oeste), donde más de 2.000 personas se manifestaron el viernes.

La víspera, el presidente liberal Emmanuel Macron decidió adoptar su reforma, sin someterla al voto de los diputados, al temer una derrota en el Parlamento, en virtud de un mecanismo legal: el controvertido artículo 49.3 de la Constitución.

Su objetivo es retrasar la edad de jubilación de 62 a 64 años para 2030 y adelantar a 2027 la exigencia de cotizar 43 años (y no 42 como ahora) para cobrar una pensión completa. Dos de cada tres franceses, según los sondeos, se oponen.

Para impedirlo, la oposición presentó dos mociones de censura: una del grupo independiente LIOT y otra de la ultraderecha. Si al menos una se aprueba -algo complicado-, caerían el gobierno de la primera ministra Élisabeth Borne y la reforma.

“Explosión social”

La batalla contra la impopular reforma de las pensiones se recrudeció este viernes en Francia (REUTERS/Gonzalo Fuentes)
La batalla contra la impopular reforma de las pensiones se recrudeció este viernes en Francia (REUTERS/Gonzalo Fuentes)

El gobierno está bajo presión. Para los observadores, el uso del artículo 49.3 supuso un “fracaso” y simboliza la “debilidad” de Macron, que se juega con esta reforma su capacidad de actuar durante su segundo mandato.

“El presidente podría salvar los muebles anunciando que la ley será derogada tras esta adopción antidemocrática. Pero no es propio de él escuchar a los franceses”, reza el editorial del diario de izquierda Libération.

Por el momento, la decisión impulsó una contestación en las calles, que había perdido fuerza en los últimos días tras vivirse el 7 de marzo la mayor protesta contra una reforma social en tres décadas con entre 1,28 y 3,5 millones de manifestantes, a llamado de los sindicatos.

Pero estos últimos tienen “miedo” de que el movimiento social les supere y se radicalice, indicó a la agencia de noticias AFP el presidente de la CFTC, Cyril Chabnier, quien recordó que ya advirtieron al gobierno que, si no escuchaba y usaba el 49.3, habría “riesgos de una explosión social”.

Cientos de personas se concentraron de nuevo el viernes en la tarde en la plaza de la Concordia de París. El jueves, la policía ya evacuó el lugar con cargas, cañones de agua y gases lacrimógenos. Las protestas, en varias ciudades, dejaron ese día 310 detenidos.

A la espera de la nueva jornada de protestas masivas convocada por los sindicatos el próximo jueves, el líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon llamó a “movilizaciones espontáneas”. El ministro del Interior, Gérald Darmanin, advirtió que no las permitirá ni el “desorden” tampoco.

El sector de la energía, punta de lanza de las huelgas prorrogables desde hace diez días, recrudeció su pulso. Los huelguistas amenazaron con paralizar dos refinerías para el lunes.

Las autoridades recomendaron anular el lunes un 30% de los vuelos en el aeropuerto parisino de Orly, un 10% más que esta semana.

Mociones de censura

Miembros del parlamento francés muestran placas de rechazo a la reforma de pensiones, mientras la jefa del gabinete de Macron, Elisabeth Borne, aguarda para empezar a defender la aplicación del decreto (REUTERS/Pascal Rossignol)
Miembros del parlamento francés muestran placas de rechazo a la reforma de pensiones, mientras la jefa del gabinete de Macron, Elisabeth Borne, aguarda para empezar a defender la aplicación del decreto (REUTERS/Pascal Rossignol)

Tras el 49.3, la primera ministra aparece muy debilitada, al defender durante meses el diálogo con la oposición para intentar aprobar una reforma que buscaba equilibrar la caja de las pensiones. “Nuestra vocación es continuar gobernando”, dijo el vocero del Ejecutivo, Olivier Véran.

El lunes en la tarde, según fuentes parlamentarias, el gobierno enfrentará dos mociones de censura. La presentada por LIOT puede recabar el máximo de apoyos, pero se quedaría a unos 30 votos de los 287 necesarios para hacer caer el gobierno y la reforma.

El frente de izquierdas Nupes, el grupo ultraderechista de Marine Le Pen y los diputados de LIOT votarán a favor, pero no el partido opositor de derecha Los Republicanos, que negoció con el oficialismo la reforma pese al rechazo de unos veinte diputados disidentes.

En este pulso, Macron, reelegido en abril hasta 2027 y a quien no le afecta la moción, amenazó incluso con disolver la Asamblea, si finalmente esta tumbaba su reforma. Según los sondeos, la extrema derecha sería la beneficiada de un adelanto electoral.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo