Antony Blinken y Serguéi Lavrov se reunirán este jueves en Ginebra para tratar de evitar una guerra en Ucrania

Los líderes diplomáticos de EEUU y Rusia volverán a verse las caras para intentar desescalar la crisis

El Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, saludando al ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov (Reuters)
El Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, saludando al ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov (Reuters)

Luego de que el gobierno ruso rechace una reunión entre el presidente Vladimir Putin y su homólogo estadounidense, Joe Biden, Moscú anunció que los líderes diplomáticos de ambos países, Serguéi Lavrov y Antony Blinken, se reunirán este jueves en Ginebra para continuar las negociaciones sobre la crisis en Ucrania.

Una reunión de este tipo está prevista el 24 de febrero en Ginebra”, dijo Lavrov durante una reunión del consejo de seguridad rusa consagrada a la crisis ucraniana y presidida por el presidente Vladimir Putin.

En ese encuentro, ambos representantes discutirían los términos de un posible encuentro entre Biden y Putin.

Lavrov apuntó este lunes que Moscú no rechaza una cumbre de alto nivel sobre Ucrania, pero quiere que esta tenga contenido y lleve a resultados concretos. “El presidente Putin explicó muy claramente, y explicó más de una vez, que no estamos en contra de las cumbres, de las reuniones, pero antes de reunirse, especialmente en un ambiente tan tenso, es importante entender cómo terminarán estas cumbres” y cual será el resultado.

El ministro de Asuntos Exteriores también señaló que los países occidentales que abogan por la celebración de las cumbres, presentarán “su visión de sus posibles resultados”. “Estamos esperando”, dijo.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, propuso este domingo a los mandatarios de Rusia y Estados Unidos la celebración de una cumbre sobre la seguridad en Europa. Pero aunque el Kremlin no la descartó, consideró prematuro hablar de esta posibilidad.

“Una reunión es posible si los jefes de Estado lo consideran apropiado. Ahora mismo hay un claro entendimiento de la necesidad de continuar el diálogo al nivel ministerial”, aclaró el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Rusia ha concentrado aproximadamente 150.000 soldados en tres lados de Ucrania, la mayor acumulación de este tipo desde la Guerra Fría. Funcionarios occidentales aseguran que el presidente ruso Vladimir Putin ahora simplemente está buscando un pretexto para invadir.

Moscú niega tener planes de ataque, pero quiere garantías occidentales de que la OTAN no permitirá que Ucrania y otros países exsoviéticos se unan como miembros. También exige que la alianza militar detenga los despliegues de armas en Ucrania y retire sus fuerzas de Europa del Este, demandas que Occidente rechaza.

(Con información de AFP y EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR