El Gobierno británico congeló la tasa con la que se financia a la BBC y anunció que la eliminará en 2027

La medida sería un gran golpe para las finanzas de la radiotelevisión pública. El anuncio forma parte de la ofensiva del ejecutivo de Boris Johnson para recuperar su popularidad tras los escándalos por las fiestas durante el confinamiento. La oposición denuncia que el recorte tenía motivaciones políticas

La sede de la BBC en Londres (REUTERS/Henry Nicholls/archivo)
La sede de la BBC en Londres (REUTERS/Henry Nicholls/archivo)

El Gobierno británico congelará la tasa que sirve para financiar la corporación pública BBC los dos próximos años y la eliminará del todo para pasar a un nuevo modelo a partir de 2027.

La ministra de Cultura, Nadine Dorries, cuyo departamento es responsable de la BBC, dijo en un mensaje en Twitter que su anuncio es el “último” que se realizará sobre la tasa anual que pagan quienes tienen televisión o la ven por internet y con la que se financia la radiotelevisión pública.

“Han acabado los días en que los ancianos son amenazados con penas de cárcel y los inspectores llaman a las puertas (de las casas). Ahora es momento de tratar y debatir nuevas formas de financiar, apoyar y vender los grandes contenidos británicos”, escribió la ministra.

En noviembre, el gobierno inició negociaciones para acordar cuánto costaría la licencia de TV, parte de un acuerdo de financiación de cinco años que comenzará en abril de 2022.

Según adelantó el dominical Sunday Mail, la congelación de la tasa, que ahora se sitúa en 159 libras (190 euros) al año, y su subida moderada en los tres años siguientes obligarán al operador estatal a realizar ahorros por más de 2.000 millones de libras (2.400 millones de euros) en ese periodo.

Al expirar el actual convenio con la BBC, el 31 de diciembre de 2027, si los conservadores siguen en el poder, su idea es suprimir la tasa para pasar a un nuevo modelo que se acerque más a los actuales servicios por suscripción que rigen actualmente en los gigantes de la televisión como Netflix o Amazon Prime.

Este anuncio forma parte de la ofensiva que prepara el Ejecutivo de Boris Johnson para recuperar su popularidad entre los británicos, muy dañada por la revelación de numerosas fiestas celebradas en Downing Street durante la pandemia pese a las restricciones sociales vigentes.

Frente a una tasa de inflación que se espera que alcance un máximo de 30 años del 6 % o más en abril, congelar el costo de la licencia en sus 159 libras actuales proporcionaría cierto alivio a los consumidores que luchan contra el fuerte aumento del costo de vida.

El departamento de Digital, Medios, Cultura y Deporte se negó a comentar cuando se le preguntó sobre el informe Mail on Sunday.

La BBC se negó a comentar sobre el tuit de Dorries o el informe del Mail on Sunday.

El opositor Partido Laborista dijo que el recorte de fondos tenía motivaciones políticas.

“El primer ministro y el secretario de Cultura parecen empeñados en atacar a esta gran institución británica porque no les gusta su periodismo”, dijo Lucy Powell, legisladora laborista y jefa de política cultural.

La producción de noticias de la BBC es criticada regularmente por los partidos políticos del Reino Unido. Su cobertura de los temas del Brexit, central para el gobierno de Johnson, ha sido considerada durante mucho tiempo como demasiado crítica por los partidarios de abandonar la Unión Europea.

La semana pasada, un legislador conservador dijo que la cobertura de la BBC relacionada con las fiestas en la residencia de Johnson en Downing Street durante los cierres por coronavirus equivalía a un “intento de golpe” contra el primer ministro.

(Con información de EFE y Reuters)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR