El esposo de una activista británica detenida en Irán se declaró en huelga de hambre para exigir mayor presión sobre el régimen persa

Richard Ratcliffe, marido de Nazanin Zaghari-Ratcliffe, permanecerá frente a la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores para presionar al Gobierno a que abogue por la libertad de su pareja, quien lleva cinco años encarcelada en Teherán


Richard Ratcliffe, esposo de Nazanin Zaghari-Ratcliffe, exigió al gobierno británico que abogue por la liberación de su esposa (AP/Alastair Grant)
Richard Ratcliffe, esposo de Nazanin Zaghari-Ratcliffe, exigió al gobierno británico que abogue por la liberación de su esposa (AP/Alastair Grant)

El esposo de una mujer británica-iraní encarcelada en Irán se declaró en huelga de hambre luego que un tribunal iraní ordenó mantenerla presa otro año más. El domingo inició la huelga de hambre Richard Ratcliffe, esposo de Nazanin Zaghari-Ratcliffe, una trabajadora humanitaria que lleva más de cinco años en prisión.

Ratcliffe permanecerá acampado frente a la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, informó Amnistía Internacional (AI), agregando que la protesta busca presionar al gobierno del primer ministro Boris Johnson a que abogue por la libertad de Zaghari-Ratcliffe y de otros británicos-iraníes encarcelados.

Zaghari-Ratcliffe estuvo cinco años encarcelada en Irán luego de ser detenida en abril de 2016 en el aeropuerto de Teherán, acusada de tramar el derrocamiento del régimen persa. Desde entonces, ella, sus partidarios y diversos grupos de derechos humanos rechazan esas acusaciones.

En mayo fue sentenciada a otro año de cárcel, acusada de difundir “propaganda contra el sistema”, por participar en una protesta frente a la embajada iraní en Londres en 2009, un fallo que fue ratificado días atrás por una corte de apelaciones. El fallo incluye una prohibición de salir del país por un año.

Ratcliffe se declaró en huelga de hambre durante 15 días frente a la embajada iraní en Londres, y afirma que gracias a eso Irán liberó a su hija Gabriella, de 7 años.

“Trataremos de igual manera al gobierno británico. La verdad, jamás pensé que estaría haciendo una huelga de hambre dos veces, no es normal”, declaró Ratcliffe en un mensaje en el website change.org.

Nazanin Zaghari-Ratcliffe, trabajadora de ayuda británica iraní, se encuentra detenido en Teherán desde 2016 (Ratcliffe Family Handout via REUTERS)
Nazanin Zaghari-Ratcliffe, trabajadora de ayuda británica iraní, se encuentra detenido en Teherán desde 2016 (Ratcliffe Family Handout via REUTERS)

Enfatizó que el régimen de Irán sigue siendo “el principal culpable” pero que el gobierno británico “también nos está decepcionando”.

“Es evidente que el caso de Nazanin se pudo haber resuelto hace meses sino fuese por ciertos intereses diplomáticos. El primer ministro debe asumir su responsabilidad”, añadió.

El mes pasado la nueva ministra de Relaciones Exteriores, Liz Truss, habló del asunto, que exacerba las tensiones entre Londres y Teherán, con su homólogo iraní, Hosein Amir Abdollahian.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Saeed Khatibzadeh, respondió ironizando sobre los “duros tuits”, contrarios, según él, al tono adoptado por el Reino Unido y que están destinados solo a provocar “grandes títulos” de prensa. “Pero las consignas no remplazarán nunca los veredictos de los tribunales”, advirtió.

Zaghari-Ratcliffe era empleada de la Fundación Thomson Reuters, el brazo benéfico de la agencia noticiosa, y fue arrestada cuando regresaba a Gran Bretaña de Irán, donde había ido a visitar familiares. Grupos de derechos humanos denuncian que Irán suele detener a personas de doble nacionalidad para usarlas como fichas de negociación. Teherán, no obstante, niega esas acusaciones.

La República Islámica no reconoce las nacionalidades dobles, por lo que Zaghari-Ratcliffe no puede recibir asistencia consular.

La familia de Zaghari-Ratcliffe exige al gobierno de Boris Johnson mayor presión contra el régimen iraní para lograr la liberación de la trabajadora humanitaria (REUTERS/Toby Melville)
La familia de Zaghari-Ratcliffe exige al gobierno de Boris Johnson mayor presión contra el régimen iraní para lograr la liberación de la trabajadora humanitaria (REUTERS/Toby Melville)

En marzo de 2020 fue puesta bajo arresto domiciliario en casa de sus padres en Teherán, a causa de la pandemia de covid-19.

En un comunicado, la nueva jefa de la diplomacia británica denunció la “cruel separación de su familia” y “el espantoso suplicio” al que la han sometido. “Trabajamos sin tregua para asegurar su retorno”, añadió.

Gabriella, la pequeña hija de la pareja, regresó al Reino Unido hace casi dos años.

El caso estaría vinculado al impago por parte de Reino Unido de una deuda histórica con Irán por 400 millones de libras (unos 473 millones de euros). Londres asegura que las sanciones a Irán impiden que se haga el pago por el reembolso de los fondos abonados por la compra de carros de combate Chieftain antes de la Revolución Islámica de 1979 y que nunca fueron entregados.

Con información de AP, AFP y Europa Press

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR