Rusia recrudece su persecución y suma acusaciones contra Alexei Navalny: podría pasar una década más en la cárcel

El líder opositor enfrenta cargos por haber “creado y dirigido una organización extremista que pedía un cambio de poder por la vía violenta”. La nueva ofensiva del gobierno de Vladimir Putin se produce tras las polémicas elecciones legislativas

Navalny durante una audiencia en una corte de Moscú el 20 de febrero de 2021. (REUTERS/Maxim Shemetov/archivo)
Navalny durante una audiencia en una corte de Moscú el 20 de febrero de 2021. (REUTERS/Maxim Shemetov/archivo)

El opositor ruso encarcelado Alexei Navalny se enfrenta a una nueva investigación penal por “extremismo”, un delito castigado con hasta 10 años de cárcel, en una nueva etapa de la represión de su movimiento tras el desmantelamiento de sus organizaciones.

Las investigaciones contra él y varios colaboradores cercanos se producen tras la victoria en las elecciones legislativas del partido de Vladimir Putin, después de una campaña para excluir de las urnas a casi todos los candidatos contrarios al Kremlin.

Los partidarios de Navalny no pudieron presentarse después de que sus organizaciones fueran prohibidas y clasificadas como “extremistas” en junio.

Desde principios de año, Navalny está encarcelado con una sentencia de dos años y medio por un caso de fraude que él considera político.

El opositor y sus aliados están ahora acusados de haber “creado y dirigido una organización extremista” a través de su Fondo Anticorrupción (FBK) y otras ocho organizaciones.

Alexei Navalny, Lyubov Sobol e Ivan Zhdanov durante una manifestación en Rusia en febrero de 2020 (REUTERS/Shamil Zhumatov/archivo)
Alexei Navalny, Lyubov Sobol e Ivan Zhdanov durante una manifestación en Rusia en febrero de 2020 (REUTERS/Shamil Zhumatov/archivo)

También se le acusa desde agosto de llamar a sus seguidores a cometer “actos ilícitos”, un delito castigado con tres años de prisión.

Según un comunicado del Comité de Investigación, encargado de las principales investigaciones en Rusia, Navalny y sus aliados fueron acusados de haber “creado y dirigido una organización extremista” que de 2014 a 2021 pedía “un cambio de poder por la vía violenta”.

Según los investigadores, las manifestaciones ilegales que organizaban el opositor y sus aliados conllevaban “llamamientos a acciones extremistas y terroristas”.

Los cargos, que conllevan una pena de 10 años de prisión, también apuntan a dos de sus colaboradores cercanos, Leonid Volkov e Ivan Zhdanov.

FOTO DE ARCHIVO: Leonid Volkov, jefe de gabinete del equipo de Navalny, habla durante una conferencia de prensa en Berlín, Alemania. 21 de agosto del 2020. REUTERS/Fabrizio Bensch/Foto de archivo
FOTO DE ARCHIVO: Leonid Volkov, jefe de gabinete del equipo de Navalny, habla durante una conferencia de prensa en Berlín, Alemania. 21 de agosto del 2020. REUTERS/Fabrizio Bensch/Foto de archivo

Otros colaboradores, entre ellos la moscovita Lyubov Sobol, están acusados de “participación en una organización extremista”, castigada con seis años de cárcel, según la misma fuente.

La mayoría de los aliados de Navalny se encuentran en el extranjero, tras huir de la represión de los últimos meses en Rusia, en la que varios de ellos fueron detenidos o puestos en libertad vigilada.

“Dar miedo”

Según Ivan Zhdanov, estas nuevas acusaciones tienen como objetivo “prolongar la condena” que actualmente cumple Navalny, encarcelado desde enero, a su regreso a Rusia tras un envenenamiento del que acusa al Kremlin.

El presidente ruso, Vladímir Putin en una imagen de archivo EFE/EPA/ALEXEI DRUZHININ
El presidente ruso, Vladímir Putin en una imagen de archivo EFE/EPA/ALEXEI DRUZHININ

Según Zhdanov, en declaraciones al canal de televisión online Dojd, las autoridades quieren “dar miedo” a los colaboradores y partidarios del principal crítico con el Kremlin.

“Todo el mundo se preguntaba si la represión disminuiría después de las elecciones. Pues esta es la respuesta”, comentó en Twitter la portavoz de Navalny, Kira Yarmych.

Pese a estar encarcelado, Navalny sigue expresándose periódicamente en las redes sociales, sobre todo la semana pasada pidiendo a sus partidarios que no se rindan a pesar del “robo” de los resultados de las elecciones legislativas del 19 de septiembre.

El activista anticorrupción de 45 años se dio a conocer por sus investigaciones sobre el estilo de vida y la malversación de fondos de la élite rusa.

Tras ser inhabilitado para participar en las elecciones, la estrategia electoral de sus partidarios en las legislativas consistió en convencer a los rusos de que “votaran de forma inteligente” eligiendo a los candidatos mejor situados para vencer a los del Kremlin, con frecuencia los comunistas.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR