Quién era Alexander Litvinenko, el espía ruso que desafió a Vladimir Putin y murió envenenado

La Corte Europea de Derechos Humanos confirmó la responsabilidad de Rusia por su muerte en 2006, intoxicado con polonio 210 en Londres

La tumba del ex agente ruso Alexander Litvinenko en el cementerio de Highgate en Londres (REUTERS/Toby Melville/archivo)
La tumba del ex agente ruso Alexander Litvinenko en el cementerio de Highgate en Londres (REUTERS/Toby Melville/archivo)

La Corte Europea de Derechos Humanos respaldó el martes la conclusión de una pesquisa británica que afirmó que Rusia fue la responsable del asesinato de Alexander Litvinenko, quien falleció en Londres en 2006 tras tomar un té contaminado con material radioactivo.

Nacido en Voronez el 4 de diciembre de 1962, Litvinenko fue un espía ruso que se convirtió en disidente.

Después de unirse al Ejército Rojo, Litvinenko se convirtió en agente de la KGB, el poderoso servicio de Inteligencia soviético, y de la agencia que lo sucedió tras la caída de la URSS, la FSB.

Litvinenko se convirtió en informante de la KGB en 1986 y dos años más tarde fue nombrado agente de la sección de inteligencia militar, antes de pasar a la división antiterrorista en 1991. Parte de su trabajo en la década de 1990 condujo al arresto de muchos agentes durante la Primera Guerra Chechena.

Litvinenko fotografiado en Londres en septiembre de 2004 (AFP)
Litvinenko fotografiado en Londres en septiembre de 2004 (AFP)

Mientras trabajaba para los servicios secretos rusos, Litvinenko también comenzó a investigar al grupo criminal Tambov, con sede en San Petersburgo, involucrado en el tráfico de heroína desde Afganistán a Europa Occidental (a través de Uzbekistán y San Petersburgo). Litvinenko, según el informe de la investigación pública realizada por el Reino Unido tras su muerte y confirmada hoy por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, “comenzó a convencerse de que había una colusión generalizada entre el grupo Tambov y los funcionarios de la KGB, incluidos Vladimir Putin y Nikolai Patrushev”.

Al mismo tiempo, en esa época se unió a los amigos y guardias de seguridad personales del poderoso oligarca ruso Boris Berezovsky.

El oligarca Boris Berezovsky. Murió en 2013, aparentemente ahorcado
El oligarca Boris Berezovsky. Murió en 2013, aparentemente ahorcado

Litvinenko se convirtió rápidamente en uno de los amigos más cercanos del oligarca, en momentos en que las relaciones entre Berezovsky y el gobierno ruso comenzaban a deteriorarse.

En 1998 Litvinenko informó a Berezovsky que algunos miembros de los servicios secretos rusos habían intentado matarlo. Ese mismo año, en una conferencia de prensa que conmocionó al país, Litvinenko y otros agentes acusaron a varios de sus superiores y colegas del FSB de ordenar secuestros, extorsiones y asesinatos y de haber planeado el asesinato de Berezovsky.

Litvinenko fue expulsado del FSB. Vladimir Putin, entonces jefe del FSB y jefe de gabinete del entonces presidente ruso Boris Yeltsin, dijo años después en una entrevista con la periodista rusa Yelena Tregubova que él personalmente despidió a Litvinenko “porque un agente del FSB no debería sermonear a la prensa, no es su trabajo y no debería hacer públicos los escándalos internos“.

Litvinenko, a la derecha, en la conferencia de prensa en la que denunció a los altos cargos del FSB de ordenar secuestros, extorsiones y asesinatos (Reuters)
Litvinenko, a la derecha, en la conferencia de prensa en la que denunció a los altos cargos del FSB de ordenar secuestros, extorsiones y asesinatos (Reuters)

Sus investigaciones, y las consiguientes acusaciones, también continuaron en los años siguientes. La justicia británica citó varias razones por las que el estado ruso quería matar a Litvinenko: entre otras, también mencionó las acusaciones de pedofilia que Litvinenko hizo contra Putin en julio de 2006.

En 2000, después de violar una prohibición de viajar y salir de Moscú con su esposa y su hijo Anatoly, Litvinenko obtuvo asilo político en el Reino Unido.

Allí, Litvinenko comenzó a colaborar con el MI6, los servicios secretos británicos, siendo tildado en su país de “traidor” y siguió manteniendo excelentes relaciones con Berezovsky, quien en 2002 financió la publicación de un libro en el que acusaba a Putin de ser el verdadero instigador de los atentados que tuvieron lugar en toda Rusia en 1999, orquestados según el ex espía para justificar la guerra en Chechenia.

Vladimir Putin, entonces presidente en funciones, le da la mano a un oficial ruso durante una visita sorpresa a las fuerzas rusas en Chechenia el 1 de enero de 2000 para elogiarlas por la campaña contra los rebeldes separatistas. (REUTERS/Pool/Foto de archivo)
Vladimir Putin, entonces presidente en funciones, le da la mano a un oficial ruso durante una visita sorpresa a las fuerzas rusas en Chechenia el 1 de enero de 2000 para elogiarlas por la campaña contra los rebeldes separatistas. (REUTERS/Pool/Foto de archivo)

En enero de 2015, el abogado de la Corona que representaba a la familia Litvinenko presentó los primeros cargos contra Andrei Lugovoi y Dimitri Kovtun, dos ex agentes secretos rusos que luego se convirtieron en empresarios sospechosos de haber sido los autores materiales del envenenamiento de Litvinenko.

Los tres se conocieron el 1 de noviembre de 2006 en el Millennium Hotel de Londres y, según las reconstrucciones, en esa ocasión añadieron polonio 210 al té de Litvinenko (el polonio es una sustancia altamente radiactiva y tóxica producida en sofisticados laboratorios militares estatales).

Litvinenko cayó enfermo y su estado se deterioró rápidamente hasta su muerte el 23 de noviembre.

Alexander Litvinenko internado en el hospital tras se envenenado con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva y tóxica producida en sofisticados laboratorios militares rusos
Alexander Litvinenko internado en el hospital tras se envenenado con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva y tóxica producida en sofisticados laboratorios militares rusos

En una carta publicada tras su muerte, se dirigió a Putin: “Ha conseguido silenciar a un hombre, pero el aullido de protesta de todo el mundo resonará, señor Putin, en sus oídos durante el resto de su vida”.

Lo cierto es que, más allá de la sentencia de hoy, la muerte de Litvinenko sigue rodeada de interrogantes: ¿El ex espía pagó con su vida sus acusaciones al FSB? ¿Debía guardar silencio sobre los planes de los servicios secretos rusos para eliminar a empresarios y políticos opositores? ¿O le fueron fatales las acusaciones a Putin sobre la guerra en Chechenia?

Preguntas que quedan sin respuesta. Y a las que se sumó un último misterio.

La declaración de Putin ante la noticia de su muerte fue la siguiente: “Quien lo hizo no es el Señor Todopoderoso y, lamentablemente, Litvinenko no es Lázaro”.

Tiempo después, la viuda de Litvinenko encontró un diario de su esposo con la frase: “Cuando Lázaro se levanta de su lecho de muerte, nadie le hace preguntas. Hay que respetar el silencio de los muertos“.

Nadie, todavía, pudo establecer lo que ambos quisieron decir con esas enigmáticas frases.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR