Nueva Zelanda extendió la suspensión de su burbuja de viajes con Australia

El gobierno de Jacinda Ardern explicó que la decisión se debe al incremento de casos de COVID-19 en el país vecino. Será revisada a mediados o finales de noviembre para dar más tiempo a que aumenten las tasas de vacunación

Aeropuerto de Sídney (Foto: Reuters)
Aeropuerto de Sídney (Foto: Reuters)

Nueva Zelanda anunció este viernes que extenderá la suspensión de la burbuja aérea de viajes con Australia al menos ocho semanas más debido al incremento de casos de COVID-19 en el vecino país, en donde la mitad de la población está confinada.

Nueva Zelanda, que cerró sus fronteras en marzo de 2020, abrió en abril pasado una burbuja con Australia, mediante la cual se permitían los desplazamientos de sus habitantes libre de cuarentenas, pero la suspendió desde el 23 de julio hasta el 24 de septiembre por la crisis sanitaria en Australia.

El ministro de Respuesta al COVID-19 de Nueva Zelanda, Chris Hipkins, explicó que la decisión se revisará a mediados o finales de noviembre “para dar más tiempo a que aumenten nuestras tasas de vacunación” y que se mantendrán mientras tanto vuelos espaciales de repatriación.

El Ministro de Servicio Público de Nueva Zelanda, Chris Hipkins (Foto: Reuters)
El Ministro de Servicio Público de Nueva Zelanda, Chris Hipkins (Foto: Reuters)

La medida prevé que los neozelandeses que se encuentren varados en Australia puedan alojarse a su retorno en unas 3.000 habitaciones adicionales habilitadas para la cuarentena obligatoria.

Nueva Zelanda, cuyo gobierno tiene como estrategia la eliminación del COVID-19, ha administrado la pauta completa de la vacuna a un 37% de la población adulta de más de 5 millones de habitantes y prevé reabrir sus fronteras en 2022.

El país, que confinó a la ciudad de Auckland, la más poblada, a mediados de agosto por un brote con la variante delta, reportó este viernes 11 contagios locales y acumula desde el inicio de la pandemia más de 4.000 infecciones, que incluyen 27 fallecidos y casi 500 casos activos.

Pasajeros con mascarillas protectoras viajan en autobús por el centro de Sídney (Foto: Reuters)
Pasajeros con mascarillas protectoras viajan en autobús por el centro de Sídney (Foto: Reuters)

Por su lado, Australia sigue reportando desde hace semanas más de 2.000 infecciones comunitarias a pesar de que tiene confinados a los habitantes de las ciudades de Sídney, Melbourne, Canberra y otras zonas rurales del país por la propagación de la variante delta desde mediados de año.

Australia prevé, según un plan nacional anunciado a finales de julio, volver progresivamente a la normalidad con un 70% de la población totalmente vacunada, así como reabrir sus fronteras internacionales, previsiblemente a finales de año, con el 80 por ciento.

Este viernes, el gobierno de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, anunció que pondrá en marcha un programa piloto a finales de mes para que los australiano puedan hacer cuarentenas en casa en lugar de los centros de confinamiento designados para estos fines.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR