Amnistía Internacional advirtió a Marruecos que extraditar uigures a China los expone a la tortura

La policía marroquí detuvo la pasada semana al activista de la minoría musulmana Idris Hasan en el aeropuerto de Casablanca, quien es pedido por Beijing para ser judicializado

Imagen de archivo de manifestantes de etnia uigur participando de una protesta contra China en Estambul, Turquía. 1 de octubre, 2020. REUTERS/Murad Sezer/Archivo
Imagen de archivo de manifestantes de etnia uigur participando de una protesta contra China en Estambul, Turquía. 1 de octubre, 2020. REUTERS/Murad Sezer/Archivo

La organización Amnistía Internacional pidió hoy a Marruecos que no extradite a China al activista uigur Idris Hasan, detenido hace ahora una semana en Casablanca y que puede ser deportado en cualquier momento.

En un comunicado emitido hoy, Amnistía recuerda que Idris Hasan “se arriesga a la detención arbitraria y a la tortura si es devuelto a la fuerza a China”.

Fuentes policiales marroquíes reconocieron ayer que Hasan está detenido en la prisión de Tiflet (50 kilómetros al este de Rabat) por una orden internacional emitida por China y cursada por la Interpol.

Hasan, de 34 años y padre de tres hijos, pudo telefonear a su esposa Zaynura desde la cárcel el pasado viernes y le dijo: “Me han encarcelado a petición de China. Por favor actúa rápido o de deportarán a China”, dijo la esposa a Amnistía.

Hasan (también transcrito como Yidiresi Aishan en sus documentos turcos) vive refugiado en Turquía desde el año 2012, junto con su familia.

Debido a su activismo en organizaciones de defensa de la comunidad iugur, Hasan puede ser calificado de “terrorista” según las vagas definiciones utilizadas en China para perseguir a los uigures y otras minorías étnicas como los kazajos, kirguises, uzbekos, tayikos o hui.

14/08/2020 Manifestación en el exterior de la Casa Blanca contra China pide a Estados Unidos que ponga fin al acuerdo comerciales y tomen medidas para detener la opresión de los uigures.
POLITICA 
CHIP SOMODEVILLA
14/08/2020 Manifestación en el exterior de la Casa Blanca contra China pide a Estados Unidos que ponga fin al acuerdo comerciales y tomen medidas para detener la opresión de los uigures. POLITICA CHIP SOMODEVILLA

El pasado mes, Amnistía publicó un informe de 160 páginas detallando cómo cientos de miles de uigures de la región autónoma de Xinjiang son víctima de la detención arbitraria y masiva, el adoctrinamiento y la tortura, además de una campaña en curso desde 2017 para erradicar la religión musulmana, sus tradiciones y las lenguas de las minorías de este credo.

Para Amnistía, deportar a Hasan a China supone “una violación de la ley internacional: el principio de no expulsión garantiza que nadie debe ser deportado a un país donde se arriesgue a la tortura, al trato degradante o a otros graves atropellos”.

La policía marroquí detuvo la pasada semana a Hasan en el aeropuerto de Casablanca y estudia ahora su extradición, solicitada por China.

La fuente de seguridad explicó que el ciudadano chino Aishan Yidiresi, de 33 años, fue objeto de una “notificación roja” emitida por Interpol por su supuesta pertenencia a una organización que figura en las listas de organizaciones terroristas de varios países.

Sin embargo, la plataforma “Voice of Uyghurs”, que defiende a los derechos del pueblo uigur en internet, aseguró que Yidiresi, con pasaporte chino y permiso de residencia turco, “no tiene antecedentes penales y nunca ha participado en activismo violento”.

Guardias de seguridad se encuentran en las puertas de lo que se conoce oficialmente como un centro de educación de habilidades vocacionales en el condado de Huocheng en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, China 3 de septiembre de 2018. REUTERS/Thomas Peter/File Photo
Guardias de seguridad se encuentran en las puertas de lo que se conoce oficialmente como un centro de educación de habilidades vocacionales en el condado de Huocheng en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, China 3 de septiembre de 2018. REUTERS/Thomas Peter/File Photo

Agregó que el detenido, que ha trabajado desde 2012 como informático en Turquía, se ha ofrecido como voluntario para colectar testimonios de grupos uigures instalados en territorio turco y diseñar carteles que defienden su causa.

Interpol fue encabezada hasta octubre del 2018 por el viceministro chino de Seguridad Pública, Meng Hongwei, lo que provocó entonces las críticas de varias organizaciones internacionales ante la posible pérdida de la neutralidad y protección de los derechos humanos de la entidad bajo su liderazgo.

Antes de finalizar su mandato, Hongwei fue arrestado y condenado por la Justicia china a 13 años y 6 meses de prisión, y a una multa de 2 millones de yuanes (263.000 euros) por corrupción y aceptación de sobornos.

El régimen chino ha incrementado la presencia militar en Xinjiang, en el noroeste del país y hogar de la minoría étnica uigur, donde los conflictos son habituales entre ciudadanos de esta etnia y de la han, la mayoritaria en el país.

Beijing suele vincular los conflictos que se viven en la zona con grupos secesionistas como el Movimiento del Turkestán Oriental, mientras uigures en el exilio consideran que la violencia es fruto de la represión que afirman sufrir por parte del Estado.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: