Cómo Xi Jinping y el Partido Comunista trituraron a Jack Ma

Ant ha perdido al menos 70.000 millones de dólares de valor desde su frustrada salida a bolsa. Otras empresas chinas como Tencent o JD.com también están bajo presión del régimen. ¿Los ganadores? Los bancos estatales

El jefe del régimen chino, Xi Jinping y el fundador y ex CEO de Ant y Alibaba, Jack Ma (Infobae)
El jefe del régimen chino, Xi Jinping y el fundador y ex CEO de Ant y Alibaba, Jack Ma (Infobae)

Han pasado ocho meses desde que Jack Ma -el ejecutivo empresarial más famoso que ha producido China- desapareció de la vida pública. Ocho meses y, según estimaciones conservadoras, unos 70.000 millones de dólares.

Esa es la opinión optimista sobre el valor de Ant Group Co. de Ma, que se ha desplomado desde que el multimillonario se opuso abiertamente a Beijing y las autoridades chinas anularon rápidamente los planes de Ant para una exitosa oferta pública inicial. Dentro de Ant -el gigante de la tecnología financiera que Ma escindió de Alibaba Group Holding Ltd.-, todavía se están calculando los costes reales. Los seguidores de Daddy Ma, la respuesta china a Jeff Bezos, han sido puestos en vereda por poderes superiores: el presidente de China, Xi Jinping, y su mano derecha en la economía, Liu He.

Un equipo compuesto por los principales reguladores financieros del país exige ahora actualizaciones periódicas al director general de Ant, Eric Jing, y a su personal sobre el progreso de una revisión empresarial ordenada por el Estado, según personas familiarizadas con el asunto. Las nuevas iniciativas deben ser examinadas por los funcionarios. Y las autoridades han discutido la instalación de un representante del gobierno en las filas de los altos ejecutivos de Ant para vigilar la empresa, dice una de las personas, que pidió no ser identificada al hablar de un tema sensible.

Así sucede con las grandes empresas tecnológicas de China, donde el capitalismo libre de la era de Internet, y la riqueza e influencia que conlleva, ha chocado con los objetivos y ambiciones del Partido Comunista Chino. Lo que los reguladores describen como “rectificación” está en marcha, y también está afectando a las operaciones financieras de Tencent Holdings Ltd., JD.com Inc., el propietario de TikTok, ByteDance Ltd., y el gigante del transporte por carretera Didi Chuxing. Las autoridades estadounidenses y europeas llevan años preguntándose qué hacer con las grandes empresas tecnológicas que han acumulado tanto poder. La respuesta de China es imponer el control.

En el ámbito de las tecnologías financieras, eso significa obligar a empresas emergentes como Ant a comportarse más como los bancos tradicionales. También significa inclinar la balanza de poder en la enorme y endeudada industria financiera del país hacia los bancos estatales bien conectados que siguen la línea del partido. Beijing dice que las grandes empresas de Internet y de tecnología financiera de China han abusado de su poder en el mercado. Xi quiere frenar a los innovadores sin estrangular la innovación y reducir los riesgos financieros sin disminuir las recompensas económicas. La pregunta es si podrá hacerlo.

El vice premier Liu He (izquierda) junto al jefe del régimen chino, Xi Jinping. Ambos determinaron una estrategia para someter a las empresas financieras tecnológicas que estaban por fuera del circuito bancario. Ahora las controlan y redujeron su alcance (Reuters)
El vice premier Liu He (izquierda) junto al jefe del régimen chino, Xi Jinping. Ambos determinaron una estrategia para someter a las empresas financieras tecnológicas que estaban por fuera del circuito bancario. Ahora las controlan y redujeron su alcance (Reuters)

Ant y sus compañeros han recibido duros golpes. Los reguladores han trabajado para frenar su influencia, y el futuro parece mucho menos rentable. Bloomberg Intelligence prevé que los préstamos en línea a cientos de millones de chinos, el mayor motor de crecimiento, se reduzcan un 23% en cinco años, al igual que el dinero que fluye hacia los productos de inversión vendidos por las plataformas fintech. El ecosistema de pagos será ahora vigilado de cerca. “Estamos entrando en un periodo de gran agitación a medida que Beijing remodela su relación con los gigantes tecnológicos; es de esperar que los controles más estrictos se mantengan aquí a largo plazo”, dice Liao Ming, con sede en la capital china, socio fundador de Prospect Avenue Capital, que gestiona 500 millones de dólares en activos. “Las prioridades de Beijing han cambiado”.

Los problemas comenzaron en octubre, cuando Ma arremetió públicamente contra los reguladores financieros mundiales y los banqueros convencionales. Dijo que estaban faltos de tacto y sofocaban la innovación. En poco más de una semana, la oferta pública de Ant quedó congelada. Desde entonces, las autoridades han emitido nuevas normas sobre todo, desde los préstamos al consumo hasta el apalancamiento y los monopolios en los pagos en línea. Los reguladores y los medios de comunicación estatales han aprovechado el resentimiento popular hacia los magnates hiperactivos de China, criticando a las empresas por endeudar a los pobres y a los jóvenes.

A más de una docena de empresas tecnológicas se les ha dicho que podrían tener que reestructurar sus divisiones financieras en entidades más parecidas a los bancos y supervisadas por el Banco Popular de China. Todo, desde cómo se recogen y utilizan los datos de los consumidores hasta cómo se conceden los préstamos, y a quién, está bajo escrutinio, al igual que las cotizaciones en el extranjero y las estructuras de propiedad.

El primero es Ant. Su negocio más lucrativo -la concesión de pequeños préstamos en línea a los compradores en asociación con los bancos- tiene ahora un tope de menos de 300.000 millones de yuanes (46.400 millones de dólares) bajo una unidad recién autorizada, frente a más del doble y en aumento hace un año, según estima el analista Shujin Chen, de Jefferies, con sede en Hong Kong. Para aumentar la tensión, los socios bancarios estatales se están retirando de las fintech a instancias de los reguladores. “La dinámica de poder ha cambiado, ya que las entidades estatales estarán cada vez más atentas a las actividades de las fintech”, afirma Joel Gallo, director general de la consultora Columbia China League Business Advisory Co.

Se avecina más dolor. Ant y su rival Tencent han recibido la orden de cortar los “vínculos indebidos” que durante mucho tiempo han dirigido a mil millones de usuarios de sus omnipresentes aplicaciones de pago -Alipay de Ant y WeChat Pay de Tencent- hacia servicios de mayor remuneración, como préstamos y gestión de fondos. Los reguladores aún tienen que decidir cómo las dos empresas, que dominan los pagos por móvil, pueden dirigir el tráfico en sus aplicaciones y utilizar la gran cantidad de datos que recopilan.

Jack Ma cayó en desgracia para el régimen chino. Su empersa Ant sufrió presiones y se le impidió salir a cotizar en bolsa. Su valor de mercado se derrumbó decenas de miles de millones de dólares (Reuters)
Jack Ma cayó en desgracia para el régimen chino. Su empersa Ant sufrió presiones y se le impidió salir a cotizar en bolsa. Su valor de mercado se derrumbó decenas de miles de millones de dólares (Reuters)

Y el Banco Popular de China está sopesando nuevas normas para frenar los monopolios en los pagos en línea, al tiempo que intenta lanzar una empresa que se haga cargo de los datos que esas plataformas recogen y los comparta con sus rivales. “El gobierno chino implementó las regulaciones demasiado poco y demasiado tarde para evitar que el negocio de pagos de Alipay y Tencent domine la industria”, dice Zennon Kapron, director general de la consultora Kapronasia, con sede en Singapur. “Aunque son campeones nacionales, el gobierno chino prefiere un mercado más equilibrado”.

El repentino giro de la fortuna está generando descontento. Varios empleados de Ant, incluidos altos ejecutivos, están buscando activamente otros trabajos al estar preocupados por la disminución del valor de sus opciones sobre acciones, dice Lion Niu, director de la empresa de contratación CGL, con sede en Beijing. Jing, que tomó las riendas de la empresa tras la inesperada dimisión del anterior director general, Simon Hu, en marzo, ha prometido a los empleados que la empresa acabará saliendo a bolsa. Pero aún se desconoce qué significará la reciente agitación para las valoraciones de la empresa.

Los múltiplos de beneficios de las empresas financieras tradicionales valorarían a Ant entre 29.000 y 115.000 millones de dólares, según el analista de Bloomberg Intelligence Francis Chan. Eso está muy por debajo de los 320.000 millones de dólares que se esperaba que alcanzara el año pasado. Los primeros inversores de Ant son más positivos. Fidelity Investments, que posee el 0,14% de Ant, ha reducido a la mitad su estimación a unos 144.000 millones de dólares a finales de febrero, frente a los 295.000 millones anteriores. Warburg Pincus, con una participación del 0,33%, la ha situado entre 200.000 y 250.000 millones de dólares.

Las acciones de Alibaba, que posee aproximadamente un tercio de Ant, se han desplomado casi un 30% desde principios de noviembre.

Hay mucho en juego. En marzo, Tencent se desplomó a raíz de un informe de Bloomberg News en el que se informaba de que tendría que fusionar su negocio financiero en una sociedad de cartera, supervisada por el banco central. El valor de mercado se esfumó en 37.000 millones de dólares en un día. Dos meses después, los medios de comunicación locales informaron de que los reguladores habían pedido la revisión.

JD Technology, una rama de JD.com, el segundo sitio de comercio electrónico de China por ingresos netos, está esperando instrucciones claras de las autoridades antes de hacer cualquier intento de profundizar en las finanzas, según una persona familiarizada con el asunto. JD fue ampliamente ridiculizada el año pasado después de publicar un anuncio en el que se mostraba a un trabajador de bajos ingresos pidiendo dinero prestado para pagar un upgrade en su asiento en una aerolínea. Algunos pidieron un boicot de los clientes. Los representantes de Ant y Tencent declinaron hacer comentarios, mientras que JD Technology, el Banco Popular de China y el regulador bancario de China no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Las normas impuestas a las fintech les han quitado parte del brillo de invencibilidad del que han gozado”, dice Gallo. Mientras tanto, los grandes bancos están presionando su ventaja. El año pasado, invirtieron colectivamente un récord de 31.000 millones de dólares en fintech. En el Industrial & Commercial Bank of China Ltd., el mayor banco del mundo por activos, el gasto se disparó un 40%. El ICBC contrató a 800 personas en el ámbito de la tecnología, con lo que su plantilla total en esa área asciende a 35.400 personas. Su aplicación bancaria imita cada vez más a Alipay, combinando opciones de viajes, entretenimiento y restaurantes con una serie de servicios financieros para sus 416 millones de usuarios.

Las acciones de China Merchants Bank, líder de la banca minorista, se han disparado casi un 60% desde que se suspendió la salida al mercado de Ant. A Ant se le dijo que redujera su fondo de mercado monetario, que en su día fue el mayor del mundo. Al mismo tiempo, Merchants Bank, con sede en el centro tecnológico de Shenzhen, ha abierto los productos de inversión antes reservados a los ricos a los clientes del mercado de masas con tan solo 100.000 yuanes para invertir. Sus activos minoristas gestionados aumentaron un récord de 650.000 millones de yuanes en el primer trimestre, hasta alcanzar los 9,6 billones de yuanes.

Los bancos tradicionales de China llevan mucho tiempo teniendo problemas para evaluar a los clientes que no tienen garantías ni historial de crédito. Plataformas como Ant ayudaron a revolucionar la concesión de préstamos, al utilizar montones de datos nuevos procedentes de los sistemas de pago, las redes sociales y otras fuentes para evaluar la solvencia. Incluso cuando los reguladores ordenaron a 13 de las principales plataformas que frenaran sus operaciones financieras, reconocieron el papel crucial que han desempeñado las fintechs en la mejora de la eficiencia y el acceso y en la reducción de los costes de las transacciones. “La intención no es matarlos”, dice Kevin Kwek, analista de Bernstein, sobre las fintech.

El edificio de Alibaba en Beijing (Reuters)
El edificio de Alibaba en Beijing (Reuters)

La gente de a pie en China está ávida de préstamos. Yang Mei administra un pequeño salón de belleza en la ciudad suroccidental de Chengdu. Esta mujer de 30 años obtuvo un préstamo de 5.000 yuanes a través de Ant el pasado mes de septiembre para ayudar a pagar varios productos de belleza. La tarifa: 185 yuanes a tres meses, el equivalente aproximado a una tasa anual del 14,8%, que ella califica de “razonable”. Esperaba obtener otro préstamo para financiar una expansión, pero dejó esos planes en suspenso después de que Ant se viera obligada a restringir los préstamos. Dice que es reacia a pedir préstamos en otros lugares porque confía en la marca Ant.

Li Lin, propietario de una fábrica de procesamiento de alimentos en la provincia de Sichuan que produce productos lácteos y salsa para guisos, dice que le resulta difícil obtener préstamos de los bancos estatales. Dice que incluso los bancos locales son tacaños con los propietarios de pequeñas empresas, que no se consideran clientes principales. Li, de 40 años, dice que él y otros empresarios siguen recurriendo a pequeños prestamistas en línea que pasan desapercibidos para los reguladores y que cobran tipos de interés usurarios ligados al principal, incluso después de devolver la mitad del préstamo.

Para las pequeñas empresas ha sido muy difícil conseguir financiación de los bancos estatales, y los costes de los préstamos para nosotros son muy altos”, dice Li. “Esto hace que llevar a cabo el negocio sea muy difícil”.

(Este reporte de Bloomberg fue hecho por Lulu Yilun Chen, Jun Luo, y Zheng Li, con la colaboración de Heng Xie y Coco Liu).-

SEGUIR LEYENDO: