China detiene a los ciudadanos que incumplen las reglas contra el COVID-19 o se niegan a testearse ante el brote en Guangzhou

La mayoría de casos del nuevo foco infeccioso corresponde a la variante Delta, identificada inicialmente en India. En las últimas semanas la ciudad realizó 28 millones de pruebas PCR

Puntos de control en Guangzhou (Reuters)
Puntos de control en Guangzhou (Reuters)

La policía de Guangzhou endureció las medidas contra aquellas personas que infringen las leyes de prevención del COVID, realizando varias detenciones, mientras la ciudad del sur de China se enfrenta a un brote de la variante del Delta identificada por primera vez en la India.

Cantón, el centro manufacturero de China y la mayor provincia por producción económica, ha notificado más de 110 casos confirmados desde el 21 de mayo. En la capital de la provincia, Guangzhou, se ha registrado casi el 90% de los casos confirmados, lo que ha llevado a esta ciudad de más de 18 millones de habitantes a intensificar las pruebas masivas.

Desde el inicio de las pruebas masivas, el 26 de mayo, la ciudad ha tomado casi 28 millones de pruebas de PCR, y 40 personas han dado positivo en el coronavirus, según declaró el martes a la prensa un portavoz de la autoridad sanitaria de la ciudad.

En la víspera, las autoridades de Guangzhou cerraron los cines y los bares de karaoke de toda la ciudad, y han bloqueado los barrios y ordenado a los viajeros que salen de la ciudad que muestren una prueba de COVID-19 negativa.

Largas filas en un centro de vacunación en Guangzhou (Reuters)
Largas filas en un centro de vacunación en Guangzhou (Reuters)

Por su parte, el gobierno publicó en su canal de la app WeChat recordatorios de las normativas vigenes. Chen Bin, subdirector de la Comisión Municipal de Salud de Guangzhou, dijo el martes que si la gente no coopera con los intentos de la ciudad para erradicar el virus, podría enfrentarse a “responsabilidades legales”, incluyendo multas y detenciones, reportó NBC.

Las sanciones pueden aplicarse por infracciones como no llevar mascarillas en lugares públicos, negarse a aislarse cuando corresponde, negarse a someterse a una prueba de COVID-19 o difundir información falsa.

Hasta el martes, la policía local reportó que había abierto seis casos vinculados a violaciones a las normativas epidemiológicas. En una de ellas, un hombre alojado en un hotel se negó a pasar un test de COVID y, ante la presión de la policía, apuñaló a un agente con un tenedor.

Otra persona fue detenida luego de saberse que había ocultado contactos estrechos con casos confirmados de contagios.

Este miércoles, el rebrote de la provincia suroriental china de Cantón registró 8 contagios sintomáticos locales de entre los 16 nuevos positivos de todo el país.

La mayoría de casos del reciente brote corresponden a la variante Delta del coronavirus, que fue detectada por primera vez en India y sería considerablemente más contagiosa.

(Con información de Reuters y EFE)

SEGUIR LEYENDO: